Menú Portada
Eleva su inversión en España un 25% hasta el 2016

Endesa anuncia un dividendo record de 6.353 millones de euros

Octubre 8, 2014

La eléctrica aumentaría las inversiones si se decide a comprar activos de E.ON España y prevé un beneficio neto de 1.100 millones dentro de dos ejercicios

pq__borja_prado.jpg

Endesa ha presentado un nuevo plan de negocio que supondrá elevar las inversiones un 25% para el periodo 2014-2016, al pasar de los 2.000 millones de euros totales previstos a 2.500 millones de euros, según ha anunciado este miércoles la compañía, que abonará un nuevo dividendo extraordinario de 6.353 millones de euros. 

De las inversiones, más del 50% se dedicará a actividades reguladas. Cerca de 1.000 millones irán destinados a lo largo de los tres años a la generación de electricidad, frente a 1.100 millones para la distribución y la adaptación de las redes a un nuevo modelo energético basado en la electrificación.

Como parte del nuevo posicionamiento estratégico, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentará un 4% durante los próximos cinco años. Esta revisión de las previsiones implica un incremento de 100 millones de euros en el Ebitda de España y Portugal, hasta 2.900 millones en 2014 y hasta 3.100 millones en 2016. En cuanto al beneficio neto, se situará en 1.000 millones de euros en 2015 y en 1.100 millones en 2016.

Giro estratégico y dividendo extraordinario 

De esta forma, la compañía que preside Borja Prado presenta un nuevo plan inversor, que da un giro estratégico y supondrá la plena focalización en España, al tiempo que pone en marcha una nueva política de retribución para los próximos años, con el reparto del mayor dividendo de la historia económica de España.

En concreto, la compañía abonará un nuevo dividendo extraodinario a cuenta de los resultados del ejercicio 2014 por importe de seis euros por título, lo que supone la distribución de un total de 6.353 millones de euros. Asimismo, propondrá la distribución de un dividendo ordinario el 29 de octubre de 0,76 euros por acción con cargo a los resultados de 2014, una cantidad que se incrementará en, al menos, un 5% anual para los años 2015 y 2016, lo que significa un ´pay-out´ del 90% para 2015 y de alrededor del 80% para 2016. Este dividendo ordinario supone el reparto de un total de, aproximadamente, 800 millones de euros.

Así, los accionistas de Endesa recibirán 13,8 euros por acción en octubre (7,8 euros del dividendo extraordinario anunciado por la venta de los activos latinoamericanos y seis del nuevo dividendo extraordinario) y un dividendo a cuenta de 0,76 euros por acción como dividendo a cuenta con cargo a los resultados de 2014, a la espera de la aprobación por parte de la junta de accionistas correspondiente.

El dividendo extraordinario anunciado este pasado miércoles permitirá “adecuar la estructura financiera de la compañía a los fundamentales que los analistas e inversores consideran necesarios para un valor como Endesa“, argumenta la compañía. En total, entre los dos dividendos extraordinarios y el ordinario, la empresa distribuirá más de 15.000 millones entre los accionistas. 

“Reapalancamiento “ de la compañía

El segundo dividendo extraordinario tiene como objetivo el “reapalancamiento de la sociedad para optimizar su estructura financiera“. De hecho, la retribución se financiará en parte mediante un préstamo de 4.500 millones de euros a 10 años a un tipo de interés fijo del 3% y una línea de crédito de 1.000 millones a un año a Euribor más 0,6%.

Por otro lado, el consejo de administración ha acordado que el dividendo ordinario aumente a tasas del 5% en los dos próximos años. En concreto, ha establecido como objetivo que el dividendo por acción que se acuerde repartir con cargo al ejercicio 2015 sea, al menos, un 5% superior al dividendo ordinario repartido con cargo al ejercicio 2014, y que el de 2016 supere en el mismo porcentaje el de 2015.

Interés por los activos de E.ON.

Al aludir al incremento de las inversiones, Endesa señala que responde al incremento de los márgenes del negocio y a la necesidad de responder a las exigencias de los posibles proyectos de crecimiento orgánico.

De hecho, la cifra no incluye fusiones y adquisiciones, “por lo que la posible compra de los activos de E.ON no está incluida en ella“, advierte la compañía. La generación de caja prevista para el bienio permitirá afrontar los proyectos de crecimiento orgánico, así como las posibles compras no incluidas en la planificación, sin necesidad de recurrir a endeudamiento adicional, sostiene la eléctrica.

1.100 millones para la distribución

Uno de los principales objetivos de las inversiones será mejorar la red de distribución con el objeto de impulsar un nuevo modelo energético mucho más electrificado, que tendrá un impacto muy positivo sobre la competitividad de la economía española y contribuirá favorablemente a la salida de la crisis”, señala.

La compañía, que dedicará 1.100 millones en tres años a esta apuesta por la distribución, explica que los contadores digitales y la telegestión serán clave en el nuevo posicionamiento estratégico. Se prevé tener instalados en 70% de los telecontadores en 2016, o 8,5 millones de unidades, y el 100% en 2018.