Menú Portada
Datos de la Asociación Hipotecaria Española

El sector inmobiliario adeuda 325.000 millones a las entidades financieras

Enero 19, 2010

El sector inmobiliario adeuda un importe aproximado de 325.000 millones de euros a las entidades financieras, la mitad del cual está asociado a la compra de suelo, según datos presentados por el presidente de la Asociación Hipotecaria Española Santos González.

pq_922_santos_gonzalez.jpg

En unas jornadas organizadas por la patronal promotora madrileña Asprima, González explicó que se trata de una “carga financiera tremenda” que las entidades no van a poder “olvidar”, algo que daría a las promotoras la posibilidad hacer “borrón y cuenta nueva” y empezar de nuevo a construir.

“El sistema financiero no es un chicle”, dijo el presidente de la AHE, aludiendo al sobre-endeudamiento de las promotoras inmobiliarias que “constriñe” la capacidad de actuar del sector financiero, hasta el punto de que perjudica el rating de las entidades.

Apostó por la implicación de las instituciones, como el Gobierno, el ICO, el Banco de España, las entidades financieras y el propio sector inmobiliario, en dar una solución de la situación del sector, al tiempo que anunció que las empresas que hayan realizado una mala gestión “tendrán que liquidarse”.

Por otro lado, se mostró contrario a que los promotores bajen en exceso el precio de la vivienda con el único objetivo de eliminarla de su stock, ya que “vender sin margen es abocar a la liquidación de la compañía”.

En este sentido, el consejero delegado de la consultora inmobiliaria IREA, Mikel Echevarren, aseguró que el precio de la vivienda “ya ha bajado todo lo que podía bajar”, hasta un 30% en determinadas ubicaciones. “No habrá mejores precios que los de ahora”, reiteró.

Además, explicó que las promociones inmobiliarias se terminaron de construir durante 2008 y 2009 y que, ante la falta de financiación, no se iniciarán nuevas hasta mediados de 2011.

Por ello, la recuperación de la demanda, que comenzó a mediados del pasado año, no tendrá un comportamiento pleno hasta bien entrado 2011 y todo gracias a que ya comenzó la concesión de créditos al comprador, apuntó.

Explicó que el sector inmobiliario ha sido “arrasado por el tsunami financiero”, que ha dejado compañías en suspensión de pagos, con pocas posibilidades de supervivencia, o con su deuda reestructurada, lo que limita su gestión empresarial y la obtención de nuevos créditos para seguir invirtiendo.