Menú Portada
Trabajadores de esta conocida Fundación se reúnen hoy en el Congreso de los Diputados con el Grupo Mixto para denunciar presuntas irregularidades en la gestión

Escándalo en la Real Fábrica de Cristales de La Granja durante la gestión como patronos de García Revenga, Salazar-Simpson, Julio Ariza, Santiago Ybarra,…

Marzo 4, 2013
pq_928_aurea_juarez.jpg

La grave crisis y la asfixia económica que vive la Fundación Centro Nacional del Vidrio (CNV) de La Granja ha agotado la paciencia de los trabajadores, que ya han perdido el miedo a denunciar públicamente los escándalos que allí se han vivido durante estos últimos años. Esto ha hecho que hoy se reúnan, “ya sin complejos y con un expediente de regulación de empleo cargando sobre sus espaldas”, con los diputados del Grupo Mixto en el Congreso de los Diputados para contarles las presuntas irregularidades cometidas en la gestión de este emblemático centro del vidrio en España.

Hay que significar que el actual presidente de la Fundación Centro Nacional del Vidrio es el letrado y empresario Francisco Salazar-Simpson Boss, conocido el mundillo financiero madrileño como “Curro”, que fuera director general de la Cámara de Comercio de Madrid, director de la Administración de la Seguridad del Ministerio del Interior y socio del abogado barcelonés Jorge Trías Sagnier, señalado por muchos -sobre todo desde dentro del PP-, como una de las personas que pudiera haber filtrado la famosa contabilidad B del partido que lidera Mariano Rajoy, elaborada por el ex tesorero popular, Luis Bárcenas, al diario El País.

Salazar-Simpson está vinculado a través de su hermana Felicidad con la familia Rato (“Feli” era la mujer del primogénito Ramón Rato fallecido hace escasos meses) y fue socio de Trías Sagnier en la empresa Salazar Simpson Servicios Abogados SL. Esta empresa, todavía viva, se constituyó entre los dos abogados en septiembre de 2007 con 3.000 euros y con domicilio en la calle Velázquez, de Madrid. Su objeto social: “la prestación de todo tipo de servicios y asesoramientos relacionados con las actividades de las empresas”. También ha sido miembro de la controvertida e investigada sociedad Segovia 21, con Atilano Soto.

Un elitista organigrama

Francisco Salazar-Simpson lleva ya muchos años al frente de esta Fundación, más de una década, y el pasado mes de febrero renovó todavía cinco años más su mandato como presidente de la Fundación establecida en La Real Fábrica de Cristales de La Granja (Segovia), contando con el apoyo de la Administración Central, la Administración de Castilla y León, así como de los patronatos privados.

A lo largo de sus amplios mandatos actuaron como patronos privados, hasta el pasado mesa de noviembre de 2102, una larga lista de nombres muy significativos en el panorama empresarial y político español. Por ejemplo, en esta lista de patronos figuraban: Carlos García Revenga, el asesor de las infantas e imputado en el caso Urdangarín (uno de los pocos patronos que todavía continúan y que ha sido renovado); Julio Ariza (presidente del grupo Intereconomía): Santiago Ybarra (propietario del Grupo Vocento); el ex diputado del PP Jesús Merino (imputado en el caso Gürtel), Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León y del Partido Popular en esta provincia acusada de malversación de fondos públicos. Además de otros significados nombres vinculados con el PP y la empresa pública como Tomas Villanueva, Elvira Rodríguez, Ildefonso de Miguel Rodríguez, Francisco VillarJavier Tallada, etc. Un elitista organigrama rector de la Fundación que fue recortado el pasado mes de noviembre con el fin de seguir las indicaciones del ministro Montoro, pero que durante años ha estado allí sin asumir el cada vez más fino alambre sobre el que iba caminando la actividad de la Real Fábrica de Cristales

Graves acusaciones

Según las denuncias de los trabajadores, “muchos de estas personas de “reconocido prestigio” lejos de echar una mano para que esto funcionara, se han hecho con buenas piezas de cristal de La Granja a precio módico, porque ya se sabe “los ricos lo son porque nunca llevan dinero“…afirman.

La Real Fábrica de Cristales de La Granja es el único edificio industrial del siglo XVIII, todavía en pié, dedicado al vidrio en Europa mundo, por lo que merece la pena que siga funcionando, pero sin tantas irregularidades en su gestión. Es una pena, porque esto es un referente internacional en el mundo del vidrio muy susceptible de que funcione y genere ingresos, siempre y cuando se tenga interés en ello, y tenga al frente personas integras y capaces”.

Los trabajadores también denuncian la gestión realizada por su directora, Aurea Juárez Galindo, un personaje muy singular (“a la que vemos de vez en cuando”, afirman los trabajadores) y que ha ocupado diversos cargos políticos en el PP, tanto provinciales como locales (La Granja). Según las denuncias de los trabajadores, Juárez Galindo ha situado en la Fundación a su marido (Juan Andrés Aguirre Villalobos), a sus cuñadas (entre ellas, Patricia Bermejo Colero), a su yerno (Saul Alvarado) y a otros familiares como su prima (Concha Suárez), También estuvo colocada en su día su hija María Aguirre Juárez,  a la que después ha contratado trabajos diversos a través de la empresa de ésta, La Guinda Granja S.L., según estas denuncias. Además, afirman los trabajadores que “se ha nombrado a sí misma Directora de la Escuela Superior del Vidrio y profesora, en un centro con ocho alumnos y 16 profesores”.

La gravedad de estas denuncias y de las presuntas irregularidades en la gestión de esta Fundación dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, es que al parecer contaban con la aquiescencia política de las instituciones centrales y regionales que son los patronos natos. Dicen ahora, estos patronos que la entrada de la esponsorización privada sería la única salvación inmediata, con el fin de captar unos ingresos cercanos a los 500.000 euros, una cuantía necesaria para salvaguardar la actividad y los empleos, que están hoy en entredicho.

JLG