Menú Portada
Clips Bankinter, producto de alto riesgo

Empleados de Bankinter también están atrapados por su propio banco

Febrero 15, 2009

Muchos empleados de Bankinter que comercializaron estos productos de ingeniería financiera llamados “Clips Bankinter”, que les iban a proteger a sus clientes contra las subidas del terrible Euribor también están atrapados. Increíble pero cierto, todos los días aguantan la ira más que razonable de los clientes engañados, mientras la procesión va por dentro.

pq_701_Bankinter_Botin.jpg

“Yo también vendí clips a mis clientes, he perdido a muchos de ellos y voy a seguir haciéndolo, pero sobretodo me duele haber perdido su confianza, haber perdido toda mi credibilidad y mi profesionalidad por culpa de la presión de los jefes, que ahora nos están dando la espalda a todos, clientes y empleados”, estás declaraciones las ha realizado un empleado de la entidad que preside Jaime Botín, en el que muestra el desconcierto de muchos empleados y otro punto quizá más importante la falta de profesionalidad, ya que a muchos de estos empleados (especialmente a comerciales) no se les dio la formación necesaria. Es decir muchos empleados estaban vendiendo productos que ni entendían, ni en muchos casos querían entender, eran una mano ejecutora del banco que ahora se frota las manos. Y lo hace, porque como declara este empleado “no hay ni un solo clip que esté dando liquidaciones positivas”, es decir en la actualidad todos los pagos están siendo a favor del banco. La situación es tal, que incluso los empleados desconocen cómo se realizan los cálculos de las liquidaciones por cancelación, cantidades cada día más elevadas que están martirizando a miles de clientes.
Respuesta del Banco
Pérdida de clientes, de credibilidad, las quejas siguen amontonándose ante el defensor del cliente de la entidad y del Banco de España que también da la razón a la entidad, aferrándose que en las cláusulas del contrato se especificaba que la cancelación anticipada tenía “un coste”. Según respuesta del banco se trataba de un producto especulativo, que los clientes contrataban para conseguir un beneficio económico. La realidad es muy distinta, todos los afectados reclaman en la misma dirección, ellos lo contrataron no para ganar si no para que las subidas de las hipotecas que les estaban ahogando fueran menores. Además, mientras que el banco limitaba lo que pagaba a sus clientes (aunque los intereses subieran hasta el infinito) no lo hacía en la bajada, con lo que cada día que baje el Euribor, más beneficios para el banco. En plena crisis, las entidades financieras no dejan de perder credibilidad, pero la verdad es que algunas se lo están ganando a pulso.