Menú Portada
Su hija Isabel sufrió quemadura en su pie

El susto de Patricia Rato

Septiembre 21, 2011

Ha sido todo un gran susto. Sin embargo, lo cierto es que Patricia Rato vivió momentos de angustia cuando su hija Isabel sufrió una caída en Sotogrande y se quemó un pie.

pq_927_patriciarato.jpg

Nadie puede negarle el éxito que Patricia Rato está cosechando en su nueva faceta como entrevistadora en la prestigiosa revista Telva. Sus entrevistas a personajes tan ilustres como Enrique Ponce o Ana Gamazo le han encumbrado a lo más alto del panorama periodístico. No es de extrañar los vítores que importantes comunicadores hacen de sus ya inconfundibles reportajes. Consigue acercar al plano humano a personajes realmente apasionantes. A ella le confían aspectos desconocidos, totalmente caritativos y muy sensibles. Rato tiene carácter en sus escritos y representa la elegancia en sus preguntas e inquietudes. Un acierto de la magnánima Olga Ruiz, que ha conseguido con el fichaje de Patricia aunar la profesionalidad y la distinción.
Atrás quedan, por tanto, los momentos más difíciles tras su separación matrimonial. Patricia es una nueva mujer, convencida de su capacidad y preparada para combatir en el competitivo mundo del periodismo. Me cuentan que sus ojos sonríen con una ternura radical, que impregna a todos los que le rodean. Es inteligente y mantiene intacta esa belleza que enamoró a ese Espartaco que ahora maldice el día en el que no luchó por mantener encendida la llama del amor. Ay.
A pesar de su felicidad latente, hace unos días Patricia vivió momentos de angustia cuando su hija Isabel sufría una caída en Sotogrande provocándole una importante quemadura en uno de sus pies. Aunque en un primer momento la situación fue bastante difícil, pues las quemaduras similares tienen unas curas bastante incómodas, su recuperación es un hecho indiscutible. La joven, que ha heredado la belleza y candidez de su madre, ya está muchísimo mejor. Puede apoyar su pie, va a clase y se divierte con sus amigas. Eso sí, cada dos días acude a las curas, aunque fuentes muy cercanas me aseguran que sólo tendrán que pasar cinco días hasta que se recupere totalmente. Gusta que se haya recuperado tan pronto y que el asunto se haya quedado solamente en un impertinente contratiempo.