Menú Portada
El tenista acompañó a la modelo en la boda de su hermana Raquel

El tira y afloja de Maria José Suárez y Feliciano López

Julio 7, 2009

No hay confirmación oficial, pero parece que se han dado una nueva oportunidad. Maria José Suárez y Feliciano López fueron el centro de todos los comentarios en la boda de Raquel, la hermana de la cordobesa.

pq__suarez1.jpg

No hay dos sin tres. Este parece ser el lema que gobierna la relación entre María José Suárez y Feliciano López. Tras dos sonadas rupturas en las que las acusaciones no tardaron en hacerse evidentes, parece que la pareja ha decidido darle una nueva oportunidad al amor. O tal parece. Lo cierto es que, a pesar de que su relación está tocada de muerte después de un hecho importante que jamás les permitirá ser los mismos, ellos parecen dispuestos a provocar a todos aquellos que no dan credibilidad a sus sentimientos. Hace unos días, la modelo, ataviada con un precioso vestido verde coral que resaltaba su bronceado, acudió acompañada por el tenista al enlace matrimonial de su hermana Raquel que tuvo lugar en Coria del Río. Después de la tormenta siempre llega la calma, pues insisten en que el deportista ha decidido olvidar una escena que podría haber terminado en tragedia y que manchó de tensión su efervescente historia de amor. Ahora, pasado el tiempo, parece que la Suárez está muy ilusionada con esta nueva oportunidad. Nunca consiguió superar la última ruptura, quizás porque Feli le aporta la tranquilidad y el sosiego que ella anhela en una relación, a pesar de que en los últimos tiempos era más que habitual que sus conversaciones acabaran en fuertes discusiones.  Estuvo deprimida, adelgazó incompresiblemente y su mirada irradiaba una tristeza poco habitual. Ahora la vida le vuelve a sonreír. Y no sólo en el pantanoso mundo de los sentimientos, sino también en el laboral. En breve saldrá al mercado su propia línea de zapatos. Una colección alegre en la que destacarán los colores y los tejidos. Habrá que esperar para saber si lo suyo es verdadera devoción o un intento desesperado por reflotar en tiempos de crisis económica.
Por Saúl Ortiz