Menú Portada
Un Informe establece que tendrá serios problemas para estabilizar sus presupuestos

El Tribunal de Cuentas augura un futuro negro para Marbella a partir de 2012

Junio 29, 2011

El TC asegura que no se han producido cambios significativos en las cuentas del municipio desde que fue intervenido, subsistiendo numerosas anomalías

La actual alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha adjudicado un contrato por 400.000 euros para podar las palmeras del municipio


El Tribunal de Cuentas, en un informe emitido sobre la Comisión Gestora que se hizo cargo del Ayuntamiento de Marbella entre abril del 2006 y mayo del 2007, tras la intervención judicial que sufrió el municipio malagueño por los desfalcos perpetrados por los ex alcaldes Jesús Gil y Gil, Julián Muñoz y Marisol Yagüe, establece que el Consistorio tendrá serios problemas para poder atender los compromisos que se le presenten a partir de 2012, y verá limitadas las posibilidades de obtener ahorro de sus actuales ingresos, lo que repercutirá de forma significativa en la posibilidad de que el Ayuntamiento marbellí pueda cumplir con el objetivo de estabilidad en sus presupuestos.

La citada Comisión Gestora puso en marcha una serie de medidas a corto plazo para el saneamiento económico de Marbella que tuvieron que ser continuadas por la actual alcaldesa, Ángeles Muñoz, del Partido Popular –elegida en las municipales de 2007 y que el 22-M revalidó su mayoría absoluta-, ya que el breve periodo de su mandato impedía que pudieran finalizarse. Según el Tribunal de Cuentas, esta Comisión Gestora tuvo que hacer verdaderos malabarismos para aprobar los presupuestos de un Ayuntamiento en ruinas donde los anteriores regidores no habían dejado ni las migajas.

400.000 euros para la poda de palmeras

El Informe aclara que los presupuestos de 2007 se llevaron a cabo sin que se hubieran realizado las operaciones precisas para que el remanente de tesorería reflejase todas las decisiones de saneamiento adoptadas tanto por la Comisión Gestora como por la actual Corporación municipal. El estudio afirma que no se han producido cambios significativos en las cuentas del municipio desde que fue intervenido, subsistiendo numerosas anomalías. Lo que está claro es que en lo que se refiere a ahorrar, la alcaldesa Muñoz poco ha hecho, de momento. Sin ir más lejos, adjudicó 400.000 euros a la empresa Macías Vera para podar las palmeras del municipio, según anunció el Boletín Oficial del Estado a principios de este año.

La Gestora del periodo 2006-07 se encontró demasiados trabajadores en la plantilla municipal, que representaban el 75% del presupuesto. Para ajustar las cuentas despidió a un gran número de ellos, no renovó los contratos temporales y no incrementó los sueldos por encima de la Ley de Presupuestos Generales del Estado, como sí había ocurrido en los mandatos de Jesús Gil, Julián Muñoz y Marisol Yagüe. La Comisión Gestora realizó una planificación inadecuada y los primeros despidos fueron declarados improcedentes, por lo que el Ayuntamiento tuvo que asumir las indemnizaciones. También revisó quince convenios urbanísticos ejecutados entre 2004 y 2005, pero su análisis no produjo consecuencias. Por contra, paralizó diversas obras cuyas licencias no estaban del todo claras.

Con la promesa de que lo peor ya quedó atrás, Ángeles Muñoz renovó el pasado 22-M la confianza de los marbellíes. Después de cuatro años de la recuperación de la normalidad democrática en el municipio, la anterior Legislatura no estuvo exenta de graves penurias económicas, que han impedido un eficiente funcionamiento de la Administración municipal herencia del sinfín de estafas cometidas por los ex regidores Jesús Gil, Julián Muñoz y Marisol Yagüe, y la mayoría de sus concejales, entre ellos Juan Antonio Roca, cerebro de la Operación Malaya.

Daniel Leguina