Menú Portada
El abogado es pariente de personajes como Mercedes Milá, Alvaro Bultó (ex de la infanta Cristina), o la esposa de Josep Pujol Ferrusola

Enfado en la nobleza española porque los papeles de Bárcenas pudieran haber sido aireados por Jorge Trías Sagnier, hijo de una de las grandes familias de la gran burguesía catalana

Abril 14, 2013

800×600

El libro de Rocasolano: alguien de la misma sangre que don Juan Carlos ve detrás de toda la polémica algo voluntariamente orquestado para desprestigiar a los herederos de la corona

Tras una semana desde su aparición en las librerías, continúa siendo muy difícil de encontrar pues sólo parece haber llegado a algunos puntos de venta y en escasas cantidades
 

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}

pq__trias_sagnier2.jpg

Tras una semana de la fecha marcada para la aparición en las librerías del sonado libro de David Rocasolano, el primo de la princesa de Asturias, “Adios, princesa” continúa siendo muy difícil de encontrar pues sólo parece haber llegado a algunos puntos de venta en escasas cantidades, y no está en las grandes librerías donde lo esperan con interés. En El Corte Inglés parece estar disponible (aunque en realidad no se encuentra), en Amazon sólo se prevé su llegada el día 20, y en FNAC sólo se vende de momento por encargo.

Algo que continúa generando extrañeza en un libro que si bien no se ha publicitado en prensa si ha sido ampliamente comentado en red y en muchos de los confidenciales de internet. Curioso también que sean muy pocos los medios de prensa escrita (ni siquiera El Mundo), y de televisión los que se hayan hecho eco de esta descalificación pública tanto de doña Letizia como del príncipe de Asturias y de otros miembros de la familia real, pues salvo la revista Lecturas otros medios han preferido no hacer mención. Sincrónicamente el periodista David Barbero acaba de publicar su novela titulada “El secreto de Letizia O” en la que ficciona sobre los verdaderos motivos que habrían llevado a doña Letizia a casarse con el príncipe Felipe, y la revista francesa Point de Vue publica a toda página una entrevista con Andrew Morton en la que el periodista británico habla de la princesa de Asturias como de la republicana que salvará la monarquía española.

La casa del rey mantiene el silencio

Desde la Casa del Rey no hay comentario alguno sobre estas publicaciones, pues prefiere pasarse por encima de tan espinoso asunto, y se hace difícil saber si esta aparente ignorancia de un libro tan polémico como el de Rocasolano se debe a una voluntaria omisión por parte de los medios como señal de respeto a los príncipes de Asturias, o si habría habido alguna instrucción desde instancias más altas para impedir la amplia venta que se espera de este texto que despierta un gran interés por su escandaloso contenido.

Incluso alguien de la misma sangre que don Juan Carlos ve detrás de todo esto algo voluntariamente orquestado, por venir a desprestigiar a los herederos de la corona justo en el momento en el que desde numerosos lugares se alzan voces en favor de una abdicación de don Juan Carlos, que en principio en Zarzuela está descartada y que personas de la talla de Ramón Tamames consideran absolutamente inoportuna.   

Otro cantar es la posibilidad de traslado de la infanta Cristina e Iñaki Urdandarín a Qatar, que de nuevo ha venido a atizar la polémica. Una solución muy impopular pero para algunos muy airosa puesto que permitiría a la pareja real alejarse de España, salir de Europa donde su nombre está completamente mancillado, permitir a doña Cristina abandonar sin conflicto su trabajo habitual en La Caixa, recomponer una economía que parece más que maltrecha, y retomar una vida de alto nivel en el lujoso entorno de los Emiratos Árabes donde las cuestiones que les atañen pierden importancia a tenor del enorme poder de los jeques árabes locales, todos ellos grandes amigos de don Juan Carlos. Su vida cotidiana en Barcelona ya se ha tornado insostenible pues la pareja ha de encarar a diario escenas muy desagradables, y no menos difícil es la situación de sus propios hijos que sufren a diario un estado de cosas que ya se va dilatando en el tiempo. Afortunadamente doña Sofía, siempre ubicada, nos regala con su impecable buen hacer durante su reciente viaje solidario a Mozambique. 

Desilusión en la nobleza con Trias Sagnier, hijo de una familia noble de Cataluña

Entre tanto el viernes pasado el embajador de la Orden de Malta en Madrid Jean Marie de Mussy dio una recepción para medio centenar de personas en la sede de la embajada para los duques de Braganza, jefes de la casa real portuguesa, sus amigos españoles más íntimos, y numerosos caballeros de la orden. Y en la noche del sábado don Duarte y doña Isabel de Braganza abrieron el gran baile benéfico de la orden en el castillo del Soto de Viñuelas, donde alguien les apuntó la inconveniencia de asistir a uno de estos actos sociales en momentos tan terribles para Portugal.

Como se esperaba el gran tema de estos encuentros fue la crisis por la que pasa la familia real española (“aquí hay una gran desilusión” comentaba un marqués), aunque otros prefirieron mostrar su enfado por que los famosos papeles de Luis Bárcenas hayan sido aireados por Jorge Trías Sagnier, que es hijo de una de las grandes familias de la gran burguesía catalana amén de pariente de personajes como Mercedes Milá, Alvaro Bultó (ex de la infanta Cristina), o la esposa de Josep Pujol Ferrusola.

La gran sociedad catalana, siempre más discreta, prefiere no airear sus opiniones en asuntos tan vidriosos como este, pero la nobleza de la corte es más lenguaraz pues hasta hay quien nos cuenta que Marta Gayá, esa otra amiga entrañable de don Juan Carlos en tiempos pretéritos, exponía meses atrás durante una reunión de amigas en la lujosa estación invernal suiza de Gstaadt sus críticas a la falta de tono y de discreción de la ahora aparentemente desaparecida Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn.

Ricardo Mateos