Menú Portada
Barclays también se retira de la puja del banco de inversión

El tesoro de Estados Unidos afirma que no rescatará Lehman Brothers

Septiembre 14, 2008

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, es “categórico” en asegurar que no se usará dinero del Gobierno en negociación alguna para resolver la crisis que atraviesa el banco de inversión Lehman Brothers

pq_589_HenryPaulson.jpg

Autoridades económicas y dirigentes de los principales bancos de EEUU siguen reunidos para tratar sobre el futuro de Lehman Brothers. La reunión, en la sede de la Reserva Federal en Nueva York, tiene como objeto llegar a un acuerdo que permita rescatar el banco de inversión, abrumado por sus pérdidas en el sector inmobiliario, y evitar las consecuencias que su hundimiento podría tener en todo el sector financiero. Entre los participantes se encuentran el secretario del Tesoro, Henry Paulson; los directores ejecutivos de Morgan Stanley, John Mack, y Citigroup, Vikram Pandit, y el presidente de la “Fed” de Nueva York, Timothy Geithner. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, no asiste personalmente pero sigue el desarrollo de las conversaciones de cerca.

El Gobierno de EEUU, con Paulson al frente, exige que la solución no implique la intervención financiera del Estado, que ya la semana pasada tuvo que acudir al rescate de las entidades hipotecarias semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac y en marzo asistió a Bear Stearns tras el colapso de esta entidad. Los bancos privados, por su parte, se muestran reacios a cualquier iniciativa sin contar con algún tipo de respaldo económico del Gobierno. Una de las posibilidades que se estudian es una iniciativa en la cual las entidades bancarias proveerían financiación para que Lehman se deshiciera de sus activos inmobiliarios problemáticos. Otra alternativa es que la entidad de inversión, que esta semana ha perdido más del 74 por ciento de su valor en Bolsa, se declarara en quiebra.

Dado que “Lehman Brothers”, una institución que cuenta con 158 años de antigüedad, mantiene negocios con varios de las principales entidades financieras en Wall Street, su derrumbe podría tener efectos en todo el sistema bancario. Los inversores ya han advertido de un posible derrumbe de los mercados el lunes si para entonces no se ha logrado una solución. Los inversores temen que en caso de que se produzca una venta, ésta sea a un precio irrisorio, tal y como ocurrió con Bear Stearns, que acabó siendo adquirido por JPMorgan Chase a diez dólares por acción con el beneplácito de la Reserva Federal.