Menú Portada

El responsable de la discoteca de los famosos en Madrid, “Opium”, echa de la sala a los reporteros de Extraconfidencial.com por las denuncias publicadas contra ellos

Febrero 19, 2016

El local de ocio pertenece al directivo del FC Barcelona, Javier Bordás, quien, con el visto bueno del Ayuntamiento de Manuela Carmena, ha implantado una sala de fiestas con un aforo de 1.746 personas, con el permiso del Área de Urbanismo y Medio Ambiente y la oposición frontal de los vecinos

opium-madrid

Los reporteros de Extraconfidencial.com fueron “invitados” a abandonar hace unos días la discoteca principal de las juergas de los jugadores del Real Madrid, Opium, denunciada por este periódico por sus continuas ilegalidades y escándalos públicos. Los vecinos han denunciado en continuadas ocasiones la situación ilegal que vive, según ellos, esta discoteca y se lo han hecho saber reiteradamente al Ayuntamiento madrileño que rige Manuel Carmena y su coalición Ahora Madrid mediante denuncias oficializadas sin ser tenidas en cuenta hasta el momento: carecer de permisos, exceso de ruidos y escándalos en la vía pública

La apertura de la discoteca Opium, regentado por el directivo del FC Barcelona Javier Bordás, causó en su día gran ruido mediático tras conocerse las juergas que allí materializan los jugadores del Real Madrid, encabezado por su estrella mediática, el portugués Cristiano Ronaldo, gran amigo del relaciones públicas y director de esta discoteca, Rafa de Gonzalo, otro de los contactos en la noche madrileña de los jugadores merengues.

No obstante, esta discoteca, al pertenecer al holding nocturno de este controvertido directivo del FC Barcelona también acoge a muchos de los jugadores blaugranas que se dejan caer de vez en cuando por Madrid, como Gerad Pique o Lionel Messi, sólo dos nombres más entre otras conocidas estrellas tanto de fútbol como de basket que la frecuentan. Aunque por ella también aparecen con asiduidad personajes “famosos” muy dispares, como el Pequeño Nicolás. Esta discoteca es referencia de esos jugadores que acuden a Madrid para disputar un partido y que quieren salir a dar una vuelta por la capital.

Fue ya clausurada en 2013 por el Ayuntamiento por superar el aforo

La discoteca Opium, antiguo Moma, está ubicada en el céntrico barrio madrileño de Chamberí. Fue ya clausurada por el Ayuntamiento de Madrid a finales de diciembre de 2013 al superar excesivamente el aforo (la Policía contó a más de 1500 personas cuando tenía que haber menos de 300). Según las denuncias oficializadas, el directivo catalán Javier Bordás consiguió esquivar, con la permisividad del Ayuntamiento de Manuel Carmena, la sanción que duraba hasta diciembre de 2015 simplemente cambiando el nombre, la propiedad del local y sin ni siquiera cambiar de actividad.

Esto, en teoría, contraviene el artículo 37.6 de la Ley de Espectáculos Públicos que considera una infracción grave “la reapertura de establecimientos y locales sobre los que haya recaído sanción firme en vía administrativa de clausura o suspensión, durante su período de ejecución”.

El trámite utilizado por la empresa catalana fue el de una “declaración responsable” que consiste en que la empresa declara que cumple con toda la normativa y el Ayuntamiento comprueba, una vez abierto el local, si esto es cierto. Sin embargo, la gravedad radica en que la discoteca Opium no hizo una sola “declaración responsable” sino cuatro. Tratando así de aparentar que tiene cuatro negocios distintos (bar, discoteca, sala de fiestas y restaurante), cuando en realidad tiene un sólo nombre, una única entrada, unos únicos aseos y así sucesivamente… Esta táctica se produce para poder presuntamente multiplicar el aforo del antiguo Moma, con la permisividad del Ayuntamiento de Manuela Carmena, y del responsable de la Agencia de Gestión de Licencias de Actividades (AGLA), y de su concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés, la más experimentada del equipo de Gobierno de Carmena. Sabanés, funcionaria del Ayuntamiento de la capital, se afilió en 1987 al Pasoc, el partido socialdemócrata fundador de IU. Hoy es la líder del partido ecologista Equo, que esta coaligado con Ahora Madrid desde el principio.

Rediseñar los espacios

Pero por si esto fuera poco, al rediseñar los espacios interiores buscando ampliar el aforo, han distribuido el local de tal manera que producen ruidos y vibraciones en las casas de los vecinos, que ya han denunciado en continuas ocasiones la situación ilegal al Ayuntamiento madrileño mediante denuncias oficializadas y sin tener en cuenta hasta el momento los responsables municipales dichas denuncias por continuas ilegalidades cometidas: sin permisos, exceso de ruidos y escándalos en la vía pública.

Ahora la pelota está en el tejado del Consistorio, que ya está al corriente de todo y es el que tiene que supervisar las declaraciones responsables y la contaminación acústica. Por el momento, el ayuntamiento de Manuela Carmena hace la vista gorda, con una policía municipal cada día más en entredicho en la capital de España tras el escándalo del “escrache” al concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, que fue rodeado e insultado por varias personas durante una concentración convocada por el sindicato CPPM (Colectivo Profesional de Policía Municipal), en contra de la eliminación de las Unidades Antidisturbios (UCS), de la Policía Municipal.

Por el momento, según las denuncias que han llegado a Extraconfidencal.com, la Policía Municipal de Madrid permite la concentración masiva de coches y personas en pleno centro urbano cada noche, recordando episodios anteriores, como el del Madrid Arena o el del propio Moma. Nadie en la actualidad se responsabiliza realmente de la seguridad ciudadana en esta discoteca usada habitualmente por las estrellas del deporte para sus fiestas privadas.

La controvertida vida del dueño y directivo del Barca, Javier Bordas

El empresario catalán de la noche, Javier Bordas de Togores, es integrante de la actual Junta del FC Barcelona y figura como uno de los responsables del Grupo Costa Este de Restauración. Un holding que estaba en declive hace una década porque sus negocios no funcionaban en toda Cataluña (Búcaro, Universal, Astoria, etc…), habiendo cerrado un sinfín de locales (Carpas de Calella, Torremelina y Jimmy’s (Princesa Sofía), en el que tenían como socio al ex presidente del Barca, Joan Gaspart.

En esa época, según las denuncias recibidas, José Mestre Fernández, ex director de la terminal de carga del Puerto de Barcelona, detenido por intentar introducir 186 kilos de cocaína en España y actualmente en prisión por tráfico de drogas, decidió asociarse con Javier Bordas y adquirir Opium Mar en Barcelona pagando a un empresario holandés unos siete millones de euros por una concesión de diez años. Cuando se destapó el denominado Caso Puerto, y según las denuncias recibidas, el ex presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, amigo de la infancia de Javier Bordas, acudió en su ayuda financiera para ayudarle y presuntamente seguir financiando la operación de Opium desde la sombra, tras la entrada en prisión de Mestre.

Ahora, la discoteca Opium Madrid, que abrió sus puertas en diciembre de 2014 en el mismo espacio que ocupó la famosa Moma, un local clausurado por el Ayuntamiento de Madrid hasta 2015, ha logrado esquivar la normativa sólo con el hecho de cambiar de dueño y rediseñar los espacios interiores. Los vecinos no están de acuerdo y lo han denunciado. Y Extraconfidencial.com se ha hecho eco de sus denuncias y por ello sus reporteros fueron el otro día expulsados de manera grotesca de esta Sala por su director solo por el hecho de informar y cumplir con nuestro deber periodístico.

Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho