Menú Portada
La cadena pública despilfarra en acontecimientos deportivos y los maltrata con su política de emisiones

En 2008, TVE pagó 100 millones de euros por derechos de emisión, la mayoría para La 2 y Teledeporte

Marzo 23, 2009

La última de CRTVE, la adquisición de la Copa del Rey de fútbol para las cuatro próximas ediciones por un precio desconocido, arrebatándosela a Telecinco

Sólo la selección española de fútbol y el motociclismo tienen garantizada su presencia en La 1, mientras la Liga de baloncesto es la gran marginada


La Unión de Televisiones Españolas Comerciales Asociadas (UTECA) acusó hace unos días la Corporación Radio Televisión Española de competencia desleal y aumentar su déficit con compra de derechos deportivos, cuando la mitad de su presupuesto procede de los presupuestos generales del Estado. Como recordarán, en el cierre del ejercicio de 2008 la CRTVE presentó unas pérdidas de 71,5 millones de euros, y para este 2009 el presupuesto supera los mil millones de euros, de los que el Estado aportará 555,257 millones. Según la UTECA, esas pérdidas corresponden a un “gasto excesivo en compra de derechos y no al recorte de la publicidad en un minuto”.
Pues bien. Siendo todo ello cierto, discutible o no –Luis Fernández hizo pública una nota en que descalifica estas afirmaciones y defendía lo legítimo de su gestión-, la verdad incuestionable es que la CRTVE gastó en 2008 casi cien millones de euros en compra de derechos deportivos, cantidad evidentemente desproporcionada pero matizable al estar incluidos los derechos de los Juegos Olímpicos de Pekín (54,3 millones). Sin el gasto en los JJOO, CRTVE pagó otros 45 millones de euros por derechos de emisión de acontecimientos supuestamente de interés general, pero que no lo serían tanto cuando se programan en la segunda cadena de TVE y, la inmensa mayoría, en Teledeporte, el canal que llega a los hogares españoles a través de plataformas digitales, cable y TDT, con audiencias rayanas en lo ridículo.
El producto estrella es en cuanto audiencia la selección española de fútbol por la que la CRTVE paga anualmente 9,4 millones de euros. Debería serlo el mundial de motociclismo en comparación con su precio: 23 millones de euros, pero en el mejor de los casos no llega ni al 50 por ciento de audiencia del fútbol.
TVE se gasta casi cuatro millones en la Liga inglesa de fútbol, 5,5 millones en el Tour de Francia y 6,3 millones en Roland Garros, cantidades todas ellas de precio de mercado, pero más propio de una cadena privada que sólo rinde cuentas a sus accionistas.

La Champions, 30 millones… ¿Y la Copa?

Pero lo que no se explica muy bien es cómo la CRTVE ha podido pujar por hacerse con los derechos de la Champions League para las próximas temporadas, arrebatándosela a Antena 3, por 30 millones de euros anuales. El montante de lo pagado ha sido de 65 millones de euros, pero los otros 35 millones se los reparten entre las cadenas autonómicas de la Forta –otras que tiran con pólvora del Rey-. Luis Fernández se defiende de la inversión hablando de la rentabilidad que supondrán los 18 partidos que se emitirán esta temporada, a lo que desde Antena 3TV se le contesta que esta temporada ellos han perdido un millón de euros en cada partido emitido.
No quedan aquí los problemas con las cadenas privadas porque TVE acaba de hacerse con los derechos de la final de la Copa del Rey de fútbol para las cuatro próximas ediciones, empezando con el Barcelona-Athletic del próximo 13 de mayo. Telecinco, tenedora de esos derechos, ha emprendido acciones legales contra Santa Mónica Sport, la propietaria de los derechos, por no ofrecerle el derecho de tanteo y ni tan siquiera comunicarles el precio pagado por CRTVE. Fuentes apuntan a que la pública ha triplicado lo pagado hace un año por los de Fuencarral.
Televisión Española presume de ser la cadena más vista de España, aunque el Deporte, por la fuerte inversión, debería copar listas de audiencia y no es así. Y todo por su pésima política de programación. Que se lo pregunten a los rectores de la ACB, cansados del maltrato que su producto recibe por la Española –cambios de horarios, casi sin promos, malas retransmisiones-. Debe ser que como se trata del producto más barato (3,8 millones), pues no importa.
Especialmente bochornoso es lo del programa del fin de semana. Premier league y ACB son casi las únicas ofertas. La explicación del jefe de Deportes, Julián Reyes, es que se quiere acostumbrar al público a sintonizar Teledeporte. Se están luciendo. Será por eso por lo que La 2 ha tenido un punto menos de audiencia y Teledeporte ya no es el canal temático más visto en nuestro país como ocurría desde 2007. Y bajando, claro.