Menú Portada
Rocío Carrasco, empeñada en salvaguardar la imagen de su madre

Escándalo en Chipiona: Museo, mentiras y cintas de vídeo en torno a Rocío Jurado

Enero 26, 2014
pq_939_jurado.jpg

En julio de 2013, una entrevista del alcalde de Chipiona, Antonio Peña, concedida al programa “La Azotea” de la emisora municipal en la que hablaba sobre los problemas que atravesaba el Museo de Rocío Jurado, fue misteriosamente borrada de Youtube cuando la familia Mohedano tuvo conocimiento de que iba a ser emitida en Sálvame que emite Tele5. Una cinta fantasma, un museo fantasma y una polémica fantasmal que implica a dos alcaldes y a los herederos de la memoria de “la más grande”.

Seis meses después, una nueva entrevista del alcalde al programa “La terracita” de Telechipiona, destapa el escándalo que rodea al Museo y que indigna al pueblo de Chipiona. Ante la envergadura de la polémica y el cruce de acusaciones, coincidiendo con la presencia del alcalde en FITUR, se produjo una reunión entre Rocío Carrasco y Antonio Peña que provocó la inmediata redacción de un comunicado en el que el alcalde se desdice de sus declaraciones televisivas.

Rocío Carrasco se impone

Mientras Rocío Carrasco asegura que su negativa a firmar un acuerdo de cesión con el Ayuntamiento de Chipiona se debe a las irregularidades burocráticas a las que se enfrenta el Museo de su madre, el alcalde insinúa que el acuerdo no se firma por cuestiones económicas, motivo por el cual, busca fuera del círculo familiar, objetos para dotar de nuevo contenido al Museo.

No es la primera vez que el alcalde, Antonio Peña Izquierdo, un hombre honrado pero temeroso, hace pública la difícil situación a la que se enfrentan las arcas municipales a costa de la enorme inversión que ha realizado el municipio en su proyecto más mediático y ruinoso: el Museo en memoria de la gran Rocío Jurado. Pero lo que se esconde en Chipiona amenaza con convertirse en un escándalo que salpica a dos alcaldes, uno socialista y otro popular, y a los herederos de “la memoria de la más grande”. Rocío Carrasco, empeñada en salvaguardar la imagen de su madre, se resiste a firmar un acuerdo para ceder al pueblo de Chipiona las pertenencias de Rocío Jurado ante el escándalo que se avecina por la penosa gestión municipal del proyecto.

El proyecto nace en 2008 tras la firma de un acuerdo de Amador Mohedano con el entonces equipo de gobierno socialista. El Museo en memoria de su vecina más ilustre se convierte para un alcalde ya muy cuestionado, Manuel García Moreno, en el proyecto clave para revalidar su continuidad al frente del consistorio y anuncia, a bombo y platillo, su apertura antes de que finalice la legislatura. El anuncio tiene una gran repercusión mediática y el alcalde pone al frente del proyecto a su íntimo amigo Amador Mohedano, dotándole de enormes recursos económicos, obtenidos gracias a unas subvenciones del Ministerio de Industria y de la Junta de Andalucía. En total, algo más de dos millones de euros, que incluyen infraestructuras y equipamiento.

Irregularidades de todo tipo

A menos de tres meses de las elecciones municipales, la anunciada apertura del Museo es casi una quimera. Una carrera contra reloj en la que se afana el equipo socialista para hacer realidad su promesa electoral. Pero las prisas no son buenas consejeras y el equipo socialista acomete el proyecto sin pedir las licencias necesarias a la Junta de Andalucía y sin firmar un convenio de cesión con la heredera universal, Rocío Carrasco. Mientras se remodelan las naves del Niño de Oro para que, de manera provisional, se asiente el Museo hasta que pueda acometerse la gran obra del Cine Avenida, Amador convence a su sobrina para que ceda los objetos más representativos de la carrera artística de su madre.

Rocío envía cerca de doscientos trajes, cientos de fotografías y premios, un piano y un Mercedes con el que hizo muchas de sus giras. Las pertenencias de Rocío Jurado, ya catalogadas y entregadas en acta notarial, quedan bajo la custodia de Amador Mohedano y el Ayuntamiento de Chipiona. El Consistorio encarga a la empresa Area 3, perteneciente al grupo Elecnor, la adecuación y decoración del recinto museístico con un presupuesto de 600.000 euros. Amador es contratado como director y gerente del Museo, percibiendo un sueldo bruto mensual que ronda los 2.000 euros. Lo cobrará, pese a asegurar que no ha percibido un euro, durante cuatro meses, hasta que los socialistas pierden las elecciones y accede al poder el partido popular que lidera Antonio Peña Izquierdo.

Tras su llegada a la alcaldía, el nuevo equipo de gobierno confirma su intención de continuar con el proyecto. Tras comprobar el estado de las obras y estudiar el plan de viabilidad, surgen los primeros problemas al confirmar que no existe ningún convenio firmado con Rocío Carrasco y que todas las pertenencias cedidas se encuentran aún en cajas en una nave anexa al futuro emplazamiento del museo.

