Menú Portada
El representante y la actriz dejaron de trabajar juntos hace unos meses

Elsa Pataky añora a Mario Vaquerizo

Enero 29, 2009

Tanto tiempo trabajando juntos ha provocado que los recuerdos que anidaban en el interior de Elsa Pataky hayan removido todos sus cimientos. ¿Volverá al lado de Mario Vaquerizo?

pq__elsy.jpg

El mes de noviembre trajo una de las rupturas más sorprendentes del panorama rosa. Mario Vaquerizo y Elsa Pataky ponían el punto final a una extensísima relación laboral que les había llevado a vivir momentos impagables. Insisten en que Pataky no estuvo a la altura de las circunstancias. Para muchos, Mario ha sido el conseguidor de que una actriz ciertamente lineal lograra acariciar las estrellas con las yemas de los dedos. Elsa no es una intérprete brillante y, de hecho, su protagonismo en las producciones cinematográficas es muy limitado. Sin embargo, Vaquerizo se desvivió por ella. Permanecía impertérrito ante sus interminables deseos. Luchaba hasta la extenuación por mantener intacta su imagen, y para que los contratantes publicitarios la vieran como una artista todoterreno, capaz de afrontar cualquier reto. A pesar de que hacía tiempo que la relación laboral sufría síntomas de resquebrajamiento, Mario confiesa que intentó, sin éxito, resolver las diferencias. Elsa insistía en que se había estancado profesionalmente y en que las ideas de su representante no le aportaban nada novedoso. No quería seguir por ese camino. Craso error, pues pocos son los artistas que darían portazo a uno de los representantes artísticos con mayor proyección pública. Quizás, por eso, ahora canta aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y los recuerdos le fustigan hasta hacerle enloquecer. No es de extrañar que ante el sonoro plantón, Mario Vaquerizo quedara lívido el día en el que le contacté telefónicamente para comunicarle que ya era oficial que Elsa había encontrado a un conocido grupo de management que se harían cargo de sus próximos proyectos. Mario, que se encontraba en pleno rodaje del impresionante nuevo videoclip de una Alaska muchísimo más atractiva con cabello oscuro, no daba crédito: “¿Pero qué me dices? La verdad es que sí, es cierto que habíamos terminado pero es la primera noticia de que se haya hecho público que ella tiene nuevos representantes. A mí no me han dicho nada, desde luego”. Su voz, firme pero algo enrarecida, no dejó lugar a las especulaciones. No se lo esperaba. No obstante, a él no le hace falta más trabajo. Con el próximo disco de las Nancy Rubias, Fangoria y un largo etcétera las traiciones duelen menos. Bravo por Vaquerizo.