Menú Portada
Otro Juzgado investiga si el actual presidente del equipo de fútbol de la barriada madrileña de Vallecas, Raúl Martín Presa, es un testaferro de la familia jerezana

Escándalo en el Rayo Vallecano: La Justicia condona a la familia Ruiz Mateos el pago de 18,5 millones a Hacienda

Enero 17, 2014

800×600

La titular de Juzgado de lo Penal nº 26 de Madrid pone en entredicho la labor investigadora de la Fiscalía Anticorrupción y de la Agencia Tributaria

Sus hijos y su mujer han culpado al patriarca José María Ruiz Mateos, que no figuraba en el Consejo de Administración de la sociedad deportiva, de todos los males del Rayo Vallecano, cuando éste además no sabe ni lo que es un balón de fútbol

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}


El Juzgado de lo Penal nº 26 de Madrid ha absuelto a diferentes miembros de la familia Ruiz Mateos del pago de unos 18,5 millones de euros que durante los años 1996 a 2002 dejaron de ingresar en las arcas públicas en concepto del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas que retuvieron a las personas que trabajaban en la entidad SAD Rayo Vallecano; así como en las declaraciones correspondientes al Impuesto sobre el Valor Añadido. Los miembros de la familia Ruiz Mateos que han sido absueltos por la Justicia de de trece delitos contra la Hacienda Pública y por un delito continuado de falsedad en documento mercantil son Teresa Rivero Sánchez Romate -la mujer de José María Ruiz Mateos que fue puesta de presidenta de la entidad-, y sus hijos Zoilo, Javier y Álvaro, además del que fuera gerente del Rayo Vallecano, Félix Uceda, como también “la testaferro” Ana María Gil Pérez.

Esta última era la administradora de la sociedad Inversiones Deportivas Milsen a través de la cual, según la Fiscalía Anticorrupción,  los Ruiz Mateos organizaron toda la trama de supuestas facturas falsas para engañara a Hacienda. La sociedad Inversiones Deportivas Milsen era una filial de Milsen Finance INC, entidad radicada en el paraíso fiscal de Belice y creada en el año 1997. Era utilizada para reducir ilícitamente la carga fiscal del Rayo Vallecano mediante la emisión de facturas que no correspondían a servicios efectivamente prestados.

Auto facturas por adquisiciones

 Así, esta sociedad radicada en Belice presentaba al Rayo Vallecano auto facturas por la adquisición de sus jugadores, como Ameli, Klimowic, Moreau y Abdellaoui. También las facturas de IVA giradas al Rayo Vallecano por la adquisición de jugadores, como Makinwa, Van der Berg, Gherling, Ikponwosa, Gigena, Pagees, Rvera, yubero, Mañarro, Poschner

 y Keller. A su vez, se da la circunstancia que el jugador Miñarro llegó al Rayo Vallecano con la carta de libertad, con lo que el precio de adquisición del mismo por valor de 210.millones de pesetas queda no sólo injustificado sino negado expresamente, lo cual hace sospechar a la Fiscalía Anticorrupción que lo mismo ocurría con otros jugadores en situación similar.

Por ejemplo, el pago de 15 millones de pesetas al jugador Jean Francois Hernández, que llegó al Rayo con la carta de libertad. Curiosamente el que fue asesor jurídico de la familia Ruiz Mateos en el Rayo Vallecano, el letrado Javier Tebas Medrano, es el actual presidente de la Liga de Futbol Profesional de España. “Ahora que nos ve, tiene el valor de decir que no nos conoce, cuando todos los papeles se los dábamos a él para que diera el visto bueno”, afirma una persona del entorno más próximo al empresario Ruiz Mateos.

Una Juez contra Hacienda

La magistrado titular del Juzgado de lo Penal nº 26 de Madrid, Celia Sainz de Robles, ha absuelto a todos los acusados en cuanto autores de los mencionados delitos, descalificando abiertamente la labor investigadora de la Fiscalía Anticorrupción, que ejercía en representación de la acción pública, como también la actuación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria al que descalifica a lo largo de sus 43 folios de sentencia. Esta absolución total de la familia Ruiz Mateos que han culpado de todos los males al padre, José María Ruiz Mateos, que no fue imputado por la Fiscalía ni figuraba en el Consejo de Administración del Rayo Vallecano, ni sabe lo que es un balón de fútbol, ha significado un gran escándalo dentro del mundo del fútbol.