Amador Mohedano en entredicho

El propio alcalde, en declaraciones realizadas en julio de 2013 al programa “La Azotea “ de Telechipiona explica la situación en la que se encuentra cuando llega al poder el Museo y habla claro del papel de Amador Mohedano. La entrevista, emitida en Telechipiona, es colgada en el canal Youtube y su contenido llega al programa Sálvame, dónde colabora la mujer de Amador, Rosa Benito. El programa se pone en contacto con el jefe de prensa del Ayuntamiento y con los responsables del canal municipal para obtener el permiso para emitir las declaraciones y es entonces, cuando el video de casi una hora de duración, es borrado de Youtube. Desde la alcaldía, se asegura que tratarán de facilitar al programa una copia del programa, pero ésta nunca llega a Tele5. Días más tarde, estalla el escándalo amatorio de Amador Mohedano y la vedette Kelly Mor y los responsables del programa se olvidan del asunto ante los excelentes resultados de audiencia del culebrón del verano.

Sin embargo, antes de que desaparezca las imágenes de Youtube, las declaraciones del alcalde han sido transcritas por un miembro del programa. En ellas el alcalde habla claro sobre cuál es la situación del Museo en julio de 2013, cuando los medios de comunicación ya daban por muerto el proyecto:

El Museo de Rocío Jurado fue un Museo que no es que estaba muerto, es que nace muerto. Nació con unas deudas impresionantes, sin haber llegado a ningún acuerdo con la familia, sin haber colocado absolutamente nada de las pertenencias de Rocío Jurado. Las pertenencias de Rocío Jurado estaban en cajas, sin que se supiera en qué estado estaban y nosotros lo que hemos hecho es ir tratando de resolver los problemas que se nos presentaban. Y el último problema, era ya para rematar, es cuando se nos dice por parte de la Junta de Andalucía, que le pedimos ayuda evidentemente, para hacer la apertura y para el mantenimiento del Museo y la Junta nos dice que no tiene constancia de la existencia del museo, que para ellos no existía ni nadie le había solicitado nada. Cuando en la hemeroteca hay ruedas de prensa en las que habla la consejera y se habla de un acuerdo con la junta, con la diputación y con el Ayuntamiento que se queda en el olvido. La Junta nos dice que un Museo de Rocío Jurado no procede y que habría que buscar otra figura para hacer un Museo.

Yo espero que con la familia, con la hija, lleguemos a un buen acuerdo en esta semana o en un breve espacio de tiempo llegar a un acuerdo para obtener una partida y abrir el museo. Necesitamos contratar a un gerente o a una gerente…

Si Rocío Jurado levantara la cabeza…

Preguntado entonces por el papel que desempeña Amador Mohedano, Antonio Peña aclara: “El hermano de la artista estuvo trabajando con el anterior equipo del gobierno, en concreto, en la decoración del Museo con la empresa Área 3, una empresa del grupo Elenor. Yo entendí que el trabajo que tenía que hacer Amador no lo había acabado y hablé con él y me dijo que lo iba a acabar. Durante el tiempo que ha estado Amador, que no ha sido contratado, sino que ha estado acabando el trabajo que había iniciado, se ha ocupado de ordenar y clasificar y colocar todas sus pertenencias”.

En cuanto a la situación económica que atravesaba el proyecto, el alcalde fue también muy claro, en su comparecencia ante la audiencia chipionera el pasado mes de julio: “El Museo necesitaría horas para hablar de la situación. Porque son tantas cosas las que han sucedido…Hoy voy a Madrid, entre otras cosas, para ello. El local provisional dónde se sitúa el Museo pues se ha invertido mucho dinero. Llevamos un año en el que no hemos recibido ningún dinero del Estado porque ese dinero se ha destinado a pagar todas las deudas del Museo. Como sabéis se dieron una serie de subvenciones para la plan de reindustrialización que se dieron unas aportaciones en el año 2008, 2009, 2010, 2011y 2012. Del 2008 no ha habido que devolver nada pero de los demás sí y hemos tenido que devolver un millón de euros que se pagaron en julio. Cuando accedimos a la alcaldía nos presentaron de golpe todas esas facturas de todas estas concesiones. Hicimos frente a un millón de euros y eso supuso que este año, este pueblo no haya recibido ni un duro del estado porque los 100.000 euros anuales que nos dan, han ido para pagar esas deudas y ahora tenemos que hacer frente a otra devolución de un millón doscientos mil euros y realmente es que no tenemos dinero. No sé cómo vamos a hacer frente a eso. Tengo que ir a Madrid al ministerio para ver cómo hacemos frente a esa deuda que es parte del Museo, parte de las naves del Niño de Oro y parte de la zona industrial, del Polígono.”

El propio alcalde reconocía en la entrevista que luego hizo desaparecer y que estaba colgada en Youtube que “había un estudio de viabilidad anterior que no era real, que estaba hecho a medida con todos mis respetos… se ha visto que los números no eran reales porque daba unos beneficios tremendos y en eso se basaba la familia de Rocío para decir que si había beneficio ellos tenían que ser partícipes. El estudio actual arroja pérdidas, no importantes, pero sí para tenerlos en cuenta en el presupuesto. Entonces con ese presupuesto y ese estudio ya estamos en disposición de sentarnos a negociar con la familia de una manera más lógica y tenemos que tener en cuenta que ese museo no es para ganar dinero sino para dar un nuevo atractivo a nuestro pueblo.”

Pero si la situación del Museo en julio de 2013 era tan caótica que pocos creían que el proyecto siguiera adelante, seis meses después, todos los objetos supuestamente cedidos por Rocío Carrasco se encuentran nuevamente embalados en una nave anexa al Museo sin que se haya firmado un acuerdo con la heredera universal. El museo fantasma, en el que se ha invertido más de dos millones de euros, se encuentra totalmente vacío. La polémica que se ha generado al hacer público el alcalde el desacuerdo con la familia de Rocío Jurado continúa mientras las partes se afanan en acallar el escándalo. Continuará…

Ángela Portero