Menú Portada
Workmeter, el software creado para medir la productividad de las personas, acaba de presentar su primer estudio de comportamiento de los españoles en su puesto de trabajo

El viernes “intensivo o no” es el día más productivo de la semana

Septiembre 26, 2012
pq_925_oficina.jpg

Los españoles somos más productivos los viernes. Éste es el mejor día de la semana, seguido de cerca por el miércoles y el martes. El día menos productivo es el jueves. Estos datos se desprenden del primer estudio que Workmeter ha presentado con los resultados de evaluación sobre una muestra de 6800 usuarios.

“El hecho que muchas empresas hagan jornada intensiva los viernes, hace que los trabajadores sean más productivos por las mañanas. Un dato importante a la hora de evaluar la idoneidad de las maratonianas jornadas laborales que se hacen en España”, apunta Joan Pons, CEO de Workmeter.

En lo que a meses se refiere, febrero es el mes más productivo del año y agosto, el menos productivo. En agosto, la productividad cae más de un 20% en referencia al resto de meses del año. Por lo tanto, estudiando el comportamiento de las personas que, a diferencia de la mayoría, sí trabajan en agosto, comprobamos que su productividad es mucho más baja que el resto de meses del año. Del estudio también se desprende que la hora más productiva del día es la franja que va de las 10 y las 11 h de la mañana. La menos productiva, de 8 a 9.

Otro dato significativo es nuestro bajo nivel de concentración, ya que los Españoles apenas dedicamos 1 minuto seguido en una misma aplicación informática. El Tiempo Medio por Actividad (TMA), que mide el tiempo que trabajamos de forma ininterrumpida en una sola actividad o nuestro nivel de concentración, indica que la hora en que más tiempo dedicamos a una misma herramienta son las 4 de la tarde. La franja de 8 a 9 h es la que tiene un TMA más bajo, y por lo tanto, de nuevo la de menos concentración.

Joan Pons nos comenta: “de 8 a 9 es cuando las personas somos menos productivas y cuando nuestra concentración es más baja. Este dato puede interpretarse como que a esa hora nos dedicamos más a actividades no productivas o más dispersas, como tomar un café, leer periódico, etc…También podemos interpretar que esta primera hora en la oficina nos sirve más para planificar que para ponernos de lleno a trabajar ”.