Menú Portada
LOS NÚMEROS DE PÉREZ TOURIÑO (I)
Galicia fue la tercera Comunidad más endeudada de España

En 2007, la Xunta de Pérez Touriño cerró el ejercicio con un resultado negativo de 400 millones de euros

Septiembre 9, 2010

No cumplió el 17% de los gastos presupuestados

La deuda, a cierre de ese ejercicio, se elevó hasta los 3.710 millones de euros

No realizó un seguimiento adecuado de gran parte de los proyectos


Ahí tenemos, sin rubor alguno, a la ministra de Economía y Hacienda y vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, permitiendo a los Ayuntamientos endeudarse cuánto y cuándo quieran, rectificando así una medida vendida en su día para quién sabe qué. Donde dije digo, digo Diego. Y en pleno debate sobre si los recortes de gasto van a ser o no suficientes para reducir el déficit de las administraciones, especialmente el de las Comunidades Autónomas -las que más han incrementado el gasto-, sale a la luz como distintos Gobiernos han gestionado su presupuesto en los últimos años. Y entre ellos la Xunta de Galicia, gobernada actualmente por Alberto Núñez Feijoo, cuyas últimas cuentas, las del 2007, reflejan irregularidades que, de tratarse de una empresa privada, no soportarían una auditoría. Pero el Tribunal de Cuentas de Galicia no deja títere con cabeza. Era la época del entonces todo poderoso Emilio Pérez Touriño.
En ese ejercicio, el índice de ejecución de actividades presupuestas llegó al 93,95%, pero frente a esto el grado de cumplimiento fue diez puntos inferior, en concreto el 83,67%, todo ello llevó a que se maquillarán los resultados, principalmente por desplazamientos de gastos.Así, Galicia cerró el ejercicio de 2007 con un remanente de tesorería negativo de 400 millones de euros, algo que desgraciadamente ya se ha convertido en algo recurrente en las cuentas de la comunidad autónoma,  y excusa para sus gestores, pero que al final pagan los ciudadanos de forma que el endeudamiento ya alcanzó en esas fechas los 3.710 millones de euros.
Esta última cifra situó a Galicia como la tercera Comunidad Autónoma con mayor índice de endeudamiento en relación con su Producto Interior Bruto.

Tratamiento erróneo y prácticas dañinas

Pero no solo se trata de que se gaste más, si no que se controla ese gasto. Así, por ejemplo, no se dio tratamiento extrapresupuestario a operaciones de participación de entidades locales en los ingresos del Estado,  no se incluyeron objetivos de gastos en los programas para evaluar su eficacia y eficiencia,  ni se habilitaron sistemas de seguimiento de proyectos cofinanciados por la Unión Europea.
No todo que ahí. En el área sanitaria, las Fundaciones públicas creadas ya anteriormente por el Partido Popular para gestionar hospitales se convirtieron en un auténtico agujero negro siendo la principal causante del aumente del gasto. Mientras, en el ámbito  rural, se ayudó a realizar prácticas que incidieron en dañar su funcionamiento, como las  Cofradías, cuyo gran número y nula concentración resultó costosa e ineficiente. Todo esto mientras las administraciones locales, no suelen cumplir ni en tiempo y forma, con la presentación de sus cuentas.
Esto es sólo un avance de cómo Pérez Touriño, ex presidente socialista de la Xunta, gestionó los dineros de todos los gallegos. Lo del coche oficial, la punta del iceberg.