Menú Portada
Malestar en círculos militares

El rey Felipe VI, vía feedback, confirma la ausencia de la casa real en la Exposición sobre “El Gran Capitán” que causa gran decepción entre algunos militares y nobles

Septiembre 22, 2015
felipe vi

El jueves próximo, día 24, se inaugura en el Alcázar de Toledo, sede del Museo del Ejército y del Archivo General Militar, la gran exposición temporal que viene a conmemorar el quinientos aniversario del fallecimiento de Gonzalo Fernández de Córdoba, “El Gran Capitán”, caballero renacentista de gran formación humanística y gran estratega militar. Un personaje muy importante de nuestra historia en el siglo XVI, que siempre antepuso la negociación al combate reservándose el enfrentamiento físico como última opción en el seguimiento de la política de los Reyes Católicos en tierras italianas como gran general y virrey de Nápoles, que le valió los títulos de duque de Santángelo, de Sessa, de Terranova, de Andía y de Montalto.

La Exposición ha sido preparada con gran cuidado por el comisario coronel Jesús Ansón a la cabeza y expondrá 160 piezas de gran valor procedentes del Museo del Prado, del Archivo de la Nobleza, del Archivo de Simancas, del Generalife, del Cabildo de Valencia, del Museo del Ejército y de otras instituciones, siendo particularmente importantes los aportes de algunos miembros del gran clan nobiliario de los Fernández de Córdoba entre quienes destacan las cesiones de los marqueses de Astorga y del marqués de Mendigorría. Tanto es así que de ello se enorgullece la familia Fernández de Córdoba en todas sus numerosas ramas en su página comunitaria de Facebook, por el orgullo con el que todos llevan su relación sanguínea con tan importante personaje por el que sienten veneración.

Un feedback del rey Felipe VI decepcionante

El celo con el que la Exposición se ha preparado llevó a los organizadores a escribir al rey don Felipe VI para solicitar la presencia de la familia real en la inauguración del día 24, recibiendo como única respuesta la imposibilidad de enviar una representación por limitaciones de agenda. Un feedback que ha generado un fuerte sentimiento de decepción entre ciertos militares, que no entienden la falta de apoyo de la corona a un acto que homenajea a una figura de gran relevancia histórica, especialmente habida de cuenta del enorme apoyo que en otras monarquías europeas se da al recuerdo de las grandes figuras de su propia Historia como pudo verse en meses pasados cuando el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles asistieron a todas las celebraciones por el 200 aniversario de la Batalla de Waterloo, acompañados en todo momento por sus amigos los duques de Wellington que son descendientes del general victorioso en tan decisiva Batalla.

fernandez de cordoba
El “clan” de los Fernández de Córdoba

Pero la decepción no ha caído sólo sobre el ánimo de los militares que se han entregado a esta Exposición, sino también sobre algunos de los nobles que han contribuido a ella con cesión de objetos y documentos. Se entiende que en Zarzuela la agenda de los reyes está fuertemente cargada por la escasez de miembros de la familia real con funciones representativas pues, tras su regreso de los Estados Unidos, don Felipe se encontraba el pasado domingo en Francia y mañana miércoles vuela a Nueva York para asistir a la cumbre de Naciones Unidas, pero como nos declara un noble titulado: “Bien se podría haber enviado a la infanta Elena como representación de la casa”, además de que ella es altamente popular en esos entornos aunque, al igual que sus tías doña Pilar y doña Margarita, ya no forma parte de la familia real sino de la familia extensa del rey y cuenta con muy escaso presupuesto para sus contadas apariciones oficiales.

Luis Alfonso de Borbón entregado a la causa francesa

Entre tanto en el medio nobiliario aún se habla de la gran boda aristocrática en Sevilla del pasado día 12, la del hijo del conocido abogado de los famosos, Javier Saavedra -pariente lejano de los marqueses de Villalobar, con Mencía López de Becerra, marquesa del Cenete, descendiente del Gran Capitán e hija de los citados marqueses de Astorga, en la que, contrariamente a lo que se ha dicho, no estuvo presente Luis Alfonso de Borbón que en su calidad de duque de Anjou el sábado día 19 se encontraba en Francia para asistir a los actos de conmemoración del 1.100 aniversario de la Casa de Borbón. Un encuentro de príncipes organizado en la Abadía de Souvigny por el príncipe Charles-Henri de Lobkowicz, hijo de la princesa Françoise de Borbón-Parma, con el apoyo financiero de los duques de Castro. Allí estaban, entre otros, los duques de Castro, las princesas Anne y Béatrice de Borbón-Dos Sicilias, el duque de Sevilla don Francisco de Borbón, el duque de Vendôme como jefe de la casa real francesa, la princesa María Gabriela de Saboya, el archiduque Carl Christian de Austria y el príncipe Nicolás de Liechtenstein en un encuentro que incluyó una cena de familia en el castillo de Bostz, propiedad del anfitrión.

Sin embargo, días antes su tío -el siempre polémico príncipe Sixto de Borbón-Parma-, emitió un comunicado informando de su voluntad de no asistir al acto por no tolerar allí la presencia de un cierto pariente a quien tilda de usurpador de un título de la casa real francesa. Un ataque directo a Luis Alfonso de Borbón, que en los últimos tiempos parece estar más entregado a la causa francesa que enarbola como Luis XX, pues el 3 y el 4 de octubre regresará de nuevo a Francia en solitario para asistir en Reims a la conmemoración del quinto centenario de la coronación del rey Francisco I, organizada por el Instituto de la Casa de Borbón que preside el príncipe de Bauffremont. Una estancia jalonada de conferencias, encuentros con sus seguidores, cenas, misa y visita a la Catedral de la ciudad y al palacio de Tau.

Ricardo Mateos