Menú Portada

Encuestas electorales: el cuento de la lechera

Octubre 1, 2012

p align=”justify”>Los números no dejan de ser meras cifras cuando se limitan a ser conceptos que representan cantidades. Sin embargo, se convierten en argumentos –fundados o infundados- cuando la estadística se dedica a hacer virguerías con ellos y un capcioso ejercicio de recolección, análisis e interpretación. Sobre todo interpretación, porque la interpretación, aparte de ser una explicación de un algo, no deja de ser una concepción o visión personal de ese algo, que a veces es un algo primordial. Y en el caso que nos incumbe, los números son personas, la estadística, encuestas y ese algo, el futuro de Galicia.

 

Tras un fin de semana repleto de actos de partido, los grupos políticos implicados en la causa pretenden dar consistencia a los mensajes enviados a la ciudadanía, apoyándose en todo material habido y por haber. El PSdeG, por su parte, ha esgrimido los resultados de una encuesta de desconocida procedencia que revela, según el cabeza de lista socialista en Lugo, que “el PP tiene perdidas las elecciones gallegas”. En un alarde de retórica, José Blanco aseguró también que el PSdeG obtendría unos números “parecidos” a su situación actual, esto es, 25 parlamentarios en el hemiciclo gallego. Así, el exministro ha allanado el terreno socialista hacia lo que ha denominado como “un gobierno de progreso” para el que solicitó un “voto de cambio”. En otro apunte, tras las declaraciones del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las que prometía que la alta velocidad llegaría a Galicia en 2018, Blanco –quien en su etapa como ministro de Fomento vivió un periodo cargado de dimes y diretes sobre el AVE- ha asegurado que el tren, ejecutado en su totalidad, no será una realidad hasta 2022.   

En el otro extremo de la realidad, según los datos de una encuesta publicados por La Voz de Galicia, el 63% de los gallegos creen que el Partido Popular ganará las elecciones autonómicas. En contraposición, tan sólo un 4,8% confía en una victoria socialista mientras que las esperanzas albergadas para BNG (0,4%) y otras formaciones (0,3%) son irrisorias. La cruz la vemos en el silencio de tres de cada diez encuestados, lo que refleja una vez más el pavoroso abismo de la abstención.   

Programa tangible

Tras ser presentado ayer de manos de Alberto Núñez Feijóo en su intervención en Santiago de Compostela, el Partido Popular de Galicia ha hecho público hoy –a través de su página web- el programa electoral con el que espera volver a reditar el triunfo de los pasados comicios. 365 páginas desglosadas en 3 títulos y 31 capítulos comandados por la austeridad. Entre las medidas más reseñables destaca la reducción del gasto de la Xunta en sedes de alquiler “a cero”, rebajar de 50 a 20 jornadas el tiempo que los proveedores deben esperar para recibir sus pagos, no establecer más impuestos y una transparencia “a todos los niveles”. Estas medidas amplían las esbozadas ayer por Feijóo quien recordó la propuesta, incluida en el programa, de reducir de 75 a 61 los diputados autonómicos y continuar en la línea de ajustar sus salarios. Revisar la gestión aeroportuaria en cuanto a su “especialización”, “reorganizar las estructuras tarifarias” de las autopistas o “internacionalizar” la cultura gallega, son postulados que entran también en los planes populares.

Ante este baile de cifras, solo podemos asegurar que no habrá nada más seguro que el escrutinio final de la noche del 21 de octubre. Algo que tendrá un carácter determinadamente impepinable y que dará la razón o no a una recua de encuestas y vaticinios que como diría el escritor español Ramón de Campoamor, por ahora “nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. 

Jesús Prieto