Menú Portada
LA CARA OCULTA DE LA FRACASADA OPV (III)
La emisión de 5.000 millones en pagarés del Banco Santander dinamitó la operación

Emilio Botín acabó con la OPV de Loterías que nos ha costado más de 30 millones de euros

Septiembre 29, 2011
pq_927_Zapatero-Botín.jpg

Hace tan sólo una semana, el viernes 23, el Consejo de Ministros aprobaba la OPV de Loterías y Apuestas del Estado, a pesar de las advertencias de los gestores de fondos sobre la gran depreciación que tendría la venta si seguían con la operación y el órdago del principal Banco español, el Banco de Santander.

Esta decisión se tomó mientras uno de los grandes colocadores de la operación, Banco Santander, decidió lanzar una enorme operación de renta fija, nada más y nada menos que vender 5.000 millones de euros en pagarés, a diferentes plazos, ampliables hasta  7.500 millones de euros. En otros momentos una operación completamente compatible con una salida a bolsa, pero ahora, cuando el ahorro está bajo mínimos y el reclamo de Loterías era el dividendo, no hay dinero para tanto.

Así el Gobierno vio el órdago de Botín, que seguro que se acordaba de la afrenta de sólo hace tres meses cuando un día antes de la Junta General de Accionistas se les acusaba de presunto delito fiscal por no liquidar correctamente unos fondos que su padre había trasladado a Suiza al principio de la guerra civil, una acusación que inició la demonización de los Bancos. Pero los Órdagos económicos sólo se ven con “cartas” y si no lo tienes te queda una retirada, como ha pasado este miércoles, una retirada deshonrosa y costosa.

Más de 30 millones tirados a la basura

Así además del desembolso de 14 millones de euros en la campaña de publicidad que ya hemos informado, el coste hasta ahora en contratos de asesoramiento y legales se han pagado más de 13 millones de euros.

A esta cantidad, hay que pagar alrededor de 5 millones de euros por los servicios ya prestados por entidades financieras. En total, según fuentes del sector el coste superaría los 30 millones de euros, 5.000 millones de las antiguas pesetas, para nada.

Bueno, para que al menos, más de un día después de suspender la OPV su publicidad siga llenando páginas de prensa, cuñas de radio y spots televisivos.

Mientras Botín sigue vendiendo pagarés sin problemas y su objetivo llegar finalmente a los 7.500 millones de euros, más de lo que recaudaría el Estado con Loterías y toda una demostración de poder.