Menú Portada
Se busca una fecha lo más próxima posible antes del verano para convocar el plenario definitivo

El Tribunal Constitucional prepara ya la inminente sentencia sobre el Estatuto de Cataluña

Mayo 9, 2010
pq__maria_emilia_casas.jpg

Según ha podido saber extraconfidencial.com, el Tribunal Constitucional prepara ya la inminente sentencia sobre la constitucionalidad o no del Estatuto de Cataluña. Fuentes solventes afirman que la sentencia saldrá antes de este verano, para lo cual se está ya buscando una fecha idónea para convocar el plenario definitivo. Todo parece apuntar a que se declararan inconstitucionales en torno a 22 artículos, además de las interpretaciones que los miembros del Alto Tribunal hagan sobre otros muchos artículos. Parece que las presiones de los últimos días han hecho efecto y se ha llegado finalmente a un acuerdo tácito entre los llamados magistrados progresistas y los conservadores.

Las presiones recibidas aceleran el acuerdo

Las presiones venidas desde Cataluña para que se renovara con urgencia a los miembros del Tribunal, que llevan varios años en una situación no muy legítima, han hecho reflexionar a todos. Tanto por parte del líder de la oposición, Mariano Rajoy, como por parte del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se haya llamado a capítulo a los magistrados más cercanos a sus tendencias para que se llegue sin falta a un acuerdo y haya sentencia del Constitucional antes del verano. Según las fuentes consultadas por este periódico, “la situación política lo requiere, a pesar del coste electoral que va a significar para el PSOE y el PP esta decisión en Cataluña”.

La ponencia inicial del magistrado Guillermo Jiménez sufrirá alguna modificación, pero todo indica que se mantendrá en sus principios básicos y que, a pesar de las múltiples presiones recibidas, seguirá hacia adelante. Por lo tanto, antes del verano se cerrará uno de los capítulos que más ha traído en jaque a la política española en los últimos tiempos: el Estatuto de Cataluña. Luego vendrán las consecuencias, que nadie ignora que tampoco serán pecata minuta. Pero todos están de acuerdo que el momento -por fin- ha llegado y que no se puede prolongar más en el tiempo una decisión que ya sólo su retraso redundaría en beneficio de las llamadas fuerzas separatistas.

Juan Luis Galiacho