Menú Portada

El Supremo avisa a los golpistas catalanes manteniendo inhabilitado a Otegi: es un terrorista convicto, no estará en las instituciones y “será” lehendakari… cuando ya esté jubilado

Septiembre 25, 2017

Si los golpistas secesionistas catalanes como Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carmen Forcadell siguen fijándose en los pasos del terrorista de ETA Arnaldo Otegi como hacen ahora, pueden encontrarse en la misma situación jurídica que éste: el Tribunal Supremo ha tomado cartas en el asunto y está decidido a aplicar la Ley en todo su rigor. De momento, Otegi no será nunca lehendakari vasco: el Supremo dice que los condenados por terrorismo deben cumplir íntegramente sus sentencias, incluidas la inhabilitación como electores y como elegibles. Es un aviso claro a los sediciosos en Cataluña.

2016-09-18. Bilbo. EA alderdiaren 30. urteurrena ospatzeko ekitaldia.

18-09-2016. Bilbao. 30 aniversario de EA, intervendrán Pello Urizar y Gabriel Rufián.

La Fiscalía y los Juzgados están por aplicar las Leyes con todo el rigor contra los que plantean un golpe de Estado contra la democracia. Los Juzgados han empezado a actuar con contundencia contra los actos de secesionismo y sedición, lo que ha puesto de los nervios a Pablo Iglesias y los independentistas de la CUP y a Oriol Junqueras, que esperaban que el miedo a las acciones de los cachorros independentistas atenazara a la Justicia.

Pero no va a ser así, como demuestra las prohibiciones que han empezado a proliferar en todos los puntos de la geografía catalana y en municipios vascos, donde la CUP, invitada por los independentistas de Bildu y por los tontos útiles de Ezker Anitza-IU, quieren propagar las tesis del golpe de Estado catalán contra la democracia. La última tuvo lugar en Vitoria: la fuerza pública impidió el pasado fin de semana un acto en Vitoria de la portavoz de la CUP en el Parlament catalán, Anna Gabriel, que había sido prohibido por los Tribunales. A esas prohibiciones y a la imputación de alcaldes claramente golpistas contra el Estado de Derecho, como los de Cambrils y de Vilanova i la Geltrú, el Tribunal Supremo ha fijado una doctrina clara contra los terroristas y los secesionistas: la Ley va a actuar en todo su rigor y las condenas que se produzcan las van a cumplir de forma íntegra.

Otegi será lehendakari… cuando ya esté jubilado

De momento, Arnaldo Otegi, el líder en la sombra de Bildu -formación que acoge a antiguos batasunos y simpatizantes o ex militantes de ETA-, no será lehendakari vasco; no, al menos, hasta que esté al borde de la jubilación. En un durísimo Auto de la Sala de lo Penal, el Tribunal Supremo ha confirmado que Otegi carece de derechos políticos hasta el 28 de febrero de 2021, ni un día menos. Todo un jarro de agua fría para el antiguo etarra, que aspiraba a liderar Bildu en las próximas elecciones al Parlamento Vasco.

Lo interesante del caso es lo que argumenta el Supremo en un Auto en el que, entre líneas, advierte también a los secesionistas en Cataluña. Otegi, condenado por terrorismo a seis años y seis meses de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo, había pedido al Supremo realizar una nueva liquidación de dicha pena, cuando esa liquidación no había sido recurrida y, por lo tanto, ya era firme.

Pero el Supremo le ha contestado -y lo mismo es aplicable para los catalanes que se apresten al golpe contra la democracia del 1-O-, que la resolución de licenciamiento definitivo no aparece entre las resoluciones contra las que puede presentarse un recurso de casación de acuerdo con el Artículo 848 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ya que se trata de un acto de determinación de fecha automática al referirse a una condena firme en ejecución y de señalamiento de una fecha de cumplimiento.

El caso Otegui, lo mismo para el caso secesionista catalán

Y añade el Supremo, además, que en este caso, Otegi pretende una nueva liquidación, sin aportar ningún hecho nuevo. Y en ese sentido la Sala de lo Penal afirma que, aunque entrara en el fondo del asunto, tampoco podría estimarse el recurso, ya que Arnaldo Otegui fue condenado por delito de terrorismo en sentencia del Tribunal Supremo, el 7 de mayo de 2012, que casó la anterior de la Audiencia Nacional; que la condena impuso, como pena principal, la inhabilitación para cargo público; y que de acuerdo al artículo 6.2. B de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, “los condenados por delito de terrorismo cuando la pena impuesta sea de inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio o la de inhabilitación absoluta o especial para el empleo de cargo público, son inelegibles”. Y remata con que la liquidación efectuada contempla, como contenido de la pena impuesta, la inhabilitación para cargo público que, de acuerdo con la Ley Orgánica de Régimen electoral General y de elección al Parlamento Vasco, se concreta en la inelegibilidad. Lo mismo ocurre para el caso catalán.

A Otegi, muy activo en el proceso secesionista catalán, los Jueces no solamente le han dejado fuera del liderazgo político en Euskadi, sino que han mandado un aviso a Puigdemont, Junqueras, Carmen Forcadell y demás golpistas secesionistas: pueden perder, además de la libertad, toda posibilidad de cargo público presente y futuro.

Jorge Ventura