Menú Portada

El Rey reunirá a toda su familia para conmemorar el centenario del nacimiento de su madre

Diciembre 17, 2010
pq_922_condesa_de_barcelona_bodas_de_oro.jpg

De manera excepcional el Rey Don Juan Carlos ha decidido reunir a toda su familia extendida para conmemorar el centenario del nacimiento de su madre SAR la Condesa de Barcelona, con una misa de índole estrictamente familiar y privado que se celebrará en la recién restaurada capilla del Palacio Real de Madrid el próximo día 23, fecha en la que se cumplen los cien años del nacimiento en Madrid de Doña María de las Mercedes de Borbón y Orleáns. La elección de la capilla de palacio concuerda con el deseo explícito del rey de que este sea un acto de naturaleza íntima al que han sido llamados a asistir únicamente miembros de su familia y, según nos informa el palacio de la Zarzuela, “algunos invitados de Sus Majestades” sin duda alguna vinculados a la vida de la Condesa de Barcelona. Los invitados conformarán un nutrido grupo, dado el alto número de parientes cercanos del rey que es superior al relativamente pequeño que podría albergar un acto de esta naturaleza en el palacio de la Zarzuela. La ceremonia tiene un carácter claramente no oficial hecho por el cual no se informa de ella y no aparece consignada en la página web de Casa Real. Previamente, esa misma mañana del día 23, Don Juan Carlos y doña Sofía felicitarán las fiestas personalmente al personal de servicio de su casa, como tradicionalmente hacen todos los años, en un encuentro informal que tendrá lugar durante la mañana en el palacio de El Pardo.

Misa de recuerdo y reunión familiar

A la misa en recuerdo de la Condesa de Barcelona, que se oficiará pasada la media tarde y que probablemente irá seguida de un pequeño ágape en familia, acudirán parientes de Don Juan Carlos (tíos, primos y sobrinos en primer y segundo grado), hecho que marca la excepcionalidad de este encuentro que enmarca a la familia real española en el contexto de un grupo familiar mucho más amplio, variado y extenso del que habitualmente estamos acostumbrados a ver. Ello hace patente la existencia de esa familia extendida del de España – la llamada “familia del Rey” – que se contrapone a esa imagen a la que tradicionalmente estamos acostumbrados, una imagen pública de familia estrictamente nuclear limitada a la pareja real, sus tres hijos, sus consortes y sus nietos, que muchos consideran excesivamente restrictiva e innecesariamente sobria. Entre los presentes estarán, sin ningún género de dudas, los Gómez-Acebo y Borbón, los Zurita y Borbón, los Borbones de las Dos Sicilias, los Baviera y Borbón, los Zamoyski y Borbón, los Orleáns-Braganza, y los Orleáns-Borbón, aunque es posible que también hayan sido invitados miembros de otras familias reales residentes en Madrid como es el caso de los Reyes y Príncipes de Bulgaria.

El centenario del nacimiento de la Condesa de Barcelona, que coincide también con el décimo aniversario de su fallecimiento y con el 75 aniversario de su matrimonio en Roma, en 1935, con Don Juan de Borbón y Battenberg, ha pasado sin pena ni gloria en este año 2010. Únicamente este encuentro familiar viene a reconocer la merecida relevancia de la olvidada figura de la madre de don Juan Carlos que, por el contrario, se ha convertido en el centro del interés público por la reciente publicación del libro “María la brava”, de la periodista Pilar Eyre, que en su ya octava edición no ha dejado impasible a nadie generando múltiples opiniones encontradas entre detractores (“no podía creer lo que estaba leyendo”,me comentaba el hijo de un Grande de España que frecuentaba Estoril) y juicios a favor (“Todo cuanto ahí se dice es cierto”,me comentaba también alguien que conoció bien a la familia real en aquellos años). Tanto es así que la propia periodista se pregunta si la organización de esta misa conmemorativa de la figura de la Condesa de Barcelona, que pareciera haber sido un tanto improvisada en fechas muy recientes (se ha invitado por teléfono para confirmar la asistencia antes de remitir la invitación oficial de la Casa), no tendría que ver con la polémica que su libro ha desatado aunque eso no es así puesto que una celebración similar, y en el mismo lugar, ya tuvo lugar en 2003 con ocasión del décimo aniversario del fallecimiento del Conde de Barcelona. En cualquier caso Don Juan Carlos no ha querido dar un carácter oficial a este centenario, continuando así con la política de tratamiento privado que desde el comienzo de su reinado viene dando a todas aquellas cuestiones familiares que, a su entender, exceden del ámbito estrictamente limitado a su familia nuclear.