Menú Portada
Antes de las bodas de oro de los reyes Constantino y Ana María el próximo 18 de septiembre

El yerno de Constantino de Grecia exonerado por la Justicia de un presunto intento de defraudar a la administración en la adjudicación del Plan General de Arrecife

Septiembre 7, 2014

La gran pregunta que queda en el aire es si don Juan Carlos decidirá o no asistir a alguno de los dos eventos previstos, pues su relación con sus cuñados griegos se encuentra muy enfriada desde hace ya mucho tiempo

pq_929_Reyes-Constantino-y-Ana-Maria-de-Grecia.jpg

Aún no se han acallado los rumores sobre el posible, aunque improbable, divorcio de don Juan Carlos y doña Sofía cuando ya se acerca una fecha de enorme significación para la familia real griega y también para la española: las bodas de oro de los reyes Constantino y Ana María el próximo 18 de septiembre. Cincuenta años han pasado desde aquella fastuosa boda en Atenas entre el entonces príncipe heredero (el “Diadoco”), de Grecia y la jovencísima princesa Ana María de Dinamarca, y el escenario ha cambiado enormemente. 

Sin embargo el que tuvo retuvo y el rey Constantino no quiere dejar pasar un evento tan importante para el que ha decidido reunir no solamente a la familia cercana y a los amigos más íntimos, sino también a lo que va quedando en pie de la realeza europea de la que le gusta rodearse especialmente en actos como este que incorporan un gran valor simbólico. La gran celebración ha quedado aplazada hasta el mes de noviembre, probablemente por problemas de agenda de los importantes pues no sería extraño ver llegar a Atenas al mismísimo príncipe de Gales o el duque de Cambridge (ahijado de bautismo del monarca griego), pero un primer evento tendrá lugar ya el día del cincuentenario siendo muy de esperar que doña Sofía y algunos de sus hijos no querrán perderse estar con los suyos en fechas señaladas habida cuenta de la estrecha relación que ha unido siempre a los miembros de la dinastía griega.

Una convocatoria para los más íntimos

Se habla de un encuentro cena para unos cien comensales en el estiloso Club Náutico de Atenas, en el que estarán presentes la reina Margarita de Dinamarca (hermana de la reina griega), su hermana la princesa Benedicta y, con toda probabilidad, esos primos de siempre que son el príncipe Miguel de Grecia, la princesa Tatiana Radziwill y su esposo Jean Fruchaud, el margrave de Baden y su hermano el príncipe Luis, y el conde Hans Veit de Toerring-Jettenbach, amén de los ya numerosos hijos y nietos de los reyes griegos.

No se espera una gran celebración, pues la convocatoria es solo para los más íntimos a la espera del gran encuentro de noviembre, pero será particularmente jubilosa ahora que ya todos pueden respirar tranquilos toda vez que Carlos Morales, el esposo de la princesa Alexia, ha quedado libre de los cargos que se le imputaban en el Caso Unión en su Lanzarote natal pues, según el escrito de la Fiscalía, “no se ha logrado recabar elemento material alguno que permita atribuir un concierto de voluntades entre el arquitecto y los responsables públicos para defraudar a la administración en la adjudicación del Plan General de Arrecife”.

Así mismo también han quedado en nada la acusación a Carlos Morales de haber utilizado a Ubaldo Becerra, miembro del Ayuntamiento de Arrecife, para intentar acelerar la concesión de una licencia para una promoción de viviendas en esa localidad; y las acusaciones que pesaban sobre él por un delito de ordenación del territorio y otro de inducción a la prevaricación administrativa al ex alcalde de Yaiza por la concesión de una licencia de obras para construir su nueva casa en suelo rústico no urbanizable. Además, en estos últimos años el plan general de Yaiza ha recalificado en suelo urbanizable los terrenos rústicos en los que se levanta la vivienda de tres plantas con piscina de la princesa Alexia y su esposo, una parcela de 5.134 metros cuadrados adquirida por 257.000 euros en 2005 que ahora multiplicará muchas veces ese valor.

Una situación comprometida para don Juan Carlos

Gran celebración pues para Constantino y Ana María de Grecia, pero la gran pregunta que queda en el aire es si don Juan Carlos decidirá o no asistir a alguno de los dos eventos previstos, pues su relación con sus cuñados griegos se encuentra muy enfriada desde hace ya mucho tiempo. Sin embargo su ausencia no pasaría desapercibida, y  volvería a desatar los insistentes rumores de su deseo de separación o de divorcio aventando de nuevo el interés de los medios, si bien hace ya unos meses prefirió abstenerse de acudir a los actos conmemorativos del centenario del nacimiento de su suegro del rey Pablo de Grecia.

Una situación comprometida para el rey saliente, que de no acudir a Atenas ese será el tema de comentario general entre todos los royals allí congregados entre quienes no deberían faltar su gran amigo de siempre Simeón de Bulgaria, y otros tantos como la princesa Margarita de Rumanía, el príncipe Nicolás de Montenegro, o el príncipe Alejandro de Serbia.

 
Ricardo Mateos