Menú Portada
Cerca de 40.000 votantes se personaron en las urnas, movilizados por el sentimiento catalanista

El socio del Barça vota contra Joan Laporta, pero éste se aferra a la presidencia

Julio 6, 2008

Joan Laporta podrá seguir al frente del FC Barcelona hasta el año 2010, pese a que el voto de censura promovido contra él dictaminó el rechazo a su gestión del 60 por ciento de los socios culés. Pero para que hubiera sido destituido hubiera sido necesario una votación de los tercios a favor y ´sólo´ se llegó al 60,6 por ciento de los votantes. La apelación al voto catalanista fue determinante.

pq__lapor.jpg

Uno no sabe muy bien en estos momentos si Joan Laporta se siente legitimado para seguir presidiendo el FC Barcelona los dos años que le restan de mandato, pero los estatutos del club blaugran se lo permiten. A partir de ahora sabe que “gobierna en minóría, que un sesenta por ciento de los socios de Barça rechazan su gestión y le rechazan a él. A partir de ahora, cada domingo, cuando las cosas en los deportivo no funcionen sabe que tendrá a la masa pidiendo que se marche. Anunció que está legitimado para seguir y que entiende la votación como un voto de castigo. No le cree nadie y lo que transmite es que se aferra al poder por intereses personales. Un club como el Bará no puede estar dirigido por alguien que la masa social no quiere.

Me decía ayer un amigo, antes de que se cerraran las urnas, que la llamada al nacionalismo catalán realizada por Laporta en viernes por la tarde iba a ser determinante. Ese “Visca el Barça y Visca Catalunya Lliurre” fue una llamada de auxilio que debían recoger los que piensan que este hombre puede enarbolar la bandera del nacionalismo independentista catalán. Esa entrada a saco en la política para salvar su cargo personal era el último recurso de un hombre que se sabía perderdor y que sólo podía apelar al empate o la derrota por la mínima para seguir liderando un peoycto fracasado y que seguirá a punto de estallar en cualquier momento.

Curioso como quien lanza procalamas independentistas es el hombre fuerte del presidente de la Federación Española de Fútbol, Angel Villar, quien sin su apoyo dentro de la Liga de Fútbol Profesional ya no se podría sostener. Curioso ver a este presidente del FC Barcelona independentista cantando las alabanzas de la selección española de fútbol hace ocho días en la final de la Eurocopa. Pero eso es sólo un dato más del contrasentido que ha sido hasta ahopra su mandato y que va a seguir siendo.

Entre esa llamada a los independentistas y los miedos con mentiras lanzados sobre la parálisis que se cernía sobre el club si perdían el voto, lograron el objetivo de superar el 34 por ciento necesario para no ser desalojado con deshonor de Can Barça. Consiguieron el 37,75 por ciento de los votos (14.871 votos). Pero el 60,60 por ciento (23.870) le dijeron que se fuera. Cantidad muy similar a la que hace cinco años le llevó a la presidencia. Por dignidad…