Menú Portada
La serie "Yo soy Bea" celebra sus 600 capítulos con una fiesta en Madrid

Érase una vez el circo de los Santander

Diciembre 16, 2008

Cuando parecía que las aguas bajaban tranquilas en el escándalo Santander, el padre de la polémica Violeta ha concedido su primera entrevista en televisión. Y, mientras, los actores de “Yo soy Bea” celebran por todo lo alto los 600 capítulos.

pq_661_violeta.jpg

Si bien se podría imaginar que lo único que tienen en común los Aragón (a la cabeza ese Miliky que todavía sigue ilusionando a los más pequeños) con los Santander son los ilustres apellidos de tan destacados lugares de España, lo cierto es que en realidad comparten facilidad para hacer reír a grandes masas. Los Santander han ahorrado lo suficiente tras sus participaciones en los platós de televisión para comprar la cabra y la pandereta para hacer sonados bolos el próximo verano. La intervención del padre del clan, Ignacio, en el programa que conduce con éxito Jordi González, desestabilizó a más de uno. Su discurso, ciertamente circense, sólo parece comparable al “¿cómo están ustedes?” que en su día hizo famoso Miliki. Además, cuentan que su hijo Santiago, el mismo que hace una semana aseguraba haberse distanciado de su familia, sorprende a propios y a extraños contando cómo su padre le inició en las artes amatorias de mujeres de compañía.
Hay quien todavía intenta recuperarse ante el look trasnochado del personaje que, con una cadena de oro del todo a cien y una chaqueta negra con brillos de hortera del Pasapoga, parecía una reencarnación del mismísimo Tony Anikpe. No sólo parecen dispuestos a enfrentarse con la opinión pública que sigue haciéndose cruces ante su negativa a reconocer que, aquella noche, Antonio Puerta agredió a una Violeta algo macabra, pues también han arremetido contra la penalista Teresa Bueyes, tras la publicación de un articulo de este periódico en el que se informaba de las deudas que los Santander tienen contraídas con el despacho de la prestigiosa abogada. Tal fue el desagravio ocasionado por Ignacio Santander, que Bueyes tuvo que participar telefónicamente en la tertulia para aclarar que lo relatado en exclusiva por este medio es absolutamente veraz. El padre de Violeta volvió a hacer el ridículo enfrentándose a la abogada que entró por teléfono para responder a los variopintos insultos que el citado señor pronunció para tratar de justificar el porqué no han abonado los honorarios profesionales de la popular penalista. La Bueyes que maneja la espada de la palabra mejor que nadie apuntó un estoque inmejorable que brindó los aplausos más exaltados de un público inmejorable: la lección de dignidad fue incuestionable: les echó de su despacho por sinvergüenzas, amorales y morosos. Siempre ha habido clases.
“Yo soy Bea” cumple 600 capítulos
La sala Shoko de Madrid se vistió de gala para festejar, por todo lo alto, los 600 capítulos del serial “Yo soy Bea” que se emite con éxito en las tardes de Telecinco. Multitud de rostros conocidos no quisieron dejar de respaldar al fabuloso elenco de actores que se mostraron más que cercanos y dicharacheros con los allí presentes. Bajo la batuta del incombustible José Almansa, capaz de organizar múltiples saraos de relumbrón siempre con la misma profesionalidad, la guapísima Patricia MonteroBe en la serie- ataviada con un favorecedor vestido azul que dejaba al descubierto gran parte de su fornida anatomía y Álex AdroverRoberto en la ficción- compartieron risas y confidencias al oído. Más de una quedó anonadada ante la complicidad que los protagonistas del culebrón vespertino tuvieron durante toda la velada. Allí también se encontraba el presentador Máxim Huerta, triunfante en las mañanas de Ana Rosa Quintana, y prácticamente todo el equipo de la serie. Deslumbró Ángeles Martín con su imperturbable frescura y la despampanante reportera de ‘Está Pasando’, Deborah Fernández, arrejuntada desde hace meses con Josep Vinuesa, el malo malísimo de la ya mítica “Sin tetas no hay paraíso”.