Menú Portada
A su nombre solo poseen una finca rústica en Vila Joiosa

Elena Valenciano y su marido poseen dos sociedades propietarias de sendas viviendas en Altea

Julio 11, 2011

Uno de los pisos tiene una hipoteca con el Banco Guipuzcoano con un tipo máximo del 3,5%

Lejana Gestión Patrimonial, constituida con Zapatero ya en el Gobierno, está dedicada a la compraventa de fincas, rústicas o urbanas

Esta empresa es propietaria de una finca de dos mil ciento treinta y siete metros cuadrados, con una superficie construida de doscientos setenta y cinco

pq__valenciano.jpg

Algo tendrán que decir los del 15-M con lo que pasamos a relatarles. Elena Valenciano, flamante responsable del Comité Electoral del PSOE de Alfredo P. Rubalcaba para las próximas elecciones, se enfrenta estos días a una serie de distintas y difíciles tesituras. Por un lado lo que vimos en el discurso de Rubalcaba del pasado sábado, eso que algunos definen como giro a la “socialdemocracia” con la vuelta al impuesto de patrimonio o nuevas obligaciones a las entidades financieras entre otras iniciativas, pero auspiciada por los mismos que han congelado pensiones, subido el IVA o bajado el salario de los funcionarios, algo que solventa Valenciano con frases como “los momentos que se viven en la política son distintos” como si existiera una línea que separara un viernes a un sábado, pero ya se sabe lo que son las campañas electorales.

 

Pero otra tesitura para Valenciano será separar este discurso, de su propia vida personal, ya saben “los que más han pagado la crisis necesitan la ayuda de aquellos que la han pagado menos o que han sufrido menos” y por supuesto allí están las empresas, y los bancos primero, ¿Pero cuál es la relación de Elena Valenciano con el mundo empresarial y financiero? Pues muy sencilla, forma parte de el.

 

Empresas con patrimonio inmobiliario

 

Mientras que la inmensa mayoría de los españoles propietarios de viviendas, cada vez menos por culpa de la crisis, la tienen a su nombre, el matrimonio de Javier de Udaeta Montaner y Maria Elena Valenciano Martínez Orozco, “tan sólo” poseen en pleno dominio con carácter “presuntivamente ganancial” de un terreno en la localidad de Vila Joiosa adquirida por compraventa, en escritura otorgada en Alfaz del Pí en agosto de 2003. Se trata de “un trozo de tierra culta y con variada plantación, situado en término de Relleu, partida dels Escuders, Ombría de Garrigós, hoy también conocido como partida La Tosca, de nueve mil novecientos ochenta y cinco metros cuadrados

 

Pero aquí no acaban sus propiedades, ya que para eso están las empresas, y en una localidad cercana, Altea donde dos sociedades “Picuda Ideas, S.L.” y “Lejana Gestión Patrimonial, S.L.”  tienen dos propiedades.

 

Picuda Ideas, S.L. tiene como objeto social los servicios técnicos de arquitectura, urbanismo e ingeniería, gestión e inversión inmobiliaria, incluyendo promoción, urbanización, parcelación, adquisición, venta, explotación y arrendamiento de bienes inmuebles, es decir todas las actividades de la denostada “burbuja” inmobiliaria. Administrada por el marido de Valenciano, Javier de Udaeta Montaner, posee una vivienda unifamiliar en la calle cementerio número 6, con una superficie construida de cien metros y treinta seis decímetros cuadrados y por la que en diciembre de 2004 adquirió gracias a una hipoteca a favor del Banco Guipuzcoano por 115.000 euros. Una cantidad que no llama mucho la atención si no fuera porque el interés máximo que paga es del 3,5% anual. ¿Cuál es el techo de muchos hipotecados? ¿Un 8%, un 9%, un 10%? Es lo normal para desgracia de muchos ahora que suben los tipos, pero para el matrimonio Valenciano, no.

 

Su otra sociedad, Lejana Gestión Patrimonial S.L., también tiene sus ojos en Altea, creada en 2005, ya gobernando José Luis Rodríguez Zapatero, tiene como objeto social la compraventa y explotación de toda clase de fincas, rusticas o urbanas y es administrada por Elena Valenciano. Esta empresa es propietaria de una finca de dos mil ciento treinta y siete metros cuadrados, con una superficie construida de doscientos setenta y cinco metros, noventa y un decímetros cuadrados.

 

¿Cómo creen que consiguió hacerse con esta propiedad? Pues sí, también con una hipoteca, en este caso con una Caja de Ahorros para responder de 300.000 euros de principal a 30 años y con un tipo del 3,95%.

 

¿Eran tan malas estas entidades cuando le concedieron estas hipotecas? ¿Y cuándo le daban estos intereses privilegiados?