Menú Portada
EMAILS QUE DELATAN (II)
Carlos García Revenga le presentó a destacados periodistas, editores y propietarios de medios de comunicación nacionales

El secretario de las infantas sirvió de “abrelatas” a Iñaki Urdangarín ante Julio Ariza (Intereconomía), Jaime Castellanos (Recoletos), Santiago Ybarra (Vocento) y Fran Llorente (TVE)

Enero 28, 2013

 


El secretario personal de las infantas Elena y Cristina de Borbón, Carlos García Revenga, a su vez tesorero del Instituto Noos durante un periodo considerable de tiempo, sirvió de “abrelatas” a Iñaki Urdangarín ante los principales periodistas, editores y propietarios de medios de comunicación españoles para ofrecerles sus productos, como también lo hacía ante los más destacados empresarios y políticos españoles. Éste ejercía su papel, según el mismo publicitaba, como “asesor de la Casa de S.M. El Rey”. Así consta en uno de los últimos correos enviados al Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca por Diego Torres, hasta hace unos meses el socio y amigo más íntimo del duque de Palma.

Carlos García Revenga es licenciado en Magisterio y desde el año 1993 trabaja a las órdenes de las infantas, tras dejar su puesto de maestro de inglés en el Colegio Santa María del Camino, de Madrid, donde les daba clases. García Revenga fue nombrado paralelamente a su cargo en Zarzuela tesorero del célebre Instituto Noos y su labor en esta institución “sin ánimo de lucro” era abrir las principales puertas mediáticas y políticas a “su jefe” Iñaki Urdangarín. Entre ellas, relanzar uno de los primeros eventos públicos organizados por el duque de Palma: el Valencia Summit. El alto cargo de la Casa Real trató que todo saliera a la perfección y para ello intentó contar con el beneplácito y apoyo sin fisuras de los principales medios de comunicación españoles, así como de sus periodistas y editores.

Así, según consta en uno de lo correos aportados por la defensa de Diego Torres al juez José Castro y a los que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, García Revenga fue la persona que puso en contacto a Iñaki Urdangarín con editores tan relevantes como Julio Ariza (Grupo Intereconomía), Jaime Castellanos (Grupo Recoletos), Santiago Ybarra (Grupo Vocento), o también con “periodistas reales” como Fran Llorente (TVE) o Marius Carol.

En esas reuniones vitales del duque de Palma con los medios, los asesores del Instituto Noos consideraban que Iñaki Urdangarín no podía ir solo. Que no estaba capacitado y que debía ir acompañado por técnicos del Instituto Noos o por el propio Diego Torres, con el fin de poder informar convenientemente a los periodistas y editores de sus proyectos, muchos de ellos financiados con dinero público.

Pero la labor de “abrelatas” de García Revenga ante los medios de comunicación no se limitaba sólo a la presentación de relevantes directores y editores, sino también era el controlador de cualquier entrevista al duque, aunque procediera de un pequeño medio local.

También servía de asesor para controlar entrevistas medidas al duque de Palma como gran emprendedor y gestor deportivo, en revistas institucionales como Ronda Iberia, el medio de comunicación oficial de la compañía aérea española, controlada por el Grupo Zeta.

A su vez le dirigía todas las respuestas que debía dar ante los medios de comunicación y que se plasmaron en un documento “de uso común” que todo el personal del Instituto Noos seguía en caso de alguien les preguntara algo

Según la defensa de Diego Torres, a Carlos García Revenga se le consultaba todo por parte de los duques de Palma: “Al tesorero (García Revenga) se le consultaba todo… (por ejemplo) acerca de cómo proceder respecto a una petición de entrevista local… Es decir, hasta lo aparentemente nimio no le era ajeno”. Y siempre se le dejaba la última palabra, hasta cómo proceder ante una determinada invitación, la estrategia de comunicación a seguir o el papel a realizar por el Instituto Noos.

Todos estos correos que Extraconfidencial.com desvela desde ayer son un claro ejemplo sobre el proceder de Iñaki Urdangarín y el entorno más cercano a su mujer, la infanta Cristina, con Carlos García Revenga a la cabeza, quien muy pronto se convirtió en el “confesor particular” del duque de Palma.

Juan Luis Galiacho