Menú Portada
LAS CUENTAS DE LA CAM, A EXÁMEN (III)
El Instituto de la Vivienda de Madrid no realiza "una adecuada delimitación de las operaciones presupuestarias y comerciales"

En el ejercicio de 2006, el IVIMA no dotó provisiones por todos sus deudores de dudoso cobro

Abril 2, 2008

“En su presupuesto de gastos ha registrado adquisiciones de suelo en el capítulo Activos Financieros y gastos corrientes como inversiones”, asevera el Informe de la Cámara de Cuentas

En el ejercicio de 2006, el IVIMA no dotó provisiones por todos sus deudores de dudoso cobro que, de haberlas registrado, disminuirían el resultado económico y el Remanente de Tesorería


La vivienda se convirtió en bandera de la batalla electoral no sólo de los comicios electorales del 9-M sino de las autonómicas del año 2007 que le dieron un triunfo incontestable a Esperanza Aguirre en la Comunidad Autónoma de Madrid. Unos resultados que le catapultaron a presunta sucesora de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular.

Pero una cosa son los dichos y otras los hechos. Tal y como ha informado a lo largo de esta semana extraconfidencial.com, las cuentas de la CAM, pese a los resultados sorprendentes, dejan mucho que desear, tal y como demuestra el “Informe de Fiscalización de la Cuenta General de la Comunidad de Madrid” correspondiente al ejercicio de 2006 elaborado por la Cámara de Cuentas de la CAM y que ha sido remitido al Tribunal de Cuentas.

Y a las presuntas irregularidades contables cometidas en torno a las adjudicaciones “a dedo”, la no contabilización del IVA, se une las contabilizaciones en torno al Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA). La conclusión de la Cámara de Cuentas es contundente: “El Instituto de la Vivienda de Madrid no realiza una adecuada delimitación de las operaciones presupuestarias y comerciales”. Y va más allá:

En su presupuesto de gastos ha registrado adquisiciones de suelo en el capítulo Activos Financieros y gastos corrientes como inversiones. El organismo ha continuado con la depuración del inventario de sus bienes inmuebles y ha corregido la regularización realizada en el ejercicio anterior de sus cuentas de inmovilizado y fianzas. Esta corrección se ha realizado, al igual que en el ejercicio anterior, directamente contra la cuenta de Patrimonio, en lugar de incluir en la cuenta de resultados el efecto acumulado de las variaciones, tal y como establece el Plan General de Contabilidad Pública de la Comunidad de Madrid”.

Y una última conclusión de la Cámara de Cuentas: “En el ejercicio de 2006, el IVIMA no ha dotado provisiones por todos sus deudores de dudoso cobro que, de haberlas registrado, disminuirían el resultado económico y el Remanente de Tesorería”.

Como decíamos en nuestra edición anterior, con los contratos adjudicados “a dedo”, alguien ha resultado beneficiado con las operaciones inmobiliarias gestionadas en torno al IVIMA. Pronto lo sabremos. Como lo acontecido en torno al Consorcio Regional de Transportes y la Agencia Regional para Inmigración y la Cooperación. Como dicen algunos subvencionados, seguiremos informando.