Menú Portada
Se está elaborando un convenio de ocupación por un plazo máximo de cuatro años que el juez no ha recibido

El TSJM quiere pruebas de la recuperación de la Ciudad del Fútbol por el Ayuntamiento

Diciembre 1, 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, ha remitido un oficio al Ayuntamiento de Las Rozas para que en el improrrogable plazo de 15 días aporte al Tribunal todo el expediente administrativo de ocupación y toma de posesión de la conocida como Ciudad del Fútbol de Las Rozas, que como saben el propio TSJM revertió su propiedad de la Federación Española de Fútbol (RFEF) al Ayuntamiento roceño. Hasta el día de hoy el Ayuntamiento y la RFEF han desobedecido la sentencia y esos nuevos 15 días ya han pasado.

pq__villar_rozas.jpg

El propio juez del TSJM solicita también que se le entregue copia del contrato suscrito el pasado 24 de junio de 2008 entre Ayuntamiento y RFEF otorgando una “autorización demanial de carácter provisional a favor de la Real Federación Española de Fútbol para el uso de la referida finca”. Como recordarán, esa autorización caduca el 31 de diciembre y para que la Federación siga ocupando las instalaciones, como inquilino debe firmar un convenio que al parecer la ley permite por un tiempo máximo de cuatro años, tras los cuales no queda más alternativa que el desalojo.
Parece que al recién elegido presidente de la RFEF, Angel María Villar, se le van a acumular los juicios. De un lado sigue pendiente el del propio proceso electoral en la Audiencia Nacional, y de otro el 9 de diciembre en el juzgado 47 de Madrid deben declarar nuevamente como imputados el vicepresidente Juan Padrón y el director administrativo, José María Castillón. Pero el más preocupante cronológicamente en el tiempo es el tema de la Ciudad del Fútbol, que por sentencia firme e inapelable dejó de ser propiedad de la Federación, para revertir no sólo el suelo sino todas las instalaciones levantadas sobre el mismo, en el Ayuntamiento. Si hasta ahora el hecho no ha trascendido de forma visible es por la connivencia entre el equipo de gobierno de Las Rozas y la Federación, algo criticable porque el alcalde Bonifacio de Santiago no defiende los intereses de sus ciudadanos sino los de una entidad privada.
Con fecha 30 de julio el Grupo Municipal Socialista de Las Rozas envió un escrito a su señoría indicándole que la sentencia no ha sido cumplida y sí vulnerada, que todos los actos administrativos realizados por el Ayuntamiento han sido sólo de cara a que el juez crea que se está cumpliendo su mandato, pero que no se ha producido ninguna variación en el día a día de la actividad federativa en su sede. El oficio llegado a mediados de octubre al Consistorio es para comprobar si se está vulnerando la sentencia.
A día de hoy está vulnerada, aunque el Ayuntamiento sea ya el titular de la finca en el Registro de la Propiedad Inmobiliaria de Las Rozas. Sin embargo, en el listado de bienes propiedad del Municipio no aparece la finca. Igual es una dejadez burocrática, pero la Ciudad del Fútbol no está inscrita junto al resto de propiedades municipales. Tampoco en los presupuestos de 2009 presentados el pasado 26 de noviembre por el equipo de gobierno al Pleno municipal figura detalle alguno sobre la finca, ni como gasto ni como ingreso, lo que es otra prueba de la vulneración de la sentencia.

El IBI lo paga el Ayuntamiento

El único dato que muestra que la RFEF no es propiedad de la Ciudad del Fútbol está en una ordenanza municipal que condona a la Federación del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) e incluso ordena que se abonen los pagos del IBI de años anteriores a la propia RFEF que fue la que los abonó mientras duró el pleito. O sea, pura y simple recepción administrativa de la propiedad pero sin surtir efecto alguno sobre el uso y disfrute.
El alcalde se comprometió ante los grupos de la oposición a solucionar el tema antes de la presentación de los presupuestos, pero eso tampoco ha ocurrido. Y así estamos transcurridos ya medio año desde que el juez ordenó el desalojo y la anulación de los contratos que la RFEF tiene con clientes en su sede.
En la junta de gobierno del 24 de junio el alcalde informó a su equipo que la Federación había solicitado firmar un convenio para poder seguir usando las instalaciones y ese mismo día la junta aprobó “conceder una autorización demanial, de carácter provisional, para el uso de la finca, con un plazo de duración que se extiende hasta el 31 de diciembre de 2008. Entre las condiciones establecidas figuraba la suscripción de un convenio de utilización conjunta de las instalaciones, asumiendo la RFEF los gastos de conservación y mantenimiento, impuestos, tasas y demás tributos, así como el compromiso de utilizar el bien según su naturaleza y de entregarlo en el estado en que se recibe. La autorización se extinguirá por transcurso del plazo concedido, y en caso de prorrogarse, para lo que precisará acuerdo expreso, por el transcurso del plazo máximo de 4 años”.
En esas seguimos, en espera del convenio tanto el juez como las partes y la oposición. Lo que no está claro es cuándo modificará la Federación su balance y dejará de contalibilizar como suyo lo que no lo es.