Menú Portada

El Sevilla jugará la final de la Copa del Rey enfadado con Felipe VI por su ausencia en las dos últimas finales de la Europa League

Mayo 20, 2016
sevilla dentro

El Sevilla vuelve a estar de enhorabuena después de proclamarse, de nuevo, campeón de la Europa League. La ha hecho tan suya que alguno incluso pide que se cambie el nombre a la competición por un nuevo vocablo, de tal manera que desde ahora se diga: “¿jugarás la final de la ‘Sevilla FC’?”. Bromas aparte, la fiesta no fue completa para el club presidido por José Castro. Faltó alguien muy importante.

Imaginamos que el Rey Felipe VI siguió la quinta conquista continental hispalense por televisión. Lo que está claro es que no estuvo en el St. Jakob-Park, lo que produjo muchas quejas por parte de la directiva hispalense en los días previos al partido. Para paliar de algún modo el daño, finalmente fue el Rey Emérito, Don Juan Carlos -su padre- el que estuvo presente en la épica victoria ante el Liverpool.

Viene de lejos

La historia del desencuentro comenzó ya la temporada pasada. El Rey Felipe VI ya entonces no acudió a la final de la Europa League entre el Sevilla y el Dnipro ucraniano disputada en Varsovia. El club hispalense se sintió menospreciado, aunque respetó la siempre abultada agenda del monarca. En esta ocasión los motivos de su ausencia fueron dos: unas maniobras de la OTAN en Zaragoza y la visita del ministro de Exteriores de Túnez. Hubo quien pensó, en Sevilla, que no eran, ni mucho menos, causas mayores.

Pero ha vuelto a suceder, incluso con más agravantes en opinión de la directiva hispalense. El Rey Felipe VI tampoco estuvo presente en Basilea el pasado miércoles, mientras que sí ha confirmado su asistencia a la final de Champions que disputarán Atlético y Real Madrid el próximo sábado 28 de mayo en Milán. Para más inri, el jefe de Estado acompañó a los dos equipos madrileños en las semifinales de la máxima competición continental, aunque en su defensa hay que recordar que lo hizo únicamente en los partidos celebrados en el Vicente Calderón y el Santiago Bernabéu. El presidente del Sevilla, José Castro, mostró su malestar al respecto en varios medios de comunicación.

Felipe VI visitó a enfermos mentales de Tomelloso y Talavera de la Reina el pasado 18 de mayo. En el Sevilla entienden que hubiera sido inhumano cambiar esas actividades por asistir a un partido, por muy importante que sea este. No obstante, lo que ha dolido a los sevillistas ha sido que, al parecer, en la agenda del Rey nunca estuvo el partido de Basilea. La Casa Real ni siquiera se lo planteó.

Don Juan Carlos, sustituto de lujo

Al producirse las repetidas quejas por parte de los dirigentes de la entidad hispalense, la jefatura de Estado reaccionó con un movimiento inesperado pero conciliador: mandó al Rey Emérito, Don Juan Carlos, a la final de Basilea. Esto en parte contentó a Castro y a los suyos, a los que también se les recordó que Felipe VI vivió, in situ, los tres primeros títulos continentales del Sevilla.

El enfado, por tanto, ha ido decayendo progresivamente aunque algo de resquemor queda. El Sevilla se auto considera un club muy español que no duda en promocionar el país allá por donde va. Por eso José Castro apoyará al Rey Felipe VI en la final de Copa (domingo 22 de mayo, 21:30 horas, Vicente Calderón) ante eventuales pitadas pero no descarten que le dé un pequeño tirón de orejas. Quizás le diga que el año que viene se verán, pero en la final de la Champions. Para que no haya problemas.

Felipe de Luis Manero

@felipedeluis99