Menú Portada
Se abre una nueva guerra judicial en contra de la familia GIL

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid estudia la paralización de la “Operación Calderón”

Octubre 12, 2010

ASDH denuncia en vía contencioso – administrativa el derribo del estadio rojiblanco

Esta gran operación especulativa – inmobiliaria está auspiciada desde el Ayuntamiento de Madrid y en contra del sentir colchonero


El pasado 6 de octubre, agotando el plazo legal fijado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, una de las asociaciones más combativas de socios del Atlético de Madrid (ASDH), interpuso una demanda en vía contencioso administrativa ante la Sección 1ª de este Tribunal en contra de la operación especulativa-inmobiliaria de derribo del Estadio Vicente Calderón, que va unida a la construcción de nuevos bloques de viviendas en la zona adyacente que actualmente ocupa la empresa cervecera Mahou.
Desde hace meses son muchas las voces críticas con este proyecto, tanto desde la oposición municipal al alcalde Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, como desde la afición colchonera, que ve en este incomprensible cambio de Estadio un pelotazo que beneficiaría de nuevo a la familia Gil y a Enrique Cerezo, actual presidente de la sociedad deportiva. En este sentido, los demandantes han presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid abundante documentación de favores políticos junto a las cerca de 20.000 firmas de aficionados rojiblancos en contra de la mencionada operación especulativa, que fueron recogidas por la “Plataforma Salvemos el Calderón” y que ya fueron presentadas en su día ante el edil madrileño, sin recibir respuesta alguna.
Por ahora, todas las partes interesadas en la Operación ya han sido informadas de este procedimiento judicial abierto (Procedimiento Ordinario nº 705/2010), y que podría paralizar la gran operación inmobiliaria auspiciada desde el Ayuntamiento de Madrid para beneficio de unos pocos. Y que, según la demanda, “hurta a la afición del Atlético de su más preciado patrimonio sin debate, explicaciones ni beneficio alguno, sólo para la familia Gil y Enrique Cerezo como quedó demostrado en las cuentas presentadas en la última Junta General de Accionistas”.