Menú Portada
Desde la empresa de gestión medioambiental hacen oídos sordos a las preguntas de Extraconfidencial.com

El Tribunal de Cuentas investiga el contrato entre Cespa (Ferrovial), y el Ayuntamiento madrileño de Colmenar Viejo, por presuntos incumplimientos en lo acordado

Junio 19, 2014

El PP de Miguel Ángel Santamaría Novoa habría destinado a la empresa filial del Grupo presidido por Rafael del Pino un total de 5,013 millones para 2014 representando este importe un 30% del total de los gastos corrientes del municipio (sin contar gastos de personal) para pagar los contratos de Limpieza Viaria y Recogida de Residuos Sólidos Urbanos y el de Conservación de Zonas Verdes, Parques y Jardines.
El Tribunal de Cuentas ya ha nombrado a un instructor de la causa
No es la primera vez que Cespa incumple algún contrato firmado con el consistorio colmenareño. Supuestas adjudicaciones a dedo también empañan su trayectoria


Cespa -que no Cepsa-, ha montado su gabinete de crisis en torno a la ciudad de Pontevedra. Parece difícil imaginar tiempos arduos para una empresa que se guarece bajo el paraguas de Ferrovial, gigante de las infraestructuras (aeropuertos, autopistas, construcción y servicios), fundado en 1952 y con presencia en más de 25 países que cuenta con una plantilla cercana a los 60.000 empleados -según la información disponible en su página web-, y presidido por Rafael del Pino. De ellos, los pertenecientes a la delegación pontevedresa (concesionaria del servicio de basuras de la ciudad), han salido a las calles para protestar por su situación. Y es que los trabajadores se harán escuchar a través de un calendario de movilizaciones para exigir un convenio justo tras la ruptura de la mesa de negociación el pasado 30 de mayo al considerar “inaceptable” la pretensión de la congelación de salarios paralela al aumento de la jornada laboral.

Mientras, el gobierno municipal de Pontevedra, que manda en el Ayuntamiento gallego desde 1999, premia a la empresa renovando el contrato para la recogida de basura y la limpieza viaria de Pontevedra durante otros tres años más, hasta 2017, sin realizar ninguna mejora o nuevas contraprestaciones en el acuerdo. No hay que olvidar que Cespa está vinculada a la Operación Patos (caso anticorrupción paralela a la Pokémon) y que en febrero del presente ejercicio provocó una serie de registros en las oficinas de la filial de y en varios concellos gallegos para investigar los contratos que unen a ambas entidades.

Una trama que parece extenderse

No empero, el desaguisado formado en torno a Cespa no parece exclusivo del noroeste peninsular. Ahora la lupa de la Justicia se ha posado sobre el Ayuntamiento de Colmenar Viejo. El Tribunal de Cuentas investiga los contratos de Limpieza Viaria y Recogida de R.S.U y el de Conservación de Zonas Verdes, Parques y Jardines que el Consistorio del municipio madrileño gobernado por el Partido Popular desde hace 23 años adjudicó a Cespa, y por los que esta compañía recibirá en 2014 un total de 5,013 millones de euros. En este momento, el proceso avanza normalmente y ya se ha nombrado instructor de la causa.

¿Cuál ha sido el motivo de tal indagación? El pasado 6 de febrero, el PSOE de Colmenar Viejo presentaba al Tribunal de Cuentas denuncia por presuntas irregularidades en la prestación de los servicios que, de acuerdo a las especificaciones técnicas de ambos contratos, debe prestar la empresa adjudicataria de los servicios. La denuncia resultó ser lo suficientemente sólida para que se haya aceptada y se haya comenzado a  investigar las presuntas irregularidades denunciadas.

 Cespa se embolsa el 30% de los gastos del presupuesto colmenareño en 2014

El problema capital esconde uno de no menor importancia. En los dos últimos años, los gastos corrientes reales del Ayuntamiento de Colmenar Viejo se han cerrado en unos 28,7 millones de euros (2012 y 2013). El presupuesto que se ha consignado para el año 2014 para Cespa son 5,013 millones de euros, aumentando así un 2,6% con respecto al año anterior. Este presupuesto tanto el contrato de Limpieza Viaria (3.632.000 euros) como el de Coservación de Zonas Verdes (1.381.000 euros). Cabe destacar que el contrato de Limpieza Viaria fue otorgado hace ahora ocho años (en 2006) a Cespa por un valor total de 2,952 millones de euros, cuando a Fomento de Construcciones y Contratas, concesionario anterior del servicio, se le pago 1.755.000 euros en 2005. Una subida del precio a pagar del 68% cuando, de acuerdo a las especificaciones técnicas, el servicio a recibir era prácticamente el mismo. El presupuesto para 2014 es de 3,632 millones lo que supone una subida del 107% respecto a 2015 cuando la población en Colmenar únicamente ha crecido un 15%.

