Menú Portada
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES CULTURALES DEL ESTADO (II)
Tras las graves deficiencias encontradas en el ejercicio de 2012

El Teatro Real aplicó una subida del 2,4% a los salarios de su personal para después reducirlo del 3 al 5%, ambas acciones realizadas indebidamente

Enero 7, 2015

Las irregularidades se saldaron con una sentencia que declaró nulas estas acciones, demandas del Comité de Empresa y de nueve trabajadores despedidos y pérdidas de más de medio millón de euros

pq_929_teatro_real.jpg

El ejercicio de 2012 sigue destapando sorpresas desagradables para el entorno del Teatro Real, según ha confirmado el informe de fiscalización editado por el Tribunal de Cuentas. En el período que ha estado dirigido por Miguel Muñiz, primero, e Ignacio García Belenguer, después, se ha producido un batiburrillo de irregularidades entre las que destaca un conflictivo e interminable caso relativo al Convenio Colectivo de los trabajadores del Teatro Real. Su resolución todavía hoy parece lejos de estar cercana.

En las negociaciones pertinentes para la firma del tercer Convenio Colectivo, con fecha 21 de julio, se acordó una reducción de los salarios brutos anuales (1,2 ó 3%) y de los complementos salariales (25 y 35%). En virtud de este acuerdo, “el Director General emitió una resolución para el personal no afectado por el convenio en la que se establecía una reducción salarial entre el 5% y 3%”. He aquí el error, ya que esta disposición vulneraba el Real Decreto Ley 8/2010 al no haber incorporado la bajada del 5% en todos los conceptos retributivos de la nómina. Así pues, la Fundación actuó en contra de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010 al aplicar indebidamente primero, desde enero de 2010, a todo su personal una subida del 2,4% y después, a partir del 1 de septiembre del mismo año, los descuentos indicados anteriormente.

Ante tal desaguisado, el Teatro Real se puso a trabajar para conseguir la regularización de los salarios y la devolución de lo cobrado en exceso -1.034.498,82 euros a 312 trabajadores- que sería deducido en las siguientes cuatro pagas extras.   

Deducciones éticamente discutibles

A partir de marzo de 2012 comenzaron a realizarse las deducciones. Más de 9.300 euros a 15 trabajadores con contrato temporal primero y más de 91.000 euros a 266 trabajadores en junio. Otros 77.517 euros fueron deducidos indebidamente por la Fundación de los finiquitos de despidos o bajas voluntarias que implicaron el cese de la relación laboral.

Esta situación extrema llevó al Comité de Empresa de la Fundación a interponer una demanda de conflicto colectivo contra la Fundación ante el juzgado de lo social. La sentencia declaró nulas las acciones realizadas a partir de marzo de 2012 y además, que las cantidades a detraer no pueden ir más allá de un año desde su reclamación. El Teatro Real debería volver a empezar desde 0 para regularizar los salarios de sus trabajadores.

Ambiente enrarecido

Así, el 15 de marzo de 2013 la Comisión Ejecutiva decide dar cumplimiento a la sentencia y devolver las cantidades detraídas para posteriormente, reclamar a cada trabajador de forma individualizada. Se devolvieron 98.777,55 euros a 277 trabajadores que estaban en activo y aquellos 31 que habían cesado su relación laboral, junto con 3 directivos, no fueron objeto de esta devolución. Los intentos de conciliación fuero nefastos. La Fundación redujo la reclamación a la deuda de los últimos doce meses, aunque únicamente conciliaron con avenencia 20 trabajadores.

Todo este desbarajuste desembocó en la demanda de nueve de los trabajadores despedidos que reclamaban el importe deducido en el finiquito y unas pérdidas de más de medio millón de euros (544.188,08 euros) por no aplicar a sus trabajadores la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010, de los que tan solo había recuperado 70.581,74 euros y tenía pendiente de sentencia deuda por otros 412.256,67 euros.