El Rayo Vallecano se encuentra en proceso concursal (391/2011) vigilado por el Juzgado n 3 de lo Mercantil de Madrid, cuyo titular investiga también si la familia Ruiz Mateos sigue aun detrás del control del Rayo Vallecano y si el actual presidente, Raúl Martín Presa, es un simple testaferro suyo. Así, la plataforma ADRV, integrada por socios de este club de fútbol madrileño,  ha remitido al juez un escrito donde se indica que “queremos llamarle la atención sobre la Fundación del Rayo Vallecano y que no haya cesado en el cargo de administrador uno de los hijos de la familia Ruiz Mateos (Álvaro) de una sociedad cuyo objeto social es la construcción y gestión de la ciudad deportiva, por lo que aumenta el desasosiego y el sentir generalizado de que puedan volver los impagos con Hacienda, Seguridad social por un posible control nuevamente del Rayo Vallecano de los anteriores dueños y que han llevado a la situación económica que se vive”. La plataforma ADRV se refiere a la sociedad Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano en la que Álvaro Ruiz Mateos figuró como alto cargo hasta julio de 2013.

Todo en manos del Opus Dei

El hecho de que ahora la Justicia haya perdonado a la familia Ruiz Mateos del pago de 18,5 millones a Hacienda, unos 13 millones de euros por concepto de impagos del IRPF y otros 5,5 millones por cuotas defraudas del IVA, hace que el Rayo Vallecano pueda ser vendido por el mencionado Martín Presa, un hombre vinculado al Opus Dei como los Ruiz Mateos, y al que “vendido” el equipo de Vallecas por tan sólo 600 euros. Todo un negocio. En el contrato de venta del Rayo, que obra en poder de Extraconfidencial.com, se puede comprobar que estaba todo predestinado a que se vendiese en condiciones muy buenas para Presa, ya que sólo en caso de que se desbloquearan los embargos o el Rayo subiera a Primera División -como así fue- la venta era firme, sino se retrocedía.

Ahora la magistrada Celia Sainz de Robles ha considerado que, aunque no existe nulidad en el procedimiento ni prescripción, no se ha obrado correctamente ni se han aportado las pruebas necesarias para condenar a los Ruiz Mateos por parte de la Agencia Tributaria y la Fiscalía, en lo que se considera un grave fallo. La juez indica en su sentencia que “el carácter incompleto, o insuficiente, de los datos traídos al plenario por la acusación (la Agenda Tributaria), sin deber alguno, como es claro, por parte de los acusados de hacer aportación de prueba, y menos aún del tribunal penal, de subsanar las deficiencias de la acusación, esto es de completar o integrar la misma”. Para la jueza debe concluirse  “la falta de pruebas suficientes para condenar a los acusados por los trece delitos contar la Hacienda Pública y contra un delito continuado de falsedad en documento mercantil

El centro de operaciones en la casa de los Ruiz Mateos

Según la jueza no se ha podido establecer contra la familia Ruiz Mateosprueba bastante en el procedimiento de que hayan tenido alguna intervención directa, material, relevante, concreta, en la elusión del pago de tributos. Debe considerase que, en definitiva, lo que se las ha atribuido es, precisa y exactamente, haber sido miembros del consejo de administración, que resulta ser la única contribución realmente acreditada (…) pero ni siquiera se ha acreditado en autos que los acusados fueran accionistas del Rayo Vallecano SAD”

A lo largo del juicio oral, la Fiscalía Anticorrupción indicó que las órdenes que verdaderamente regían al Rayo Vallecano se adoptaban en la casa de los Ruiz Mateos en Somosaguas y se aludió al cabeza de familia, José María Ruiz Mateos, como “el ausente presente o “el hombre de detrás”, pero por parte de la Fiscalía no se le imputó, lo que agrava aun más la falta de rigor de a labor investigadora y que hace que la juez de lo Penal ponga en entredicho la labor de Anticorrupción: “lo que en rigor sustancialmente se ha atribuido a los acusados ha sido más bien un alzamiento de bienes, quizá indicado por la consolidación fiscal de las dos empresas (Rayo Vallecano y Milsen) pero por el que no se ha formulado formalmente acusación”.

La Fiscalía va a recurrir ahora esta sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid, en lo que ya se considera un gran escándalo en el mundo del fútbol español y un gran varapalo para Hacienda y su lucha contra las sociedades deportivas para que paguen sus impuestos, como el resto de los ciudadanos españoles.

Juan Luis Galiacho