Menú Portada
En la actualidad 1,09 millones de desempleados son extranjeros

Entre 2004 y 2010, mientras el paro aumentó en 1,96 millones, la población inmigrante crecía en 2,67 millones

Junio 23, 2011

Cataluña, con 540.111 personas, y Andalucía, con 405.606, las que más han crecido en población inmigrante
 
Ambas Comunidades aumentaron el desempleo los últimos seis años un 111,24% y un 91,54% respectivamente
 
Las regiones con un menor aumento del paro son Asturias y Galicia con un 28%


El pasado miércoles el Gobierno salvó in extremis las nuevas normas de negociación colectiva en un nuevo ejercicio de equilibrismo y cesión con los nacionalistas. Las palabras del portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, lo decían todo: “Nunca me han dado tanto por una abstención”. Parecen claras las intenciones del Gobierno, aguantar al menos hasta el otoño y que los presumibles datos positivos de desempleo, por el efecto turismo, maquillen las estadísticas, ya que la caída económica en el resto de los sectores -desde el gran consumo, a la industria e incluso la construcción-, auguran un cierre de año apocalíptico.

Imagínense el drama que puede ser un ejercicio peor que el del año pasado, en el que el paro registrado en media anual superaba los 4,05 millones de personas. De estas, el número de extranjeros sin empleo en España aumentó hasta 1.095.300 con uno de cada cuatro desempleados que generó la crisis perteneciendo a este colectivo, según se refleja en un informe de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal. Así, mientras los extranjeros en España representan el 11,5% de la población, del total de 2,9 millones de desempleados provocados por la crisis económica desde 2008, el 24,6 % es inmigrante.


Un efecto especialmente llamativo (como pueden analizar en el cuadro adjunto), en Comunidades Autónomas como Cataluña y Andalucía, donde el número de parados creció entre los años 2004 y 2010 en 405.606 y 540.111 personas, respectivamente, lo que supone un 92% y un 111% más en regiones que ya partían con grandes tasas de desempleo, y en las que la población extranjera crecía hasta los 1.182.957 personas y 727.176, lo que supuso un 126% y un 84% más en estos años. Mientras, en el lado opuesto, otras regiones como Asturias y Galicia, donde el paro registrado aumentó muy por debajo de la media nacional del 92%, -un 27,92% en Asturias y un 27,87% en Galicia-, el número de población extranjera crecía tan sólo en 27.881 personas y 51.607 personas, respectivamente.


Globalmente, podemos verlo mejor en el cuadro resumen: en seis años, 2,67 millones más de extranjeros y 1,94 millones de parados. Los números son más que claros y las interpretaciones pueden ser muy variadas; la más común, que los foráneos han ocupado trabajos no deseados por los españoles. Pero pregunten a un español con más de 45 años si alguien le da trabajo.

Así por ejemplo actualmente hay unos 180.000 extranjeros cobrando el seguro de desempleo, mientras en una de las Comunidades, Andalucía, donde más ha crecido paro y población foránea como hemos visto, 20.000 personas han pedido trabajo en la vendimia francesa. Todo ello sin hablar de los trabajadores cualificados que se están “fugando” a países como Alemania.

Talentos que se van y un 45% de paro juvenil, esta es la realidad actual no sujeta a interpretaciones. Aunque sea políticamente incorrecto.