Menú Portada

El último derbi del Vicente Calderón: Demasiadas cosas por las que vengarse

Mayo 10, 2017
Atletico de madrid real madrid

El de esta noche (Vicente Calderón, 20:45, Bein Sports) será el derbi de la ‘vendetta’. Unos suman motivos para pelear por consumarla y otros se recrean en la idea de que esa venganza se diluya en el aire, como tantas otras veces ha sucedido. La última afrenta del Real Madrid, desde luego, no ha ayudado a rebajar el clima de crispación. Theo Hernández pasó el reconocimiento médico (con el beneplácito de la entidad merengue, no está tan claro que con el del Atlético) a dos días del derbi. No de un derbi cualquiera, sino del último en la historia del Vicente Calderón. El mensaje continúa la senda que marcó la pancarta del Bernabéu en el choque de ida (‘Decidme qué se siente’): “Somos el Real Madrid y podemos hacer lo que queramos, cuando queramos y con quién queramos”. Nadie en el Atlético ha emitido una respuesta oficial al respecto. Simplemente se desliza un malestar de la directiva, insuficiente a todas luces para una afición que se está despidiendo de uno de sus templos. El poso que queda deja intuir cobardía -a lo peor complicidad- no propia de una entidad histórica. Así es como el Madrid ha marcado el primer gol, lo que coloca una piedra más en el camino de la remontada.

Y el Real Madrid huelga decir que no necesita de este tipo de ardides para ganar los partidos. Zidane ha conseguido –pese a quien le pese- tener a todos sus jugadores enchufados por igual. Todos están comprometidos, todos son peligrosos, todos pueden hacer gol. Cristiano, ese que aún sigue pidiendo a su público que no le silbe, te hace tres goles en un día malo y cinco si se siente inspirado. Pero el hambre voraz de Morata tiene el mismo efecto. Esta comparativa es extrapolable a todos los futbolistas ofensivos, sean miembros del equipo ‘A’ o del ‘B’: Benzema, Isco, Modric, Asensio, James, Lucas Vázquez. Da igual. Es difícil de imaginar un escenario en el que este equipo no marque un gol.

En el otro lado tenemos a un Atlético herido, rabioso, con ganas de pelear. Y no sólo por lo extradeportivo. En el césped europeo el Real Madrid se le atraganta. Y de qué manera. Saúl ya explicó que, aunque necesiten marcar tres goles, la premisa sigue siendo la de no encajar. A partir del orden buscarán la machada. “No nos vamos a volver locos”, repetía Ñíguez. Igual de difícil de imaginar es una remontada de esta índole sin grandes dosis de locura.

Con pocas sorpresas en los onces

No se esperan muchos cambios en los onces iniciales. Parece que no habrá revolución alguna, ni siquiera en el bando del que está obligado a remontar tres goles. Simeone recupera a Juanfran para ocupar el lateral derecho y, en principio, con él y con los del Bernabéu iniciará la búsqueda de la heroica. Si bien podría haber alguna permuta en el once para insuflar energía ofensiva (Correa o Torres en lugar de Gameiro), lo que no se plantea nadie es una variación en el sistema. Jugar con tres defensas, por ejemplo, sería considerado un suicidio ante un equipo como el Real Madrid. En definitiva, serán casi los mismos jugadores que defraudaron sobremanera hace siete días. Ellos se metieron en este lío y ellos deben salir de él. Propio del Cholo.

Zidane también tocará el carril diestro por la lesión de Carvajal. Volverá a ser Nacho el titular, con Varane y Ramos como pareja en el centro de la zaga. No hay recambios para la zona defensiva, ya que el galo ha dejado fuera de la lista a Pepe. Tampoco ha entrado Coentrao. La eliminatoria está encarrilada pero no tanto. Lo demás, a priori, también será lo de hace una semana. Isco manejando, Casemiro tapando y Cristiano matando. Ramos dijo que lo mejor sería que ambos equipos dirimiesen sus diferencias sobre los valores y procedencias de unos y otros sobre el campo. Esto es lo que hoy harán.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99