Menú Portada
Según la comparativa de la Ley de Presupuestos Generales de 2009 y 2015

En 6 años, la Castilla-La Mancha de María Dolores de Cospedal redujo sus presupuestos en más de 2.500 millones de euros y aumentó su Deuda Pública en más del 1.500%

Julio 29, 2015

El Ejecutivo popular saliente y el socialista entrante se enfrentan por las cuentas de la región en un conflicto en el que ha de tomar cartas la Justicia. Todas las partidas presupuestarias de la Junta se vieron drásticamente reducidas en una proporción que, de media, alcanzó el 50,55%

pq_933_cospedal.jpg

De la preciada tierra que habitaba el Quijote de Cervantes, La Mancha es la pobre gestión administrativa de su riqueza. La menor de las dos Castillas -en cuanto a superficie-, vive momentos de encarnizadas justas políticas que recuerdan a las novelas caballerescas que acostumbraba a leer el ingenioso hidalgo. Pero siguiendo con el símil, la tierra que vio nacer a Alonso Quijano ha cambiado de tornas para dejar de ser gobernada por Dulcinea del Toboso –la popular María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP-, para caer en las manos del que hasta la fecha permanecía en la sombra, Sancho Panza, el socialista Emiliano García Page.

Pero todo en Castilla La Mancha parece tan intrincado como revuelto. Hace escasos días, el vocal de Economía y Hacienda del PP de Castilla La Mancha y ex consejero de Hacienda de la Comunidad Autónoma, Arturo Romaní, declamaba que la salud de la economía manchega era excelente: entre sus aseveraciones destacaba que los ingresos crecían, que ya se ha pagado el 94% del gasto de 2015, que el presupuesto está consumido al 40% y que el nuevo Ejecutivo socialista va a encontrar 94 millones disponibles en Tesorería. Pero como no hay mal que por bien no venga, tampoco hay bien que no haya sido provocado por un mal anterior. El equipo socialista entrante en el Gobierno de la Junta de Castilla La Mancha se ha negado a recibir del equipo popular saliente ningún traspaso de poderes ni ninguna cartera de Hacienda, por lo que el anterior Gobierno ha tomado la decisión de entregar toda la documentación a un Notario, ante el temor de que García-Page y su séquito tergiversen las cuentas de la región.    

Una reducción presupuestaria al borde del límite

Pero, ¿qué quieren esconder unos y qué pretenden manipular otros? La comparativa de los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha de 2009 con los de 2015 deja en evidencia a la gestión administrativa de los mismos por haber llevado al límite la política de austeridad. Todas las partidas presupuestarias de la Junta se vieron drásticamente reducidas en una proporción que, de media, alcanzó el 50,55%. El único campo que si se vio ampliado meteóricamente fue el de la deuda pública que alcanzó los 1.682.393.700 euros, un aumento nada desdeñable del 1.564,53% desde 2009. Una auténtica barbaridad.

Y cuando decimos que todas las partidas de los presupuestos manchegos se han visto mermadas, nos referimos a todas: Alta Dirección de la Comunidad Autónoma; Administración General; Protección Civil y Seguridad Ciudadana; Seguridad y Protección Social; Promoción Social; Sanidad; Educación; Ordenación del Territorio, Urbanismo y Vivienda; Medio Ambiente y Bienestar Comunitario; Cultura y Deportes; Investigación Científica y Aplicada; Agricultura, Ganadería y Pesca; Industria y Energía y, por último, Turismo y Comercio. No se salva ni la Educación ni la Sanidad Pública, ni la Investigación, ni la Industria, ni la Seguridad… 

Grandes recortes en I+D e Industria

El recorte más grande de la tijera de Cospedal se lo llevó la Administración General, que desciende un 91,13% al pasar de 698.922.530 euros en 2009 a una décima parte en 2015 (61.987.450 euros). Ésta sería una buena noticia si viniese acompañada de otras modificaciones presupuestarias acordes y sensatas. Pero no es así. La economía manchega se resintió en gran medida al ver esquilmados tres de sus pilares con tres de los cinco mayores descensos entre 2009 y 2015. Así, el Turismo y Comercio descendió en un 78,71%, la Industria y Energía lo hizo en un 71,10% y la Investigación Científica y Aplicada en un 70,68%.

Por el contrario, la partida destinada a la Agricultura, Ganadería y Pesca tan solo descendió en un 5,03% siendo el departamento menos afectado por el temerario ahorro practicado desde la Junta de Castilla La Mancha. La Sanidad Pública registró un descenso del 12,71% y la Educación, del 26,4%. 

Un contexto diferente

En la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley de Presupuestos de 2009, la Junta dibujaba un contexto actual en el que “el crecimiento económico y la austeridad pública de los ejercicios anteriores proporcionan ahora los recursos necesarios” para abordar una política integral contra los efectos de la crisis. Así, los presupuestos de 2009 priorizaron “las políticas encaminadas a dinamizar la economía y las políticas redistributivas y de desarrollo del Estado de Bienestar”.

Sin embargo, en la misma publicación, relativa a 2015, se asegura que la política Fiscal continúa orientada a “asegurar la calidad y garantizar la eficiencia y viabilidad económica y financiera de los servicios públicos” para así “acelerar el crecimiento económico y la creación de empleo”.

Una afirmación que queda en la cuerda floja: “Se ha dejado atrás la fase de contracción del gasto público y se inicia una nueva etapa donde la contención y el control del gasto junto con la optimización en la asignación de recursos seguirán siendo las señas de identidad”. ¿Se puede decir que la contracción del gasto ha terminado, cuando en seis años los presupuestos se han visto reducidos en 2.514.917.510 euros?