Menú Portada
Las subvenciones al sindicato se incrementaron un 10% en el último año

En plena crisis, UGT se sube el sueldo un 3,75%

Junio 11, 2009

La crisis no es igual para todos, a pesar del descenso coyuntural del paro en el mes de mayo, el desempleo seguirá aumentando el año, cada vez hay menos autónomos y muchos resisten a duras penas aumentando los impagos y sin recibir ayuda efectiva del Estado, ya que los préstamos ICO siguen siendo una entelequia de la que todo el mundo habla pero nadie recibe un euro. Pero siguen existiendo privilegiados, como es el caso de los “silenciosos” sindicatos. En concreto, se acaba de hacer oficial la subida salarial de los trabajadores de la Unión General de Trabajadores.

Así, con efecto de 1 de enero del 2009 a todos los trabajadores del sindicato se les aplica como pago a cuenta del incremento salarial, el IPC previsto oficialmente por el Gobierno de España, para este año -2%- más el 1,75% sobre todos los conceptos salariales según se establece en su Convenio Colectivo.

Nada más y nada menos que una subida salarial del 3,75%, en un momento en el que la crítica situación económica ha llevado a un desplome sin precedentes de la inflación hasta un -0,9%. Así, mientras que miles de trabajadores se apuntan al paro o pierden su prestación, los que teóricamente les defienden ven como su poder adquisitivo se incrementa en un 4,65%.

Por supuesto, no hay problema para pagar esta subida salarial. Desde el año 2006, sus ingresos han crecido en torno a un 50% acumulado, en los dos últimos años un 10% anual.

Así, si sumamos todas las subvenciones del último ejercicio, los cobros de UGT se incrementaron un 9,9%, un aumento reforzado a golpe de BOE por el Estado a los dos principales sindicatos. Así este año, tan solo las subvenciones que concede el Ministerio de Trabajo a los sindicatos se incrementó hasta los 15,8 millones, un jugoso botín que se reparten principalmente los dos sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, nada más y nada menos que 6,45 millones y 6,1 millones cada uno. Los defensores de los derechos de los trabajadores no sufren la crisis, incluso sacan partido de ella con subidas de salarios importantes, gracias a todos los españoles, entre ellos los más de 4 millones de desempleados.