Menú Portada
La RFEF no podrá disponer de la Ciudad de Las Rozas, ni alquilarla, ni siquiera prestarla a terceros

El TSJ de Madrid ordena al Ayuntamiento de Las Rozas que ejecute la sentencia contra la Federación

Noviembre 3, 2007

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dictado un nuevo auto por el que ordena al Ayuntamiento de Las Rozas ejecutar la sentencia por la que la Ciudad del Fútbol de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), construida sobre suelo municipal, revierta su propiedad al Municipio. El juez prohíbe a la RFEF el uso, el alquiler o la cesión incluso gratuita de las instalaciones a terceros. Es la asfixia económica para la junta de Angel María Villar.

pq__bonifacio.jpg

La situación de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, ya en ejecución de sentencia como muestra el documento adjunto, y a la que se ha llegado por la ineptitud de Angel María Villar y por la prepotencia de Bonifacio de Santiago, el alcalde de Las Rozas (PP), supondrá el colapso definitivo de la Federación. A Villar y los suyos ya no le quedan fuentes de ingreso, con la mayor parte de los activos futuros cobrados por adelantado. Y todo ello, a unos días de que el Consejo Superior de Deportes (CSD) convoque oficialmente las elecciones federativas.

Todo este barullo, a todas luces incomprensible, está motivado por la incapacidad de diálogo de los dos personajes citados: Villar y Bonifacio. En su momento, año 2002, hubo un intento de negociación con el Grupo Socialista de Las Rozas, parte demandante del juicio que se opuso a que un terreno municipal fuese cedido gratuitamente a la RFEF para construir su sede.
Para ello, sorprendentemente, en vez de hacerlo directamente y/o a través de Ferraz, Villar y su vicepresidente Juan Padrón buscaron la intermediación de dos insignes socialistas, los ex secretarios de Estado para el Deporte, Rafael Cortés Elvira y Javier Gómez Navarro. Pero a ninguno les hicieron ni puñetero caso, y eso que Cortés Elvira es vecino de Las Rozas, miembro del partido y se presupone con alguna ascendencia sobre sus correligionarios. Al final, nada de nada… Veremos -si quedan pruebas y papeles- cuánto costó la intervención fallida de ambos.
Vale recordar que fue una empresa de Gómez Navarro la que realizó un estudio del personal federativo, de sus capacidades, etc., que jamás fue puesto en práctica, y que la esposa de Cortés Elvira trabaja como doctora de la Mutualidad de Futbolistas Españolas, además de ser la representante de la RFEF en la Comisión Antidopaje de UEFA, ocupando un puesto que correspondía al doctor Alfonso Moreno (Hospital Clínico de San Carlos).

El auto del TSJ de Madrid

El auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de fecha 7 de octubre, pero recepcionado en el Ayuntamiento de Las Rozas con fecha 25 de octubre, dice lo siguiente de forma extractada:
1. Comuníquesele al Ayuntamiento la solicito de ejecución de la sentencia por parte de la parte demandante para que en el plazo improrrogable de 30 días manifiesta esta Sala las medidas adoptadas para el cumplimiento de la sentencia.

2. Inscríbase en el Registro de la Propiedad de Las Rozas de la sentencia firme.

3. Requiérase a la RFEF para que se abstenga de otorgar a terceros contratos de transmisión, cesión, alquiler o uso gratuito del suelo o las instalaciones.
4. Requiérase a la RFEF para que suspenda o resuelva cualquier contrato de arrendamiento o cesión civil o mercantil o de otra naturaleza que pudiera haber otorgado a terceros.

La situación, pues, no puede ser más lastimera. Si los problemas económicos son acuciantes y se ha tenido que recurrir en estos meses a la ´financiación´ de Jesús Samper (anticipo a cuenta derechos televisión y publicidad por parte de Santa Mónica), a pagos por anticipado del futuro contrato de Adidas y a numerosas pólizas de crédito con casi la totalidad de las entidades financieras (Caixa, BBVA, Popular…), ahora se les cercena, por resolución judicial, una mínima fuente de ingresos: la explotación de la Ciudad del Fútbol, no pudiendo ni arrendarla a terceros… En la actualidad, y a través de la Fundación, esa explotación suponía un pequeño alivio que contribuía a cubrir los costes de mantenimiento de las propias instalaciones. La residencia, por ejemplo, que está siendo explotada por un tercero, ha de finalizar en razón del auto citado. Y eso supondrá, a su vez, una indemnización.


¿Demandará la RFEF al Ayuntamiento?

Queda, además, saber qué hará la Federación ante el Ayuntamiento de Las Rozas. Lo lógico es que inicie una reclamación por daños y perjuicios con una cuantía que, a tenor de la inversión realizada, el lucro cesante, etc., no debería ser inferior a los 130 millones de euros, 24 de los cuáles tendrá que reintegrar a las arcas del Estado, de donde proceden, pues, en su día, fueron otorgados por el Consejo de Ministros con destino finalista: la construcción de la Ciudad del Fútbol. ¿A qué estará esperando Angel María Villar Llona para dimitir?