Menú Portada
En el concurso no figura ni el motivo ni los destinatarios

En 2007, el Congreso se gastó 160.000 euros para 1.700 obsequios de Navidad

Abril 30, 2012
pq_925_manuel-marin-jose-bono.jpg

En nuestra pasada edición informábamos que el Congreso de los Diputados dispone de un Parque Móvil de 36 coches de los que 21 vehículos están a disposición de los miembros de las distintas Mesas y los portavoces de los Grupos Parlamentarios y los otros 15 coches “para el resto del personal de la casa. Una flota que supone un gasto, solo en carburante de 90.254 euros. Era en 2007, cuando se adjudicaba un contrato por importe de 1.034.400 euros para “el arrendamiento de vehículos” del citado Parque Móvil, siendo presidente del Congreso Manuel Marín.

Más privilegios para Sus Señorías. Tras ser elegidos, reciben gratis total, un teléfono iPhone 4S, una tableta iPad, un ordenador de sobremesa en el despacho, módem 3G para conectarse a Internet, líneas de voz y datos (ADSL), totalmente pagados por el Estado, para los diputados del PP o del PSOE, un asistente para cada dos diputados, y para los parlamentarios de otros partidos uno propio. En los desplazamientos, si usa su propio coche, el diputado recibe del Congreso 0,25 euros por kilómetro recorrido y sobra con presentar una nota reseñando los trayectos realizados para cobrar estas primas, además de todos los peajes pagados con cargo al presupuesto del Congreso. Si no tiene asignado un coche oficial, el diputado recibe 3.000 euros anuales para taxis (250 al mes) y billetes gratis en primera clase de avión, tren y barco.

Ni qué ni para quién

En 2007 gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero y como presidente del Congreso el citado Manuel Marín. Eran otros tiempos y ahora nos enteramos que el 20 de Julio de ese año se adjudicaba un concurso para obsequios de Navidad tramitado por el departamento de Protocolo de la Cámara Baja. Y el objeto de la adjudicación, no se lo pierdan: suministro de 1.700 obsequios de Navidad para el Congreso de los Diputados por un importe de 160.000 euros.

Lo más sorprendente de esa orden publicada en el Boletín Oficial de Estado no figura ni de qué obsequios se trata ni quiénes son sus destinatarios. Pero cada regalo al “amigo fantasma” nos costó a los españoles más de 94 euros por agraciado. Ya va siendo hora de una verdadera Ley de Transparencia. El gobierno de Mariano Rajoy tiene un reto.