Menú Portada
LA XUNTA QUE HEREDÓ NÚÑEZ FEIJOO (Y II)
597,8 millones de euros provienen de entidades financieras

En sólo un año, la administración de Pérez Touriño elevó el endeudamiento de las empresas públicas hasta los 917 millones

Junio 16, 2011
pq_927_tourino.jpg

La semana pasada se celebró el XV aniversario del Consello Consultivo de Galicia en el que participó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Aprovechando el lugar y momento adecuado, Feijóo defendió el “saneamiento” de las cuentas públicas de todas las administraciones y la necesidad de abordar el problema lo antes posible ya que para el presidente de la Xunta “cuanto más tardemos en asumir que tenemos una economía española enferma que quiere mirar para otro lado y desviar el déficit público hacia las comunidades, más grande será el déficit público y el problema“. Hay que recordar que la Comunidad de Galicia fue una de las tres únicas que cerraron sus cuentas públicas con superávit.

Algo complicado, teniendo en cuenta entre otros aspectos el tamaño de las sociedades públicas gallegas. Y es que el sector público autonómico estaba integrado en el ejercicio 2007 por 129 entidades: 14 organismos autónomos (11 de carácter administrativo y 3 de carácter comercial, industrial y financiero), 25 sociedades mercantiles (22 con participación mayoritaria de la Comunidad y 3 sobre las que ejerce un control público), 69 fundaciones y 10 consorcios.

Una amalgama de sociedades en las que se aplicaron diferentes planes contables (público y privado), e incluso una entidad -Portos de Galicia- presentó cuentas conforme el plan de contabilidad pública pero con aplicación de criterios del plan contable privado, todo ello dificultando su control, aunque las grandes magnitudes quedaron claras. Así, el conjunto del activo y el pasivo agregado de las sociedades públicas alcanzó 2.193 millones de euros lo que supuso un incremento del 15,26% respecto del ejercicio anterior.

Hay que destacar que los gastos de personal supusieron, nada más y nada menos, que 104 millones de euros, un 17,83%, aunque más de la mitad de este incremento es imputable a la incorporación de la empresa SEAGA


Pero lo peor de la gestión de las sociedades públicas en el segundo año de mandato del socialista Emilio Pérez Touriño se centró en la financiación. Ya que si  tiene en teoría tres orígenes básicos (fondos provenientes del ejercicio de su actividad, fondos provenientes de la Administración a través de transferencias y subvenciones,   y financiación bancaría), en verdad fueron dos, ya que la mayoría de los ingresos provienen de la administración.

Así, sólo con la excepción de Portos de Galicia, los entes públicos mostraron una dependencia prácticamente total de los recursos traspasados por la Comunidad Autónoma, siendo muy escasos los ingresos procedentes de sus actividades de gestión y, en el caso de las sociedades mercantiles, los ingresos derivados de su gestión, se originaron, en su práctica totalidad por prestaciones con la propia Administración autonómica.

Todo ello mientras el endeudamiento del conjunto de sociedades públicas se elevaba a 917,3 millones de euros, con un incremento del 14%, del que el procedente de entidades financieras ya superaba dos tercios del total; en concreto, 597,8 millones. Hubo sociedades como SP y ACEOUSA cuya deuda representaba el 72% de su balance, y otras, como MEDTEC, que la multiplicaron un 599,10%.

En resumen, muchas sociedades, de reducidas dimensiones y con estructuras organizativas que limitaban el cumplimiento de procedimientos de contratación y su control administrativo. Todo un hándicap para poder cumplir los objetivos de déficit de la Comunidad. Y mucho trabajo por delante para el Gobierno de Núñez Feijoo.