Menú Portada

El silencio del Caso Monedero: Se cumplen seis meses de oscurantismo desde que el Rector de la Complutense, Carlos Andradas, anunciara la incoación de un expediente disciplinario al cofundador de Podemos

Mayo 13, 2016
andradas

Fue el pasado 6 de noviembre de 2015 cuando el Rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas, anunciaba públicamente que se abría por fin, tras nueve meses de silencio cómplice, un expediente disciplinario al co fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero Fernández, por su “presunta vulneración” de la Ley de Incompatibilidades cometida por sus millonarios trabajos externos en Venezuela. Transcurridos ya seis meses desde que la Universidad Complutense anunciara a bombo y platillo la apertura de este expediente al co fundador de Podemos por una “presunta falta muy grave”, tipificada en la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, por incumplimiento de las normas sobre incompatibilidad, la investigación no ha dado fruto alguno, ni se conoce en ninguno de sus términos cualquier resolución, ni nada se ha materializado públicamente hasta la fecha actual.

La servidumbre del Rector Andradas hacia la Casta de Podemos en esta Universidad madrileña lo demuestra su posición genuflexa en el Caso Monedero. Después de casi año y medio desde que saltó el escándalo, y después de haber iniciado el expediente hace seis meses, nadie, salvo él, sabe cómo va el caso disciplinario. El Rector ha nombrado una nueva Directora de la Inspección de Servicios. Se trata de la profesora de la Facultad de Derecho Rosa María Galán, que en tiempos del ex rector de la UCM, Carlos Berzosa, era la Defensora del Universitario. Y también ha nombrado un nuevo subdirector. Pero nada ha cambiado.

Muy probablemente, Andradas esté esperando al nuevo resultado de las próximas Elecciones Generales. Si el resultado es desfavorable a la coalición Podemos/IU, el resultado de su expediente también lo será para Monedero. Si es favorable, el expediente quedará en nada; es decir, si las Elecciones son favorables para Pablo Iglesias, él no tendrá inconveniente en decir que su silencio cómplice ha sido conscientemente mal interpretado por los enemigos de la Complutense. Y pasará a otro asunto hasta la próxima ocasión. Él ya proclamó en el acto de inauguración del Curso Académico que “nuestra querida Complutense” estaba sufriendo una campaña de desprestigio.

La investigación no se conoce en ninguno de sus términos

El Rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas, situó en su día como instructora del caso a una persona de confianza del establishment, la profesora de Derecho Mercantil de la UCM, María Teresa Martínez Martínez, una profesora que trabajó codo con codo con el anterior rector José Carrillo y con su antecesor Carlos Berzosa, las personas que desde su cargo ampararon a Monedero en sus trabajos externos en Venezuela, participando, incluso, desde la propia Universidad Complutense en sus propuestas, como publicó en su día Extraconfidencial.com.

La profesora María Teresa Martínez trabajó al lado de los rectores Berzosa y Carrillo ya que era la “Delegada del Rector de la Universidad Complutense en el Centro Adscrito RCU El Escorial-María Cristina” durante ambos mandatos como ahora lo es junto a Carlos Andradas. Está integrada en el departamento de Derecho Mercantil de la UCM, como coordinadora de la asignatura “Estatuto Societario de las Pymes”. Fue en esta universidad pública madrileña donde se licenció y donde ha hecho toda su carrera académica y profesional.

Lo más significante es que ni con una instructora al frente se ha dictado una resolución en seis meses sobre si el profesor de la Facultad de Ciencias Políticas, Juan Carlos Monedero Fernández, realizó o no trabajos remunerados “sin haberlo puesto en conocimiento” de esta Universidad pública. Este expediente inconcluso se enmarca en los trabajos de asesoría que habría desempeñado el cofundador de Podemos a través de su empresa (Unipersonal, Caja de Resistencia Motiva 2), a Gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador por una cuantía de 425.000 euros. El Ministerio de Hacienda también emprendió una investigación después de que Monedero presentara una declaración complementaria, que también ha quedado en el olvido.

De 3 a 6 años de suspensión

El expediente disciplinario abierto a Monedero por “falta muy grave” lleva aparejado, de ser aprobado finalmente, la suspensión de funciones de 3 a 6 años. Ya en su día, y como publicó Extraconfidencial.com, el Rector Universidad Complutense de Madrid (UCM), el catedrático de Matemáticas Carlos Andradas, había ordenado silenciar definitivamente el Caso Monedero y dar carpetazo al simulacro de “proceso de información reservada” abierto el 27 de enero de 2015 por sus trabajos externos. Pero al final, por las presiones –“su prestigio se puso muy en entredicho”-, tuvo que dar marcha atrás.

