Menú Portada

El reto de Jorge Lorenzo es volver hacer ganadora a Ducati una década después y su futuro en Audi cuando deje MotoGP

Abril 20, 2016
lorenzo aragon

Ya es oficial: Jorge Lorenzo será piloto de fábrica de Ducati las dos próximas temporadas, 2017 y 2018 y desde la marca italiana aseguran fuera de micrófono que el piloto español percibirá un total de 25 millones de euros por esos dos años de contrato. Tal y como contamos la semana pasada, la puesta en escena del anuncio de la marcha de Yamaha, primero, y del fichaje por Ducati, después, se ha adelantado al inicio del GP de España. Y eso significa que llegaremos al circuito de Jerez con la confirmación del que ha sido, sin duda, el secreto peor guardado de MotoGP en lo que llevamos de temporada.

Por qué hace esto, Lorenzo

La primera razón que viene a la cabeza de cualquiera tiene 25 millones de motivos. El dinero es un poderoso incentivo para un deportista de élite; y quien lo quiera negar, miente. En el caso de Jorge Lorenzo, asegurarse un contrato con un montante neto tan abultado es un premio a su consolidada carrera deportiva y a su tesón como deportista de primer nivel mundial.

Pero el reto estrictamente deportivo pesa mucho también. Sólo cinco pilotos, Duke, Agostini, Lawson, Rossi y Stoner han sido capaces de ganar el título de la categoría reina de los Grandes Premios con dos marcas diferentes. Y Ducati sólo tiene en sus vitrinas el entorchado que le dio el australiano Casey Stoner en 2007. Esta DesmosediciGP16 es ya una moto competitiva y Lorenzo sabe que puede ganar con la que corra en 2017.

La situación en Yamaha también ha pesado, pero no tanto, como quizá se está contando. Es cierto que el equipo oficial de la marca de los diapasones en MotoGP está volcado en la figura de Valentino Rossi. Pero eso no significa que el italiano haya echado a español, ni mucho menos. Jorge ha demostrado siempre una fortaleza mental ante sus rivales “de casa” y su marcha no es, de ninguna manera, una huída.

Y después, está Audi. Esta es una clave que, conociendo a Lorenzo, sorprende que no se haya reparado demasiado en ella. Jorge adora las carreras de coches y las contempla como un pasatiempo más o menos profesional en el futuro, que en su caso no será muy lejano, en el que abandone MotoGP. La marca de los cuatro aros, propietaria de Ducati y valedora del contrato con el español, estará encantada de apoyar a su piloto en las cuatro ruedas una vez que haya tocado la gloria con dos.

Las nuevas preguntas

Queda casi todo el año por correr, aún, a lomos de la Yamaha M1, empezando por Jerez, este mismo fin de semana ¿Qué pasará en el equipo del que todo el mundo sabe que te irás, al finalizar la temporada? Aquí hay que dar un voto de confianza al box azul del Movistar Yamaha Team; porque saben que Lorenzo es una baza real de ganar de nuevo un título. Además aprovecharán su conocimiento para desarrollar la moto del año que viene.

¿Cuándo se podrá subir a la nueva Ducati? Esta es la incógnita más grande en este momento. Porque, después del GP de Valencia, los test de noviembre en Cheste son la única toma de contacto hasta febrero del año siguiente. Si quiere, Yamaha puede prohibir todo contacto de Lorenzo con su Ducati hasta el 31 de diciembre. Pero, en el pasado reciente, sí que permitieron a Rossi hacerlo.

¿Qué pasa con su equipo técnico; y en especial con la figura casi mítica, inseparable a Lorenzo, de Ramón Forcada? Otra gran incógnita, porque son empleados de Yamaha; y la seguridad del equipo de fábrica, al que seguramente llegará un nuevo piloto español, pesa mucho. Fuentes bien informadas hablan de pocas personas que se irán seguro con Lorenzo a Ducati: su telemétrico y Juan Llansá; pero no está tan claro que Ullate y Forcada den el paso.

¿Quién será el compañero de equipo? Una cosa es meridiana: sobra uno de los “Andreas” en el box de Borgo Panigale. Y en este sentido, podemos contar que el favorito de Lorenzo para permanecer a su lado como compañero de box es Dovizioso. Elegir al que se llama siempre “el primer rival” no está en el contrato del fichaje del año, pero en Ducati saben que tienen que dar a su futura estrella el tratamiento de primer piloto que reclama. Iannone es indomable y Jorge lo prefiere en otro garaje. Veremos si empiezan haciéndole caso por ahí.

Por cierto: sigue habiendo carreras de MotoGP

La locura del mercado de fichajes ha desencadenado una vorágine de información precedida de rumores y también puras especulaciones, que, a veces, ha eclipsado a las propias carreras del campeonato. Todo el mundo tiene la culpa, ojo. Fue KTM, no un periodista, el que anunció a Bradley Smith como piloto para su estreno de MotoGP el año que viene, en plena formación de parrilla de salida de Moto3 en el GP de Qatar.

Y el sábado anterior, habíamos desayunado con la astracanada de la renovación de Rossi. La prensa está siempre ávida de noticias atractivas, y los fichajes lo son; pero los que se han vuelto locos son algunos ejecutivos de algunos equipos, que han caído en el juego que han querido jugar, algunos pilotos.

La “ficha gorda” del dominó era Jorge Lorenzo y ya ha caído. Ahora, se empezará a mover el resto del puzzle con una rapidez inusitada. Maverick Viñales es la primera opción de Yamaha pero deberán apostar fuerte por él; porque el gerundense ha cambiado de representante en plena partida de póquer. Hasta Honda ha despertado, muy a su pesar, del letargo en el que querían permanecer hasta pasada la primavera.

Con estos mimbres, MotoGP llega a Europa; y este fin de semana, con los horarios habituales, se celebra el GP Red Bull de España. Las carreras serán las primeras que se podrían ver en abierto y en directo en Tele5 el domingo 24 de abril.

Diego Lacave

@DiegoLacave