Menú Portada

El velo islámico de Trinidad Jiménez, el otro J.A.G. de Rubalcaba, el futuro de Cospedal y el “gato” de Pedro J. Ramírez

Octubre 21, 2010

          Para Trinidad Jiménez, los vericuetos de la Diplomacia no son nuevos. Guinea, las relaciones internacionales en el PSOE y la política iberoamericana a plena dedicación culminan ahora con la mayor responsabilidad al frente de nuestro servicio exterior tras la remodelación del Gabinete. Jiménez hereda la abultada agenda que Miguel Angel Moratinos había elaborado hasta fin de año, sólo comparable a la de un sobrecargo de Iberia. Y el primer compromiso es una gira por el Golfo Pérsico que arrancaría el próximo día 31 con escalas en Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahréin y Qatar. Es la nueva ministra quien tiene la última palabra para seguir adelante con el calendario o aplazar el viaje, porque desde luego nunca se suspendería una misión con intereses económicos clave para nuestro país. La peculiaridad de estas monarquías árabes se traduce en discutibles y caprichosos protocolos, como en el caso del Rey saudí, que jamás recibe a una mujer. Así que, si nada cambia, una de las ministras del Gobierno de la igualdad puede iniciar su labor con una “shayla”, un pañuelo islámico cubriendo su rubia melena y tratada por sus anfitriones como lo son las mujeres en estos verdaderos parques temáticos del machismo.
 
 
          Un equipo de investigadores privados, antiguos miembros de la Guardia Civil y un agente especial británico, fueron detenidos pocos días antes de lanzar la Operación Malaya. Investigaban a Juan Antonio Roca y sus relaciones posibles con el narcotráfico, así como sus conexiones con la Policía Judicial. Denunciaron su detención porque trabajaban para el CNI y han dejado entrever que un alto mando policial podría haber pasado información sensible al cerebro de la trama marbellí. ¿Llueve sobre mojado en relación con J.A.G?
 
          María Dolores de Cospedal se la juega en Castilla la Mancha. Si gana tendrá mucha autoridad moral para presidir la Comunidad Autónoma y ser la número dos del PP, pero si pierde quedará a la intemperie. Su marido, Ignacio López del Hierro, no parece estar ayudándole mucho en ese empeño porque sus andanzas en CCM están siendo utilizadas por José María Barreda para arrojar manchas sobre la honorabilidad de la candidata popular y sobre el cónyuge.
 
          Pedro J. Ramírez se ha hecho, por fin, con el control editorial de “La Mañana” de COPE donde cuela, no sólo su blog personal, sino la publicidad de El Mundo, algo que causa estupor entre los profesionales. Lo que sorprende es que el presidente de la cadena de los Obispos autorice tamaño ejercicio, salvo que exista “gato encerrado”. Mientras tanto, se espera como agua de otoño el próximo EGM que confirmará -o no-, la bondad de unos cambios que han costado a la cadena muchos millones de euros y en donde la estrella es Paco González, ex de la SER.