Por entonces, fueron nueve meses y diez días de absoluto silencio, desde que se inició la supuesta investigación a cargo del Servicio de Inspección de la UCM. Nunca se supo nada hasta que el pasado 6 de noviembre de 2015 el actual Rector anunció la apertura de un expediente para determinar si Monedero incumplió las normas sobre incompatibilidades de la institución. El expediente recuerda que los estatutos de la UCM (artículo 173 y 174), establecen que se debe dar la necesaria conformidad del departamento, junto a la autorización del Rector, y abonar a la institución un 20% de los ingresos obtenidos por la persona a la que se le concede la compatibilidad.

Fuentes de la Complutense indican que a “Andradas le conviene absolver a Monedero. Y es muy previsible que el expediente acabe en nada. Es una cuestión sólo de él”. Estas mismas fuentes solventes hablan ya del más que probable tongo del expediente a Juan Carlos Monedero, aunque “Andradas se juega su prestigio en ello. Pero da la sensación que él es una figura decorativa ante el poder de la Casta universitaria de Podemos.

Los líderes de esta Casta son hoy en día: Jesús María Montero Delgado, uno de los líderes de Podemos en Madrid cerebro de la “Operación One Girl” que aupó a Manuela Carmena a la Alcaldía de Madrid,  y que como miembro de la “Casta Universitaria” tiene un sueldo de 74.049 euros anuales;  otro es José Manuel García Vázquez, conocido como El Flaco”, el peón de confianza de Andradas en su campaña electoral. Y como no,  Francisco Javier Sevillano Martin, el verdadero poder en la sombra de la Universidad Complutense y quien dirige el Caso Monedero. Hoy es el hombre de confianza de Andradas, como lo fue en su día con el ex rector Berzosa. Sevillano Martin es hoy Vicerrector de Planificación Económica y Gestión de Recursos. Pertenece a la sección departamental de Economía Financiera y Contabilidad de la Facultad de Comercio y Turismo. Pero en realidad es el gerente en la sombra y hombre fuerte del equipo de Andradas. “Estos son los que mandan realmente en la Complutense”, afirman fuentes solventes.

Nuevos problemas para Andradas

Pero los problemas para el controvertido prestigio de Andradas no solo radican el silencio del Caso Monedero. Como publicó en primicia informativa Extraconfidencial.com, luego copiada sin citar por otros medios nacionales como El Confidencial y ABC (para no variar su línea deontológica de plagio), el Rector Andradas pretende realiza una revolución global en la Universidad Complutense de Madrid. El llamado Plan Andradas consiste en un tsunami organizativo, que no va a dejar ni a profesores ni a personal de administración y servicios (PAS) en su sitio.

Según fuentes de la Complutense, “quiere reducir cada tres Departamentos a uno y convertir cada tres Facultades en una. Que los Departamentos tengan 80 profesores tiene como finalidad compartir la docencia, es decir, ajustar plantillas y, aunque esto no se dice, eliminar posibles elementos sobrantes, y dedicar esos fondos a consolidar los privilegios de la Casta Complutense”. El rector Andradas tiene intención de retrotraer varias Facultades a la antigua Facultad de Filosofía y Letras, con todas las Filologías y Filosofía unidas. Igualmente, una sola Facultad de Ciencias, con Matemáticas, Física y Química unidas; una Facultad de Ciencias de la Información que absorba a Ciencias de la Documentación; una sola Facultad de Salud que agruparía Medicina, Enfermería y Odontología; Políticas y Sociología absorberían Estadística, (¿Psicología?) y Trabajo Social.

El Plan deja sin Decanos a muchos centros, aunque se tiene previsto generar figuras intermedias: subdirectores de Departamentos, y de Centros. Hay quienes ven ya en este hecho una gran ironía: “Los Decanos que, durante años, han aprobado los privilegios tan abusivos y escandalosos de la Casta, algunos de los cuales se comprometieron a fondo con Andradas hace un año, se van a encontrar con que la eliminación de sus puestos sólo va a servir para seguir consolidando los privilegios de la Casta. Van a tener que hacer de parapetos de la indignación complutense para acabar dándose cuenta de que el Plan Andradas no va a generar demasiado ahorro ni eficiencia”

El resultado de la revolución de Andradas puede ser una serie de interminables conflictos, gastos en consultas legales y en juicios, bloqueos de centros y enormes dificultades para una universidad tan gigantesca y antigua como la UCM.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho