Menú Portada

El volcán Díaz y la estrategia con Chacón

Octubre 13, 2013

Irrumpe como un ciclón. Emerge con voz firme y descoloca a propios y extraños. Mensaje claro. Mensaje españolista. Mensaje de sentido común… ¿Creible? eso es más discutible. Pero ha sonado alto y claro entre las filas socialistas, en un partido que más parece un coro sin entonación, con diferentes melodías (la inmensa mayoría desafinadas), que un partido teóricamente de gobierno.

pq_938_susana_diaz_carme_chacon.jpg

Pero Susana Díaz, ¡Díaz! (no veas que cabreos se pilla cuando le confunden el apellido con la líder de UPyD), ha tomado la iniciativa. Ha marcado líneas rojas que Rubalcaba las tenía olvidadas, ha dejado en fuera de juego a los socialistas en Cataluña pero también ha descolocado (y mucho), al Gobierno y al PP. Tan preocupados por tapar las fugas abiertas por Gürtell y Bárcenas, y despreciando al PSOE por su lío interno, no han detectado que ese lío interno está haciendo aflorar figuras que pueden tener un recorrido más largo que el que se preveía inicialmente desde la calle Génova.

Susurros al oído de Rajoy

Los estudiosos populares, esos teóricos de apostar por mirar hacia otro lado cuando aparecen problemas internos, han susurrado ya al oído de Mariano Rajoy que este nuevo patito feo, que empieza a estirar el cuello, no llegará nunca a cisne porque no tiene respaldo y porque Rubalcaba se encargará de cortárselo.

Otros, también desde la distancia, le dicen a Cospedal: Díaz no es un problema para el PP, su herencia política es la corrupción de Andalucía, el caso de los Eres, ella es heredera de toda la gestión del dueño del dedo búlgaro: de José Antonio Griñán.

Pero ojo. En el PP se la mira con indiferencia pero en el PSOE, en el sector oficial, en el sector de Rubalcaba y Elena Valenciano, tras digerir ya los primeros efectos de este mini golpe de estado en la calle Ferraz, están analizando muy en serio los posicionamientos de Díaz.

Labor de desgaste de Susana a Alfredo

Después de hacer gestiones y más gestiones, los oficialistas del PSOE ya tienen una teoría: Carmen Chacón, la llamada a combatir a Rubalcaba de forma inminente en unas primarias, se ha marchado pero no se ha ido. ¿Contradictorio? Parece, pero tiene algo de sentido: la actuación de Susana Díaz estaba perfectamente orquestada y coordinada con Chacón y con el jefe del diseño de la estrategia, el marido de la futura candidata. 

La que fuera mano derecha y a veces izquierda en el Gobierno andaluz de Griñán tiene una clara consigna: marcar discurso claro y hacer oposición interna al presunto líder de la oposición externa. La labor de faja y desgaste de Díaz a Rubalcaba será inexorable. La maniobra de acercamiento a Rajoy así lo ha dejado demostrado. Según fuentes cercanas a la propia Díaz, la campaña irá en aumento y en el proceso, Cachón, desde su refugio norteamericano, irá soltando pequeñas cuñas de apoyo a esta gestión. 

Las alcantarillas políticas, clave

Así, el tándem futuro que se plantea en el PSOE Chacón-Díaz puede empezar ya a sumar adeptos frente al previsible tándem vasco López-Madina. La duda es hacia dónde dirigirán sus tendencias los históricos del PSOE, los González, Bono, Ibarra, Corcuera…. El discurso que lanza Díaz está en la línea que reclaman. Pero todo apunta a que Rubalcaba no quiere acabar ya su carrera política por lo que es previsible que los movimientos de adeptos y simpatizantes vayan cambiando poco a poco. En cualquier caso, la batalla será dura y probablemente sucia en algunos puntos. Y todos recuerdan lo bien que se mueve en las alcantarillas políticas (y no políticas), Rubalcaba, por lo que nadie en las filas del PSOE, pese a la debacle que pronostican las encuestas, se atreve a darle por muerto. 

Otros, además, apuntan la posibilidad de que Díaz se crezca, se venga arriba e intente superar su acuerdo político con Chacón de ser su número dos, que visto su éxito se plantee: ¿y por qué no puedo mandar yo en el PSOE? Se aproximan meses apasionantes en la información política, sin duda.

Matias Galdós