Menú Portada
Entre Banco Santander, Banif y Banesto acaparan el 27% del total de la deuda de Marsans

Emilio Botín principal “benefactor” de Díaz Ferrán con préstamos por 112,3 millones de euros

Diciembre 9, 2012
pq_923_Gerardo-Diaz-Ferran.jpg

El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, acaba de pasar su primer fin de semana en prisión, tras la decisión del pasado miércoles del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco de imponer una fianza de 30 millones, una cantidad sólo superada por la del supuesto cabecilla de la trama de alzamiento de bienes y evasión de capitales de la sociedad Viajes Marsans, Ángel de Cabo.

La cuantía, una de las más elevadas de la historia, tiene clara relación con el enorme volumen de deuda que acumuló la sociedad, 413 millones de euros, según ha reflejado el informe concursal, una cuantía que se distribuía por distintas sociedades especialmente las vinculadas con el sector turístico, y de forma más importante con los Bancos, y entre ellos destaca enormemente el Grupo Santander. Y es que no sólo Banesto, es el principal acreedor de Marsans con 85,7 millones de euros, si no que si se suma lo adeudado por Banco Santander y Banco Banif (su filial dedicada a las “grandes fortunas”) que acumulan otros 26,6 millones, se llega a los 112,3 millones de euros, más de un 27% del total adeudado.

De “benefactor” a “culpable”

La pregunta es clara ¿Cómo se llegó a esta situación? Parece que la posición del que fuera presidente de la CEOE, podían haber pesado más que un análisis de riesgo adecuado, pero lo cierto es que el agujero al principal grupo bancario español es más que relevante. Mientras, el diario El País informaba este domingo de una posible conexión de Díaz Ferrán con la elección de Ángel de Cabo como liquidador de Nueva Rumasa, y tanto el ex presidente de la patronal como José María Ruiz Mateos cambiaron de forma radical su relación con la entidad financiera de Emilio Botín, del amor, al odio, culpándola de todos los males de sus entramados empresariales.

En el caso de Ruiz Mateos, que llegó a acusar en público y mandar incluso cartas a Emilio Botín, los problemas empezaron en 2009, cuando tras no reducir su endeudamiento se empezaron a cortar las líneas de crédito, mientras que el “yo acuso” de Díaz Ferrán es más cercano. Este mes de mayo, la defensa de Díaz Ferrán aseguró que “Viajes Marsans no tiró la toalla” tras impedir la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) que siguieran emitiendo billetes, de hecho afirmaron que  “El señor Díaz Ferrán se dirigió personalmente  a Emilio Botín solicitando su intercesión”, añadiendo “que el Banco Santander, como parece tener por costumbre cuando vienen mal dadas, no se dignó ni tan siquiera a contestar“. Parece claro que el Santander “cerró el grifo” aunque dadas las cifras que se manejan, parece que fue tarde, aunque el problema parece estar en ¿Por qué lo abrió tanto?