Menú Portada
El actual gobierno socialista de Asturias en conflicto con los médicos de la región

En 2010, el Servicio de Salud del Principado de Asturias pagó 5,10 millones en intereses de demora por retrasos en el pago a proveedores

Noviembre 13, 2012
pq_885_javier_fernandez.jpg

Malos tiempos para el partido socialista también en Asturias. Mientras que en Madrid, Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, entre otros, se afanan en criticar cualquier recorte, en el principado de Asturias, una de las pocas Comunidades Autónomas en las que gobierna, con el apoyo de Izquierda Unida y UPyD, el conflicto con los médicos de la región no deja de crecer. Tras la última huelga, el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) anunció la apertura de una investigación por el supuesto “abandono de los servicios mínimos por parte de un grupo de médicos” del Hospital Universitario Central de Asturias. Mientras el sindicato de médicos denunció a la Consejería de Sanidad por impedir el derecho a la huelga y rompió las negociaciones con el Gobierno de Asturias presidido por Javier Fernández, que es criticado por la oposición popular de buscar una reforma encubierta, sin diálogo y en contra de los profesionales.

Más de 5 millones de intereses por deudas con proveedores mal contabilizados

Lo cierto es que Javier Fernández ha heredado una situación más que complicada en la sanidad, obra de su mismo partido y del que fue presidente desde 1999 hasta julio de 2011, Vicente Álvarez Areces. El punto más débil del Servicio de Salud es la enorme deuda que arrastra. Así, los intereses de demora derivados de retrasos en el pago a proveedores, que ha abonado el SESPA en 2010 ascendieron a un importe de 5,10 millones de euros, una cifra impresionante que quizá para “disimularla” se tomó la decisión de clasificar como “gastos en bienes corrientes y servicios” y no como “gastos financieros” tal y como corresponde en consideración a su naturaleza.

Y es que el tamaño del endeudamiento es ingente. De la deuda extrapresupuestaria cuantificada, el SESPA imputó en la contabilidad financiera del ejercicio 2010, 137,79 millones de euros lo que provoca una sobrevaloración del balance y la cuenta del resultado económico patrimonial en un importe de, al menos, 107 millones. Además la contabilidad financiera no tiene en cuenta el principio de devengo en el reconocimiento de gastos. Este hecho provoca que el gasto de farmacia recogido en el epígrafe “Gastos de funcionamiento de servicios y prestaciones sociales” de la cuenta resultado económico-patrimonial, se encuentre sobrevalorado en 1,90 millones de euros.

Barrera informática

Con todo ello, las obligaciones presupuestarias reconocidas por el SESPA durante el ejercicio 2010, se infravaloraron en al menos un importe de 245 millones. Una cifra muy importante pero que por desgracia no ha tenido evidencia suficiente que permita opinar sobre la integridad de la misma. Esto ha sido debido a la propia configuración del sistema informático que mantiene la contabilidad financiera y presupuestaria. Viendo las medidas actuales de Javier Fernández, lo que está claro es que el discurso cambia drásticamente, si se está en la oposición o si se gobierna.