Menú Portada
BIOGRAFÍA INÉDITA DE ENCARNA SÁNCHEZ (VIII)
Testigos de las últimas voluntades afirman que testó para que alguien cuidara de su madre

El testamento de Encarna Sánchez debió ser impugnado

Mayo 22, 2008

Testigos de la redacción de las últimas voluntades afirman que la heredera de Encarna miente en sus declaraciones
El testamento lo hizo dejando a su madre el piso de Mirasierra, y al morir antes la madre, quedó sin validez

pq__encarna2texto.jpg

No acabamos de entender cómo no se impugnó el testamento de la locutora Encarna Sánchez. Existe documentación y testigos que hubieran avalado esa decisión. Ni los directamente beneficiarios, los familiares de la locutora, o aquellos que tenían conocimiento directo de las últimas voluntades de Encarna, los testigos presenciales del documento mostrado por Nuria Abad, dónde la locutora dejaba por escrito del reparto de sus bienes, hicieron nada por impedirlo. Los artículos publicados de la época, por ejemplo el del periodista Jesús Duva, del diario El País, relata las declaraciones de Pedro Pérez y Nuria Abad, en las que manifiestan claramente la voluntad de Encarna. “Ellos ya se habían llevado una buena tajada”, vinieron a decir. 
El testamento firmado por Encarna Sánchez, del que mostramos el borrador, tenía un solo propósito. Todos aquellos que conocían a la locutora sabían de su miedo a volar; Encarna Sánchez debía abandonar el país por recomendación de sus amigos, tras la polémica habida con Carmen Franco, la mujer del Jefe del Estado, al no cuadrar las cuentas de un festival benéfico que encargó la “collares” a la locutora.
Existen las declaraciones de varios testigos, amigos y personal de servicio de haber visto las últimas voluntades de Encarna Sánchez. Y, además, las declaraciones grabadas de José Luis Ramírez de Arce y Leo Alza en las que manifestaban que “aquella noche y por amistad con Encarna Sánchez fuimos testigos de la firma del testamento y que cuando salimos del acto, todos coincidimos en lo mismo e incluso ella nos dijo que el motivo era que alguien se quedara al cuidado de su madre y del piso de Mirasierra”. “Es más -añade Leo Alza-, el testamento tenía poca validez por cuanto se hizo por el tema del piso. Al fallecer la madre de Encarna, todos sabéis que ella lo vendió. Y con referencia a Clara Suñer, todos, e incluso ella, perdimos el contacto. Y de lo dicho por la heredera en televisión, de que estuvo siempre al cuidado de la madre y en contacto con la locutora, ella sabe que miente”.

La amistad de Concha Bautista y la familia Jara

De no haber sido por la familia Jara y sus amigos incondicionales, entre los que hay que resaltar a Concha Bautista, Encarna se hubiera sentido muy sola y desamparada. Pero Juana María del Pilar Cebrián Morenilla (Clara Suñer) miente en muchísimas otras cosas y ella bien lo sabe. Hacienda debería indagar en las sociedades de Encarna Sánchez, en la gestora encargada de la herencia y, en especial, a la persona utilizada como testaferro, Luis Marín Serrano. Ha transcurrido más de una década de la muerte de la locutora y aún hoy en día propiedades como la que comentamos en este diario, el caso de La Garza, sigue sin aclararse.

Julio Fernández