Menú Portada

@elborrascas

Abril 8, 2014

Me imagino que no será  muy periodístico o ético titular una crónica con la cuenta personal de twitter de uno mismo, pero son tantas las personas que estos días se preguntan, ¿me hará bueno en…? durante los días de descanso de Semana Santa, que he decidido darles un cauce de información para que me puedan consultar. Prometo ser honesto en las respuestas.

De momento, seguimos transitando por una semana bastante tranquila. Una vez superado el frente que nos cruzó a toda velocidad en la jornada de ayer dejándonos precipitaciones débiles en las comunidades del cantábrico,  las altas presiones, nos regala un miércoles 9 de abril placido, con cielos muy despejados y termómetros que han vuelto a superar  los 30 grados en el Guadalquivir, Murcia o sur de Extremadura y donde la sensación de calor y verano es palpable.

Tenemos por delante una jornada de poca precipitaciones y las que se produzcan serán en forma de tormenta que van a generar las nubes de evolución por la tarde, que van a crecer en formas de montaña del sistema central, norte de Cáceres, sierra de Madrid o sur de la ibérica de Teruel o Cuenca. A primeras horas no faltarán las nieblas  matinales en el cantábrico. Unas  brumas que van a desaparecer en el levante, donde los vientos ya no serán tan marítimos con la vuelta de la tramontana a las Baleares.

Las temperaturas, siguen estando muy por encima de lo que es normal a principios de abril. El tercio norte que ayer se resintió con el paso del frente y perdió hasta 8 grados, recupera la veintena en localidades como Nájera, La Rioja, donde a primeras horas será necesaria una chaqueta 6 de mínima.  Y por el sureste se moderan algo las máximas, 25 en el levante pero Sevilla ronda de nuevo la treintena. ¿ Y de Semana Santa no nos cuentas nada, borrascas?. Venga solo un apunte, desde el viernes de Dolores, salvo la inestabilidad por el noreste y mediterráneo, hasta el miércoles santo  el tiempo se porta bien, sobre todo el domingo de Ramos y Palmas. Después, ya veremos.

Si truena en abril, prepara la capa y échate a dormir.”