Menú Portada
LA VERDADERA HISTORIA DE UNA RELACIÓN OCULTA (II)
La remuneración se disfrazaba bajo el epígrafe "colaboración publicitaria" para su programa de radio

Encarna Sánchez pagaba un sueldo fijo a Isabel Pantoja

Marzo 7, 2012

Una de las facturas que obra en poder de Extraconfidencial.com suma casi 1,5 millones de las antiguas pesetas, sólo en septiembre de 1993

La Pantoja cobraba a través de su empresa Pantomar S.L., domiciliada entonces en la misma sede social que las mercantiles de Encarna Sánchez


La locutora de radio Encarna Sánchez pagaba a la cantante Isabel Pantoja un sueldo fijo para que ésta estuviera contenta y feliz. El pago se realizaba bajo el epígrafe “colaboración publicitaria” para su célebre programa de radio en la Cadena Cope. En una factura que obra en poder de Extraconfidencial.com, referida sólo al mes de septiembre de 1993, el importe que Isabel Pantoja cobro de Encarna Sánchez suma la cifra de 1.437.500 de las antiguas pesetas.

María Isabel Pantoja Martín, nombre completo con el que firmaba y daba el recibí a estas facturas, realizaba estas operaciones a través de su empresa Pantomar S.L., y Encarna Sánchez lo hacia a través de una de sus empresas, Tween S.A. Precisamente, por entonces la dirección social de la empresa de la tonadillera coincidía con la sede de las empresas de la periodista, en el domicilio de la madrileña calle O´ Donell n º 28, cuarto derecha. Un piso que, dicen los colaboradores de la locutora, ésta compró para disfrute de la cantante por unos 25 millones de pesetas. Esos datos contradicen la idea y el mensaje siempre lanzado por Isabel Pantoja de que nunca había recibido ayuda económica de Encarna Sánchez.

El concepto de “colaboración publicitaria” había sido diseñado por el equipo más cercano a la locutora para justificar estos pagos que hacia periódicamente a la cantante en un momento que le hacía falta liquidez a Isabel Pantoja, y como siempre hacia se lo pedía a Encarna.
 
María Navarro, la mano que mecía la cuna
En el llamado equipo publicitario de Encarna Sánchez figuraba María Navarro, la hoy representante artística de Isabel Pantoja, que dejó a la locutora por la tonadillera cuando ambas rompieron, en lo que Encarna consideró una nueva traición a su figura, ya que Maria Navarro había entrado junto a ella en la cadena Cope como un favor personal de Encarna Sánchez hacia quien se lo había pedido, el entonces jefe de informativos de la Cadena Cope, Javier González Ferrari, hoy alto cargo de Onda Cero. Maria Navarro, la manager de Isabel Pantoja, entró así al servicio de Encarna a comienzos de los años noventa y ésta la situó en el equipo de publicidad, ya que no tenía otro acomodo para ella. Así fue como conoció a Isabel Pantoja y luego abandonaría a Encarna por la cantante a la que empezó a asesorar, a ser su inseparable dama de compañía, amén de organizadora de todas sus agendas. Maria Navarro había estado casada con anterioridad con el actor Nicolás Dueñas, y hoy es la madre de la conocida actriz Lola Dueñas, nacida de esa unión.

María Navarro era una de las personas que acompañaba casi siempre a Encarna Sánchez y a Isabel Pantoja a las cenas que éstas hacían tras las actuaciones de la cantante en Madrid, a las que también solían acudir la íntima amiga de Encarna, la actriz Maronita Díaz, como también la secretaria personal de Isabel Pantoja, Teresa Pollo, “La Pipera”, y alguna persona del grupo musical de Isabel.

Una pulsera de oro de ley, brillantes y piedras de color

En cuanto a las famosas joyas que Encarna Sánchez le regalaba a Isabel Pantoja. Por ejemplo, en poder de Extraconfidencial.com, obran dos facturas de la lujosa joyería Jesús Yáñez. Una es por importe de 950.000 pesetas de la época y su concepto es por “una pulsera de oro de ley, brillantes y piedras de color”. Esta factura, con fecha 18 de julio de 1989, se trataba de un regalo de cumpleaños por parte de Encarna hacia Isabel Pantoja, cuyo aniversario es en el mes de agosto. La segunda factura es por valor de 1.360.000 pesetas y su concepto es por “un juego de collar y aretes de oro, brillantes y piedras de color”, para completar todo el juego.

Isabel Pantoja, durante varios años, pernoctó en la mansión que Encarna Sánchez tenía en la Urbanización La Moraleja de Madrid, en el Paseo Viuda de Alabama, nº 54. Allí tenían una ama de llaves llamada Pilar Gómez Domingo, conocida como “La Tita”, y una asistente de servicio llamada Inmaculada Higinia Liriano Martín, una dominicana llegada a España para servir a Encarna Sánchez y a Isabel desde 1993, el año mejor en la relación entre la locutora y la cantante, donde se apreciaba al menos admiración, respeto y quizás amor.

Juan Luis Galiacho