Menú Portada
DEMOLEDOR INFORME DE FISCALIZACIÓN DEL TC DE LOS ÓRGANOS DE ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO EN ROMA (II)

En sólo dos años, la Obra Pía Española de Roma ingresó 9,1 millones de euros por el alquiler de los bienes inmuebles

Enero 9, 2008

Las dotaciones destinadas a la atención de los fines fundacionales de este organismo en 2003 y 2004 fueron de 1.451.600 euros
 
Entre los arrendatarios de los pisos de la Obra Pía se encuentran el Instituto Cervantes, la Consejería Laboral y el ministerio de Asuntos Exteriores
 
Las sedes del Consulado General en Roma y la vivienda del ministro consejero de la Embajada, se benefician de estas propiedades


Continua el debate dialéctico entre la Conferencia Episcopal Española y el Ejecutivo socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Ayer informábamos de algunas de las conclusiones del “Informe de Fiscalización de los Órganos de la Administración del Estado en la Acción Exterior en Roma”, correspondiente al ejercicio de 2003 redactado por el Tribunal de Cuentas. Entre ellas, que uno de los organismos fiscalizados, La Obra Pía Española de Roma era propietaria de 273 inmuebles en la capital italiana, benefició a funcionarios con el alquiler de viviendas. En contero, posee de 24 edificios en el centro histórico de Roma: 191 viviendas, 10 oficinas, 66 locales comerciales y 6 estudios. “En cuanto a la fijación del precio de alquiler, los criterios se establecían por la Junta de Gobierno, que solía pedir un informe a una inmobiliaria acerca del precio de mercado, que se aplicaba ponderándolo según las características del inquilino”, asegura el TC.

Información privilegiada

Pero no todo queda ahí. “De lo anterior se deduce que las personas interesadas ya tenían un conocimiento previo de los inmuebles en alquiler de la Obra Pía. Conocimiento que podía venir por estar vinculadas a la Embajada Española ante la Santa Sede, a la Obra Pía o a sus inquilinos, a la colonia española… ”, sentencia el Tribunal de Cuentas. Según el informe mencionado, el ejercicio de 2002 “estaban alquilados a funcionarios o contratados españoles en algún organismo de la Administración General del Estado con delegación en Roma un total de 40 pisos”.
Un auténtico negocio. En los ejercicios económicos correspondientes a los años 2003 y 2004 los ingresos sumaron 4.452.858 euros y 4.709.633 euros, respectivamente. “Procedían, fundamentalmente, del patrimonio en renta. Con estos ingresos se financiaron los gastos del patrimonio inmobiliario, 2.592.582 euros en 2003 y 2.406.097 euros en 2004, se atendieron los gastos de administración y los fines fundacionales, y se dotaron reservas, quedando un superávit de 92.122 euros en el 2003 y de 21.295 euros en 2004”. Palabra del Tribunal de Cuentas.

Muchos ingresos y pocos gastos

Por el contrario, “las dotaciones destinadas a la atención de los fines fundacionales de este organismo en 2003 y 2004 fueron de 1.451.600 euros”. Exactamente, 603.270 euros en 2003 y 848.330 euros en 2004. El Tribunal de Cuentas aclara que “en ambos ejercicios, la mayor parte de este importe correspondía al sostenimiento de la Iglesia de Santiago y Montserrat y del Centro Eclesiástico anejo. Rúbrica que incluye los gastos de personal, los generales de funcionamiento y las inversiones extraordinarias de reparación, siendo el importe de estas la causa fundamental del incremento de esta rúbrica en el ejercicio de 2004”. El resto, siempre según el Alto Tribunal, se aplicó en la celebración, en la Iglesia de Santiago y Monserrat, de misas en memoria de los antiguos donantes, en la concesión de diversas ayudas y socorros y en los gastos de mantenimiento del Panteón de los españoles en el Cementerio de Roma. Todo un lujo.