Con todo, el gasto de Cespa en Colmenar representa en 2014 el 17,5% de los gastos totales del cabildo colmenareño. La comparación resulta cáustica si se eliminan los gastos de personal del municipio (cifrados en 12 millones de euros), ya que en este caso Cespa significaría el 30% de todos los gastos corrientes del Ayuntamiento de Colmenar Viejo para 2014. Ante tamaña inversión, cabría esperar que la ejecución del contrato estuviese sometida a una fiscalización exhaustiva desde la Corporación regida por Santamaría Novoa para garantizar que se cumple con los servicios que se esperan. No obstante, la constatación de servicios que no cumple, y otros que no cubre de modo adecuado, han llevado al Tribunal de Cuentas a actuar al respecto.

Un gabinete falto de organización

El caos reinante en Cespa parece haberse trasladado al gabinete de Comunicación de Ferrovial que en un plazo de 20 días no han sido capaces de contestar a la pregunta planteada por extraconfidencial.com. El primer contacto de este medio con Ferrovial Servicios para esclarecer el asunto relacionado con Colmenar Viejo se produjo el pasado 20 de mayo, a través de consulta telefónica. Tras no conocer respuesta y después de sucesivas llamadas telefónicas de resultado infructuoso, extraconfidencial.com consiguió volver a hablar con un responsable de prensa de la compañía, al que fue trasladado el requerimiento vía electrónica: “¿Tienen constancia de la apertura de una investigación por parte del Tribunal de Cuentas sobre el contrato que tiene actualmente CESPA con el Ayuntamiento de Colmenar Viejo por 5,1 millones para la limpieza urbana y mantenimiento de parques y jardines? ¿Pueden facilitarnos información sobre el susodicho contrato?”. A pesar de haber insistido en nuestras pretensiones el pasado 2 de junio y de realizar las pertinentes llamadas telefónicas lo único que este periódico ha conseguido de Cespa ha sido un lacónico: “Déjennos tiempo. Estamos trabajando en ello”.

Cespa, en el punto de mira

No es la primera vez que la empresa filial de Ferrovial se encuentra en el ojo del huracán colmenareño. A finales del año pasado, el PSOE de Colmenar Viejo lamentaba públicamente los procedimientos de adjudicación que se utilizaban en el Ayuntamiento al asegurar que “en la práctica totalidad de las licitaciones de obras y servicios realizados existen mecanismos que permiten que las mismas se adjudiquen a dedo”. Como ejemplo, destacaba una licitación realizada por el actual equipo de gobierno, relativa al Mantenimiento de Zonas Verdes, Parque y Jardines en el Sector de la Estación. Según informó en su momento el PSOE, “el precio base de la licitación era de 220.338,96 euros al año y la duración del contrato era de un año con dos prórrogas posibles de seis meses cada una. La licitación, por su cuantía, era abierta y se presentaron once empresas al concurso”.

Para valorar las ofertas los tres factores considerados fueron oferta económica, mejoras y proyecto técnico. Siete de las once empresas que se presentaron obtuvieron la máxima puntuación en dos de los tres factores, oferta económica y mejoras, era fácil obtenerlo, por lo que la adjudicación se decidía por la puntuación del proyecto técnico presentado. En palabras textuales del boletín socialista, “esta situación lleva a que la valoración del proyecto técnico presentado, un proyecto definido de forma ambigua, vaga y poco precisa, en las bases del concurso, y cuya valoración la  realiza una sola persona, sea en definitiva la que define al ganador de la licitación”, esto es, una adjudicación a dedo. La adjudicataria de esta licitación fue CESPA, la valoración de su proyecto superó el 9 y ninguno de los 10 restantes llegó al 6.

Detective canino

En el pasado mes de mayo se lanzó la campaña “Detective canino” desde el cabildo colmenareño. Trataba de concienciar a los dueños de perros la necesidad de recoger los excrementos de sus mascotas. Se amenaza a los vecinos con sanciones económicas si no recogen las defecaciones caninas pero desde el Ayuntamiento se  exige a la empresa concesionaria del servicio de limpieza -como no, de nuevo Cespa-, a cumplir adecuadamente los compromisos a los que está obligada en relación al Contrato de Limpieza Viaria por el que percibió en 2013 más de 3,5 millones de euros. El grave problema se centraba en las máquinas dispensadoras de bolsas para recoger las heces de los animales, ya que la empresa no reponía las mismas , a pesar de estar obligada a ello, provocando un incumplimiento claro en la ejecución del contrato y generando mayor suciedad en las calles de Colmenar Viejo.

Ferrovial, presidida por Rafael del Pino, es una empresa fundada en 1970 que presta servicios medioambientales de recogida de residuos, limpieza viaria y jardinería a los municipios. Según la información encontrada en su página web, “a lo largo de estos 40 años de historia, las actividades proporcionadas por la compañía se han ido ampliando hasta ofrecer todo un catálogo de servicios medioambientales para la gestión y tratamiento de todo tipo de residuos”. El supuesto buen hacer de Ferrovial en la gestión de servicios medioambientales ha quedado en entredicho a la vista de los últimos acontecimientos.

Por su parte, no es la primera vez el Ejecutivo de Miguel Ángel Santamaría Novoa (PP), sale a la palestra por actos cuestionables en la Administración. La mala gestión del dinero público y el más que probable incumplimiento por parte de Santamaría Novoa de la Ley de Incompatibilidades en el periodo 2007-2011, ensucian los últimos hitos del municipio, como cerrar el ejercicio de 2013 con un superávit de 4,5 millones de euros.